Ir al contenido principal

El corazón delator del neurótico...






Hola Marcelo!, ¿cómo estás? Te vuelvo a escribir como hace unos años, hoy ya no para preguntar sino para reflexionar sobre los últimos escritos que posteaste sobre el amor. Pensaba, y si, seguramente también hay una pregunta implícita, esto de "dar lo que no se tiene" y el gesto. Yo hace unos años salí de una relación donde justamente decidí bajarme del barco (con aguas no tan cálidas) porque me di cuenta que de esa persona no podía esperar ya mas. Siempre hay una gota que rebalsa el vaso, pero acá hubo varias. En un momento tuve que entrar a una operación, y esta persona ni siquiera pudo dejar un día de trabajar para acompañarme (más de tres años viviendo juntos), me pregunté entonces con que desconocido estaba yo cohabitando, hasta que me di cuenta que siempre fue así y que yo no quise verlo. Quizás porque era una persona mucho más joven que yo y era lógico que a su edad uno sea tan egoísta. Recuerdo que una amiga siempre me decía "me parece que a tu novio le importa muy poco lo tuyo y lo que a vos te pase" y desgraciadamente tuvo razón. Solo le importaba él y todo lo que a él podía beneficiarlo directamente. Esto sumado a que en los últimos tiempos agregaba gente a su facebook con la que se encontraba (mujeres, obviamente) a título de no sé qué amistad potencial; sin tener la menor vergüenza de decírmelo e incluso dando por sentado que si yo no aceptaba eso era una cerrada demandante. Por eso cuando leí lo que escribió Isidoro Vegh pensé: con cuanta simplicidad dice algo tan cierto. Esta buenísimo amar a alguien, pero mejor será que la otra persona también nos ame. Este ex que fatalmente supe concebir, me ha dejado solo tristes recuerdos de un egoísmo a ultranza, a punto tal que ni siquiera quería compartirme sus libros. Que idiota tiene que estar una para caer en todo esto; para pensar que alguien pueda cuirdar de mi cuando lo único que puede hacer esa persona es pensar en él... Leyendo también el posteo del cuento de Edgar Allan Poe, pensé –relacionado con esto- cómo alguien puede creerse tan cuerdo –o tan bueno, o tan humano- cuando en realidad (como bien decís en la presentación del posteo) de entrada se expone toda la locura. Qué ciega puede estar uno… Un cordialísimo saludo, Olga M. / Mdz.




Estimada Olga. Lamentablemente no es el primer caso con estas características. Si amar es castrarse y es dar lo que no se tiene (la falta), debo decirte que muchos ni siquiera pueden dar lo que sí tienen. Es un egoísmo exacerbado, cierto. Y no creo se trate de cuestión de edad. La edad es lógica, no cronológica, es fantasmática, estructural. Suele suceder que esa gente son los primeros que levantan la bandera de la solidaridad. Como muchos que se jactan hablando de ética y son los principales perversos de plaza. O los que prometen cuidados y sólo dan castigos. O los que en nombre de la pulsión creen que pueden justificarlo todo. Pero el sujeto siempre es responsable de sus actos.



Por otro lado, no hablaría de ceguera: creo que –como en el cuento de Poe- siempre supiste frente a quién estabas. Pero creérsela es un problema y el amor es engaño justamente porque uno se la cree: apenas nos dicen “bombón” o “te amo” y ya caemos… Pero uno busca ese engaño. A veces, cierto, es tristemente patético, no porque uno se la crea tan rápido sino porque el otro tiene el “te amo” fácil o, simplemente, no entendió nunca que el amor requiere de la metafóra y va más allá de uno. El otro día un analizante me comentaba que estaba feliz por conocer a alguien que en la primera cita ya estaba pendiente si a él le faltaba vino en la copa. Ese detalle –que puede ser insignificante para muchos- es significante para otros que están con los “ojos bien abiertos” para que no se vuelva a repetir (cosa por demás difícil) esa situación donde uno cae de entrada en los caprichos y desmesuras del otro. Un otro que ni siquiera tiene la sutileza de inclinar su brazo para servirnos una copa; de ahí pensar que encima pueda cuidarnos, bueno… causa -como en los cuentos de Poe- cierto escalofrío. Como el corazón que nos delata la locura. Y como su protagonista que sigue pensando que no está loco. El cuento -a mi modo- resulta genial, en la cuestión -justamente- que dispara el crimen: un simple ojo que al protagonista/asesino le resulta displacentero. Me recuerda ipso facto a esa gente que por una discusión es capaz de romper todo, abandonar el proyecto o matar. Un cordial saludo!  MAP

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores