Ir al contenido principal

Muerte y Castración. Real / Simbólico. Los celos y el creérsela.






Marcelo, ¿cómo está? Gracias por su blog y videos. Leyendo los párrafos sobre la muerte (el último que cita a Lugones) me vino una duda. La mayoría de los analistas hablan del real lacaneano como, justamente, lo que no puede entrar en lo simbólico. Y usted dice ahí que toda muerte es simbólica, incluso la real. Es decir que, según le entiendo, el real no es sin lo simbólico, ¿puede ser así? 
Le agradezco mucho, soy analista en formación de la ciudad de Mar del Plata. Ma. T. G.



Hola. Bueno, aprovecho tu pregunta para explayarme un poco sobre algo recurrente. Hay un dicho que dice "Come caca: millones de moscas no pueden equivocarse". A veces los sujetos caemos en estas cuestiones: "lo dijo lacan", "lo dijeron en la Escuela Tal de Psicoanálisis". Yo recomiendo siempre alienarse pero tratar de separarse rápido. Sino caemos en un discurso Amo y Universitario. Y esto no sería tan grave si no fuese que uno se acostumbra rápido e influye para nuestro trabajo en la clínica. Es decir: si escucho a Lacan o a Freud no escucho al analizante. Y si uno se acostumbra pronto a comer lo que todos comen, es un problema para la escucha porque estaríamos haciendo diagnóstico médico, o psiquiátrico.

Vayamos al punto. Si lo real fuese lo no simbolizable de modo excluyente (como se suele enseñar en los primeros pasos de la teoría lacaneana) entonces no habría razón de ser del psicoanálisis. Por eso convendría hablar de "las puntas de lo real". A ver: un pulmón puede ser un real para mí, pero no lo es para el neumonólogo porque ya lo captura desde su saber. El goce es un real para el sujeto, pero el analista lo manipula a través del discurso: por eso nos ocupamos de la clínica del goce; por eso toda pulsión es de muerte.  Ahora: aun para un médico, lo real no puede accederse sin lo simbólico. Lo aprendimos con el mal llamado "primer lacan" que habría que leer siempre como "el último": en el Estadio del Espejo, el espejo cóncavo es un real, el córtex. Pero no existe sin la palabra del Otro. Los únicos seres que tienen el real puro son los animales logrados o los vegetales. Por eso tienen instinto. Una gota de sangre puede ser un real. Pero no lo es para un bioquímico. De hecho "un pulmón" o "una gota de sangre" son palabras. ¿Se entiende?

Entonces: la muerte es simbólica, aún la real, porque nadie puede experimentarla (estando vivo, se entiende) sin el significante. Por eso siempre irónicamente digo que el único que pudo volver para decirnos qué es la muerte es quien escribió algunos libros sobre eso, que es el señor Victor Sueiro. Y quizás algunos otros que desconozco... La muerte es simbólica porque el real no existe sin lo simbólico, para el sujeto que habla, lógicamente. Y habría que agregar, y sin el imaginario. Que en determinadas estructuras haya fallas en el anudamiento, eso es otro punto. Pero los tres nudos están. De allí que toda muerte es Castración. Sólo tenemos conocimiento de la muerte a través de cuestiones como el duelo, la ausencia, la distancia, el divorcio o todo lo que la muerte connota; y la muerte de una misma persona es, de hecho, diferente para cada quién. Mira si será simbólica entonces. Lo que para mí simboliza la muerte de una moscata, para otro no significa nada.
Habría que aclarar otro punto. Cuando decimos que con Lacan aprendimos que la castración es positiva (y a la vez decimos que castración es muerte) no estamos haciendo apología de la misma. Lo que queremos significar es que la pequeña-muerte-del-yo (o lo que los Budistas llaman destitución frente al apego del Yo-ilusorio) es necesaria para acceder al deseo, atravesando la angustia y disminuyendo el goce que parasita al sujeto. Como nos subraya Lacan en el Seminario 2: “… el yo (…) conserva un carácter cautivante del que hay que desprenderse para acceder a nuestra concepción de sujeto.” Ese carácter cautivante (se entiende que es imaginario/espejo) no sirve para que un sujeto se cuestione por su deseo. Es la misma captura que se produce en cualquier lazo y donde las personas comienzan a desarrollar su agresividad. Por lo tanto no sólo hablamos de castración estructural (pérdida originaria por baño de lenguaje) sino del Yo, que es la que técnica y clínicamente, nos interesa en el dispositivo. Se comprueba siempre que el analizante sufre por creérsela. Es decir: por sostener su imagen. Muchos no lo “entienden” al comienzo, por ejemplo cuando a veces yo les digo “querete menos” (exactamente alrevés de las otras psicoterapias); pero de a poco advierten que ahí radica el problema. Cuánto más nos queremos más problemática es la muerte; es decir, el trabajo del duelo; porque lo que perdimos es lo que nos causó como falta: la falta misma. 

¿Cómo pues Lacan no iba a criticar en toda su enseñanza a la psicoterapia del Yo que, al contrario, alimenta “el verdadero síntoma” del sujeto?: “El Yo como tal está estructurado como un síntoma” (Lacan dixit) O como diría Slavoj Zizek; “En tanto estamos identificados  con nuestro Yo, estamos listos para caer, para confrontar.”  En uno de los Grupos de Estudio, esta semana justamente versábamos sobre estas cuestiones en referencia a la clínica freudiana y a la lacaniana. Cuando Lacan vuelve a leer el Caso-Juanito de Freud, paradigmático en la FOBIA, re-interpretra el mismo: lo que para el vienés era miedo a la castración, para el francés es falta-de-castración: de lo que padece Juanito es de una Madre devoradora y de un Padre que no ha funcionado como ley de castración, es decir que la castración siempre es positiva: menos castración, más neurosis, más síntomas. Los analistas y psiquiatras psicoanalíticos, saben que mucho menos castración, genera una psicosis. La represión es castración; cuando asoma menos de lo esperado se llama forclusión. Lo estoy sintetizando violentamente para que se entienda que Lacan era un lógico. La teoría lacaniana es lógica. Los que estudian a Lacan muchas veces no aplican la lógica (hasta se niegan a estudiar las matemáticas) y entonces, como las moscas, terminan comiendo basura.  El otro día un analizante, hablando de que está absoluta y locamente celoso de su nuevo novio, decía rítmica y contundentemente: "yo lo amo, yo lo amo, yo lo amo" a lo que intervine diciendo: "se escucha yo me amo, yo me amo, yo me amo..." ¿Se entiende? No hay nada más narcísistico que el amor; pero cuando se amalgama con la problemática de los celos (incluídas las paranoias fantasmáticas de rigor que incluso llevan a espiar mails, celulares o contratar un detective) se hace un bello combo neurótico donde se subraya y se presenta en primer plano todo el fortalecimiento yoico de un amor devorador sin límites, sin Ley, sin castración. La clínica descubre -de paso- que esos sujetos se quejan (oh casualidad!) de una madre devoradora, como ellos.
Actualmente, en la era del chateo donde la castración hace mutis por el foro y lo que prevalece es el discurso capitalista, lo que se trata de evitar, justamente, es el encuentro con ese otro que (como sabemos desde Freud) es la preeminencia del goce. Es preferible no estar enamorado a sufrir los avatares de un vínculo.  El sujeto se defiende y el chateo constituye la mejor manera para no castrarse; aunque -como se sabe- igual la castración se produce: el neurótico cree que gana pero no sabe lo que pierde. El otro día, referenciado a esto, un analizante ingeniero citaba algo que escuchó de otro ingeniero: Internet, el chat, acerca a los que estan lejos, y aleja a los que están cerca. Por supuesto que no sólo el chateo auspicia este des(encuentro) que de por sí es estructural en el Ser-que-Habla. Hay también otros métodos donde el sujeto se las ingenia para metaforizar una ganancia ficticia. Los prostíbulos, por ejemplo, son un claro ejemplo donde -discurso capitalista más acentuado aún- el neurótico paga para no acceder a un vínculo que le ocasionaria (fuera del prostíbulo) el encuentro con la falta. Lo mismo sucede cuando un sujeto va reiteradamente a un boliche (no a divertirse sino a "encarar") y nunca encara o los vinculos conocidos como "amigarches", o aquellos donde los sujetos plantean un "open relation" (muy clásico en estos tiempos): siempre se trata de zafar de la castración; y allí el engaño.   Cordial saludo y gracias por la oportunidad de aclarar estos temas… map.
ARTE: 
Edgar Ende   
[ Alemania, 1901 / 1965 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores