Ir al contenido principal

Lectura de Lacan








En estas últimas semanas recibí un par de correos con el común denominador de consultas por recomendaciones de cómo abordar la lectura en Lacan.

Entre estos correos, también hay uno que –demandando clases vía web- incluye un dato interesante que cito parcialmente, de una colega radicada en Francia: "Yo vivo en Francia. Le agradezco enormemente sus vídeos sobre Lacan que encontré en YouTube y luego visité su blog. No se imagina lo importante que es escuchar sus seminarios en castellano y en "argentino" para los que vivimos fuera del país desde hace muchos años. Ya se que es paradójico estando en tierra de Lacan, pero usted comprende bien lo de la lengua madre."-

Me parece oportuno citar el párrafo anterior, porque la recomendación que se me demanda en la lectura de los textos de Lacan, debería incluir la cuestión de la “lengua materna” en juego, donada por el Otro y atravesada en cualquier transferencia de trabajo.  Cuando uno aborda un texto –como cuando se enamora- es muy importante testificar en qué lengua estamos surcando, es decir: haciendo trazo. No es raro que encontremos el atravesamiento del "saber" en el saber de la lengua de origen que fue bautizada como lengua madre pero se la debemos sin más a la metáfora paterna. No se puede incorporar conocimiento alguno sin antes estar atravesado por la “pasión del significante”, por la-lengua incluso que hemos heredado. De allí que muchos sujetos han aprendido otra lengua con tanta facilidad cuando de lo que se trata es de “liberarse” de una lengua no deseada, con todo lo que ella implica comenzando por la presencia ominosa del Otro. Muchos también hemos conocidos sujetos que aprendieron idiomas en base a la pasión que se juega en el objeto-de-destino al cual se quiere abordar. Por ejemplo: aprendieron alemán para entender a Hegel, o aprendieron francés rápidamente porque les interesó el arte culinario originario de Francia o las películas de culto del mismo país.

Volviendo al tema inicial. Hay dos correos de México, uno de Ecuador y otro de Venezuela, que me piden recomiende los textos más importantes en Lacan. Bien: no hay tales. Porque considerar uno más importante que otros sería anular alguno y abortar una Obra Abierta, proceso que Lacan no terminó sin duda y que sus herederos tampoco terminaremos nunca. Porque, como también les decía al Grupo, pensar que alguien “sabe Lacan” es como creer en el Todo sin agujero. Además -y como sabemos- la ignorancia nos permite seguir estudiando y encontrando nuevos interrogantes a los textos.

Siempre aclaro que es muy difícil ser autodidácta con Lacan (de hecho no existe tal cosa para el psicoanálisis, siempre debemos recurrir a un Otro por el cual, en realidad, ya fuimos tomados). Esta semana, en uno de los Grupos de Estudios, justamente los colegas protestaron un poco (runrunearon pero nada grave, después se aggiornaron) porque estamos en los umbrales de la topología y es necesario adentrarse a temas algebraicos y numéricos. Como expresé en ese momento de la queja, un encuadre de lectura (sin ánimo de clasificarlo de académico) implica un plus -algo mas- que los participantes deben tener acoplados para poder abordar la clínica. Puesto que si no, aparte de sacarle crédito al valor de un Grupo que se reúne para algo más que tomar café, estaríamos debilitando y negando la enseñanza de Lacan que ha dedicado prácticamente sus últimos 20 seminarios a incluir el abordaje topológico en la praxis analítica. Si estamos en una charla de café, quizás podemos prescindir de esto, pero -como les decía al Grupo- no me imagino un arquitecto quejándose porque le enseñen Dibujo Técnico, o a un médico negando la importancia de la fisiología o histología en la currículua académica. Nadie puede saber si el futuro arquitecto no termine siendo artista plástico, o el médico clínico no termine siendo patólogo o el analista especialista en topologueria. Los puntos que hay que abordar para llegar a circunscribir apenas los temas, son varios y cada disciplina los hereda de sus maestros. Y debemos caer en ellos aunque nos cueste, fantasma mediante: “las matemáticas son difíciles”.

Ahora, si tengo que "recomendar" un lineamiento para la lectura sincro-cronológica de Lacan, y con el riesgo de obviar el paralelismo lógico que es necesario incluir en las clases con otros textos, puedo enumerar los siguientes escritos básicos, para los primeros dos o tres años de cursadas. Textos que, obviamente, se vuelven a ver permanentemente. (Me limito a obviar la bibliografía completa de Freud y podríamos agregar también los textos introductorios de O. Masotta. Lo que no recomiendo para comenzar a leer a Lacan, de ningún modo, son diccionarios de psicoanálisis o introducciones de Lacan. Ninguna introducción en el mercado es relevante y vale la pena. Quizás los dos tomos de Joël Dor, un poco zafa; pero el resto es directamente -y a mi juicio- abominables. Entonces:

Seminarios:  1, 2, 5, 11, 4, 6 y 8.
Escritos: 
Subversión del Sujeto y dialéctica del deseo en lo inconsciente freudiano.
La instancia de la letra en el inconsciente o la razón desde Freud.
Función y Campo de la palabra y del Lenguaje en psicoanálisis.
Estadio del espejo como formación del YO, tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica.
La agresividad en psicoanálisis.
Posición de lo inconsciente.
La ciencia y la verdad.
Del sujeto por fin cuestionado.
Acerca de la causalidad psíquica.
El psicoanálisis y su enseñanza.
La significación del falo.
Del Trieb de Freud y del deseo del psicoanalista.
Kant con Sade.

[Este último como para introducir un poco la cuestión del fantasma neurótico, perverso por definición, acoplado al seminario 6.]

El orden que he notificado –insisto- peca de la carencia de un paralelismo necesario con los mismos textos. No se puede abordar sólo un texto sin referencia a otros. Pero, castración mediante, es necesario cierto orden que responda a la demanda por los lectores efectuada.

Gracias nuevamente a los sucriptores de la Blog y de Youtube.  MAP

ARTE:
J. J. TALES
Venezuela

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores