Ir al contenido principal

Pasión...







Un dios triste y aburrido nos castigó
Por trepar juntos al árbol
Y atracarnos con la flor de la pasión
Por probar aquel sabor.

El agua apaga el fuego
Y al ardor los años
Amor se llama el juego
En el que un par de ciegos
Juegan a hacerse daño
Y cada vez peor
Y cada vez más rotos
Y cada vez más tú
Y cada vez más yo
Sin rastro de nosotros.


Joaquín Sabina
Amor se llama el juego.

Hoy.
Cuatro analizantes:

El primero:
"Pienso lo que debe haber sentido el protagonista de La Mejor Oferta, al entrar a esa sala y observar que no había nada, que estaba toda vacía... Y en la escena final que retrotrae a ésta, con los relojes, con la metáfora del tiempo... Sentado sólo, después de haber descubierto por primera vez en su vida, el amor... Habrá pensado: Cuántos años desperdiciados, coleccionando objetos, para nada. Sin haberme permitido antes, vivir una pasión."

El segundo:
 "Sí... Definitivamente uno tiene que darse cuenta que vive el hoy. Si uno pudiese darse cuenta de eso más seguido quizás no perderíamos tanto tiempo en si vos, si yo, si ella, si tú... Cuánto tiempo se pierde en ganar el protagónico."

El tercero:
"¿Qué pensarían mis hijos, a quienes escondo esta relación nueva, por no sé qué raro ideal? Pensarían que soy un cobarde. Pensarían bien. Y si no lo oculto, si lo blanqueo, corro el riesgo de ser rechazado por alguno de ellos. Por mis padres, incluso; por qué ¿qué van a pensar de un hijo de cuarenta y pico de años, que ya les dio nietos incluso, y que ahora se fue a vivir con otro tipo? Es terrible, porque si yo fuese ellos, me diría a mí mismo: que huevos tuviste... Y sin embargo, soy un cobarde. Porque hasta que no se dice, no ocurre. ¿Y cómo nombrar esta pasión?"

El cuarto:
"Yo armaba rompecabezas de chica. Me encantaba. Y ahora me doy cuenta que esta manía mía de controlar, de que todo esté en orden, de que mi hija y mi marido dejen todo ordenadito... quizás esté añorando esa época en donde las piezas encajaban en un todo perfecto. Pero siempre hay algo que falta. Y gracias a eso es posible y divertido jugar."

MAP
18-MAR-2015




Diego Rivera
[ Guanajuato, 1886 / México, 1957 ]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores