Ir al contenido principal

Nuestro bien amado Yo.








En 1894, en sus "Frases y filosofías para uso de la juventud", publicado en la revista Chamaleon, el dandy y sarcástico Oscar Wilde enunciaba que "Amarse a sí mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida." Por la misma época también aseguró que "el único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca nos defrauda, y que nos acompaña hasta la muerte es el amor propio."

Me han llegado últimamente, algunos correos en relación a la cuestión del YO y de lo que comúnmente se conoce con el término psicológico de "autoestima", y me sorprende que muchos de ellos sean de colegas que se dicen psicoanalistas y que siguen dudando de que, como decía Lacan, si existe una verdadera enfermedad en el sujeto, eso se llama YO. Que, según nos recordó en su seminario, esta estructurado como un síntoma.  Al igual que, hablando de la psicosis y recordando a Hegel, nos decía que el verdadero y único delirio es el de infatuación.  Y digo que me sorprende, no porque los analistas no podamos decir boludeces o leer mal a Freud y a Lacan, sino porque creo que no entender esta cuestión, nos aleja ipso facto de la clínica analitica, de la praxis del real del goce. No entender que el gobierno del narcisismo es imperante en el sujeto, implica no escucharlo y, por ende, no puntualizar o interpretar esa formación y esa posición desde donde el sujeto apoya su pivote-yoico, fálico.
 
 
 

Muchas veces los analizantes, a los cuales se les puntualiza desde donde están hablando y sosteniendo la escena imaginaria, se sorprenden al comienzo pero enseguida advirtien que no puede ser de otro modo, es decir: que no hay nada que el sujeto haga sino por y para él. Incluso escuchan con sorpresa que hasta en la melancolía o en personas que, imaginariamente, se dejan maltratar o se colocan en una posición permanente de víctimas, también es por narcisismo. Lo que quizás al analizante le cueste es pegar la vuelta adyacente y consecuente de este mecanismo: la castración también siempre es por uno. Ya sabemos que la castración toma al sujeto, que siempre lo hace (es decir: el sujeto siempre está perdiendo algo, y ganando algo) pero cuando decimos "para ganar algo, algo hay que perder" o "no se puede estar al mismo tiempo en la misa y en la procesión" lo que queremos decir no es más que todo este aparato de goce que se juega en la estructura (narcísica) del sujeto. 
 
Si el analista no logra circunscribir esto en la escena fantasmática, vamos a caer en el juicio, como una vez expresó una colega supervisando un caso conmigo, que los analizantes son "angelitos de Dios". Si un analista cree que la persona que esta sentado frente a nosotros, más allá de que eso ya habla de un reconocimiento de algo que lo aqueja y de cierta responsabilidad en la misma (por eso a veces digo -abusando del concepto de salud/enfermedad- que "ya está sana") es una pobre víctima (de los otros imaginarios que trae en su discurso), creo que desestimamos de una la gran virtud del psicoanálisis y lo que lo diferencia del resto de las psicoterapias: que la castración siempre existe, que no hay castración sin goce concomitante y que no hay goce donde no este implicada la castración. 
 
 
 
 
Es importante que esto, más allá del analizante, lo sepa el analista para poder escuchar desde el lugar que nos enseñó Freud y Lacan, para no caer en la psicología-del-yo. Y para entender que, como en el Mito de Narciso (uno de los tres que tomó el Maestro Vienés), el YO petrifica al sujeto frente a su deseo: lo inhibe, lo sintomatiza, lo angustia. (Lacan dixit: "El Yo es el almásigo de la angustia") Y que cuando hablamos de YO, no hablamos más que de (el sostén de la) IMAGEN. (Por eso cuando el analizante calla, también es para no dejar caer algo de su imagen. Y de hecho, cuando ésta cae, suele acompañarse con una sonrisa o con un enrojecimiento: ¿será casual que lo que está afectado es el rostro? ¿Se escucha que el espejo es el índice concomitante a esto?)
 
En definitiva: que -como alguna vez también sostuve- el sujeto sufre, siempre, por creérsela; o -en términos menos enfáticos- todo lo que hace (lo "bueno" y/o lo "malo" según su significación) es porque se la cree.

Cito aquí algunos de los tantos posteos donde he versado sobre estos temas:


El 26/agosto/2012 postié lo siguiente:

Lo feroz del sujeto:


El 3/agosto/2012 postié otro extenso párrafo bastante técnico referido al tema:

Estadio del Espejo y Modelo Óptico:


El 5/enero/2013 postié lo siguiente:

¿Autoestima en psicoanálisis?:


El 8/diciembre/2011 postié lo siguiente:

El Ambicioso Yo:


El 25/noviembre/2012 postié algo que escribí en febrero del mismo año:

El Pacto con el Narcisismo:


El 29/noviembre/2010 postié lo siguiente:

Lo Imaginario:


El 6/diciembre/2012 postié lo siguiente:

El Yo: síntoma del sujeto:


El  6/agosto/2013 postié lo siguiente:

Narcisismo y Pulsión:


El  5/noviembre/2013 postié una especie de resumen en relación a correos de lectores:

El culo no sólo sirve para cagar:


El 3/diciembre/2012 postié algo que escribió quien fuera uno de mis ex-analistas de control, hoy fallecido:

Poder y Narcisismo:


El 14/mayo/2012 un colega escribió unos párrafos sobre el tema: 

El Yo amenazado:

 
  
ARTE:
Salvador Dalí
[España, 1904 / 1989 ]
 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores