Ir al contenido principal

Amor menos neurótico: Amor más Legal.










¿Hay Amor que no sea neurótico? Significando por neurótico, Edípico. Es decir: ¿habría algún Amor que no reproduzca –en sus mecanismos y en sus fantasmática- la relación triangular Madre-Niño-Falo? Sabemos que todo Amor es Amor a sí mismo, todo Amor es intrínsecamente narcisístico y por eso engañoso: uno busca, como El Holandés Errante, el "te amo" solo para escucharse ser-amado, es decir: ser fálico. Pero, más allá del umbral imaginario y saltando al peldaño simbólico, e incluso considerando, en términos cotidianos, que amar es poner primero al otro (con toda la implicancia castratoria que tiene esto y, por ende, de la metáfora Amorosa en juego donde hay que destituirse del lugar Fálico para ser objeto), ¿podríamos entonces considerar esta segunda y emergente posibilidad? ¿Podríamos decir que hay algún Amor donde los celos (acontecimiento meramente narcisíco) puedan destituirse? ¿Podríamos considerar la posibilidad que haya Amor sin una mínima cuota de demanda? ¿Podríamos hablar de Amor sin que exista el estatuto monogámico? ¿Y qué hay del contrato escrito, el significante "matrimonio"?

Con Freud sabemos que el Amor es lo más cultural porque se opone directamente al instinto que, en sí, es la acción directa sobre el objeto de la necesidad (alimento y sexo). En el Amor no se trata de alimentarse, se trata de tener la mesa servida a la luz de las velas. No se trata de ver la tele, se trata de ver la tele, juntos, compartiendo un chocolate. No se trata de ir caminando hacia el mismo lado; se trata de caminar tomados de la mano. No se trata de sexo, se trata -justamente- de "hacer el Amor". "Cuando hablamos de Amor no hablamos de sexo"- nos recordaba Lacan, y de ahí que la versión polimorfa perversa pulsional no encaja con la demanda de Amor. Si la Pulsión es parcial y sin objeto prefijado, en el Amor, al contrario, se trata de unificar. Sin embargo: ¿hay Amor que no sea un exceso, un ex-sexo? 

Hace años, en otro posteo de esta Blog ( http://psicocorreo.blogspot.com.ar/2009/09/amor-castracion.html ) hablábamos de la importancia del Don y de la Metáfora Paterna para sostener el vínculo. Sabemos que al amor-pasión, al amor-loco (ese amor con que los sujetos soñamos porque nos transporta arriba de una nube); no le importa la durabilidad: como diría Roland Barthes, en Fragmentos de un Discurso Amoroso: “¿Cómo evaluar la viabilidad? ¿Por qué lo que es viable es un Bien? ¿Por qué durar es mejor que arder?”  Todo aquel que ha estado enamorado y se ha enfrentado con una falla (digamos “grave”) en el vínculo, ha tratado de “arreglar” esa contingencia y ha continuado apostando a la relación; porque todo enamorado sabe aquello que también nos recordaba Barthes: “Sentimiento razonable: todo se arregla - pero nada dura. Sentimiento amoroso: nada se arregla - y sin embargo dura.”  Es decir que el enamorado ratifica –en ese sin embargo- el poder del amor-pasión. Es el amor que piensa en el hoy, o –mejor dicho, el que ni piensa.  Pero también es cierto que el sujeto tiene un tope narcisista y que hay eso que llamamos desgaste. Más allá –o más acá- de que el deseo (sexual) perdure; el narcisismo de cada sujeto toca un cenit propio donde lo razonable comienza a prevalecer sobre la pasión. Incluso resulta antipático para cualquier enamorado intentar siquiera hablar o analizar estos tópicos tan terrenales, tan triviales, tan poco amorosos.

El bucle falla-reparación-falla (especie de loopeo metálico donde la música escasea) va transformando al vínculo en una estructura lo bastante parecida a la Neurosis nuestra de cada día. Es decir: ya no hay dos sujetos neuróticos; sino tres. La falla ocupa el lugar protagónico, incluso radial y emergente de cualquier situación; y la Neurosis de cada partenaire se cuela y se ubica en proscenio de escena. Lo que en el posteo antes referenciado, Roland Barthes enunciaba como “la esticomitis”. Entonces, pues, ya estamos en el ámbito de la Neurosis.


El neurótico, pongamos la histérica en su mejor expresión cotidiana, enuncia: "yo no puedo ni pensar que él/ella este con otra/o" o, con mayor énfasis: "yo no soporto no ser todo para él/ella"- Por otro lado, el Amor también pretende lo mismo: hacer de Dos, Uno. He ahí que podríamos afirmar que todo Amor se empalma a la Neurosis. La Neurosis busca, anhela, quiere completud. O, también, haciendo una serie de inferencias: es imposible que todo Amor no sea neurótico, puesto que todo Amor es cultural y toda cultura es Prohibición de Incesto, y todo Incesto es Edipo, y así su ruta... Ahora: ¿podrá ser posible que, entonces y al menos, todo Amor sea un poco menos neurótico? ¿Qué querrá decir "un poco menos"? ¿Amar menos? ¿Tener menos Edipo? ¿Se puede cuantificar el Edipo? No, claro. Pero sí el Goce. Y, como sabemos, donde priva el Goce el Amor inunda al Sujeto de más amor, a sí mismo: el goce fálico aquí reina. Donde reina el goce, no hay Ley (de la Castración) que organice el deseo. 

Me viene una anécdota: no hace mucho, un sujeto se ve por última vez con su ex-pareja. Sabiendo que la relación iba en camino de terminarse, que era esa casi seguramente la última vez que se veían, el susodicho estaba más preocupado por lo que su pareja iba a hacer con la imagen de él que con la relación, y por eso lo único que le importaba, y a eso apuntó su pregunta, es si la pareja iba a saludar a sus amigos y a su hermano (los de él, obviamente) después de un par de años de separarse, en caso que se víesen por la calle. Como vemos, el peso de la imagen resulta harto más patético que engañador. Un sujeto que dice querer recuperar algo de la relación y en lo único que pone el interés es en la imagen.

La pregunta siempre vigente sería ¿cómo puedo poner primero al otro si todo lo hago por mí? Es decir, por mi imagen. Quizás entendiendo que si el otro desaparece, aparece mi angustia. Quizás entendiendo que me conviene priorizar al partenaire, porque en definitiva lo hago por mí. Es decir: que a pesar de que mi imagen decaiga y quizás también (en mi fantasía) la imagen del otro suba, es gracias a toda esa maquinaria narcisista bifronte que puedo apaciguar mi angustia, apaciguarme, dulcificarme, y anudar a la Pulsión un Amor (vía deseo) menos neurótico, es decir: menos Fálico, es decir: menos narcisista. Claro que -como dijimos- habrá que ver el tope narcisístico de cada quién. La imagen siempre gana porque, freudiana y universalmente, el sujeto recupera libido a través de su narcisismo.

Entender, en todo caso, que en el amor se trata de una cuestión topológica (de agujero y borde), o como afirmaba Jacques Lacan en el Seminario 8; se trata de saber manejarse con la castración: “el amor como respuesta implica el dominio del no tener.”

Marcelo Augusto Pérez
Amar o saber-hacer-con-el-agujero.

Mayo / 2015

ARTE:
Luiz Muñoz
[ República Dominicana, 1959 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores