Ir al contenido principal

Un Niño, su poética y el clinamen de su Estructura.









En este bello texto que a continuación recorto, Octavio Patiño nos convoca -a partir de Lucrecio, de Michel Serres y de Guilles Deleuze- a la poética del niño; es decir: a sus preguntas existenciales, a sus vuelos de huecos y naufragios y también a sus desembocaduras (en boca frágil, con voz a flor de labios) que abren nuevos mitos. 

De rerum Natura, texto de Lucrecio en que se basa Jacques Lacan para abrir el paradigma de clinamen, tendrá su aporte indiscutible y posterior en la obra de Roberto Harari que también retoma nuestro analista argentino a partir de Michel Serres.  En Lucrecio, clinamen y torbellino van juntos; y Lacan lo sabía ya antes del Seminario 11. Las puntas-de-lo-real adonde retorna M. Serres, estaban en las fisuras de Lucrecio, están en lo caótico del niño y estarán en las teorías disipativas años después. Lo torbellino pulsional se engarza con lo torbellino de la palabra. De allí que un analista pueda hacer un forzaje del hablaje del analizante; de allí que –como quería Michel De Montaigne- la palabra es mitad de quien la dice y mitad de quien la escucha. Por ello la clínica freudiana, -cartesiana y newtoniana- se acota en esos paradigmas, a diferencia de la clínica que Lacan introduce, con su modelo topológico más cercana a la física cuántica.

El cuerpo de un niño es un torbellino en sí mismo; de allí –insisto- que Freud definiese el polimorfismo perverso de esta edad. Fantasma que el neurótico adulto lleva como impronta en su estructura: todo fantasma es perverso. Un niño, como el torbellino de Lucrecio, perturba el vacío. Un niño, en definitiva, es exponente claro de la parcialidad pulsional, de las preguntas inoportunas, de los lugares sin sentido, del derroche del lenguaje: de ahí su poesía. 

Extraigo una porción apetitosa -apenas un átomo- del texto de Octavio y los invito a ir al pastel con todas sus letras, en el link que adjunto.  MAP / Mayo/2015




La boca del niño, ese agujero incesante que pregunta, que fascina, que problematiza; daña el campo sonoro de las orejas estratificadas. Niño explorador, nómada, mapeador del cosmos, el niño corta con su lengua de papalote la sonoridad de los saberes. El niño dice continuamente lo que hace o lo que trata de hacer: explorar unos medios, mediante trayectos dinámicos, y establecer el mapa correspondiente. Los mapas de trayectos son esenciales para la actividad psíquica. 


La pregunta del niño es tormentosa, quiebra la quietud del falso infinito que el adulto ha creado para amansar las aguas de huracán. La pregunta del niño es quiebre, angulación, caída, resonancia de cascabel que es derivada de la serpiente interna que danza con el tambor del corazón,...

(...)

Mucho puede decirse aún de lo que dicen los niños, pero el decir sobre los niños, la interpretación de su palabra ya es presa de la estratificación. Nosotros difícilmente hablamos con los niños, les imponemos consignas. Es interesante ver como a medida que vamos creciendo, la fuerza domesticadora termina por introducirnos en el falso infinito. El clinamen del átomo-letra, quizá es vehiculizado en la utilización del discurso como sometimiento. La pregunta se torna consigna. Es tal la eficacia de los aparatos de captura que manufacturan su propia ortopedia desde una atomicidad asesina. Porque en efecto, la fuerza atómica del clinamen, también se ha magnificado en bomba atómica. La pregunta deviene historia a ser contada, la historia está anudada en la física, canta con el rayo y el torbellino.

Octavio Patiño García
Extracto del Trabajo:
La pregunta del niño como clinamen: poética de las turbulencias del cuerpo.
Publicado en Errancia... La palabra inconclusa.
Revista Virtual de Psicoanálisis, Teoría Crítica  y Cultura.
Iztacala. Facultad de Estudios Superiores.
Universidad Nacional Autónoma de México.
Número 11. Arte-Escritura y Psicoanálisis. Abril/2015

ARTE:
Jean Dubuffet
[ Le Havre, 1901 / Paris, 1985 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores