Ir al contenido principal

Enfermedad / Mito. El Túnel / Melancolía.










Estimado Marcelo... Quería preguntarte que opinas, supongo que conocerás la teoría de Szasz sobre su libro El mito de la enfermedad mental.  Según el autor, la esquizofrenia, por ejemplo, no esta definida dentro de los parámetros médicos científicos, y debería detectarse en una autopsia, y también dice que la psiquiatría es una pseudo ciencia. Te lo pregunto porque de algún modo, según he leído en tus posteos y entrevistas, la enfermedad ¿no es toda una metáfora en si misma? He leído que afirmas que la enfermedad no existe pero si existen los enfermos: salvando, como vos decís, casos de malformaciones genéticas o accidentes (que obviamente no entran en la categoría de enfermedades) ¿no se trata de una teoría entendible a todos los campos y no sólo al mental? Por otro lado, estaba trabajando sobre El Túnel, específicamente el personaje de Juan Castel; y quería preguntarte –para corroborar mi hipotésis- lo siguiente: ¿podríamos enmarcar el “amor” de Castel en una erotomanía que –por no renunciar al objeto fálico que él mismo es- termina matando a María? Gracias por todo y un gran año 2015! Jorge L.
.



Hola Jorge. Una vez en una charla donde había algunos médicos, he dicho que la medicina no es una ciencia, que -en todo caso- la ciencia podría ser la anatomopatología o la histología. Al finalizar la charla una persona se levantó y vino a decirme el riesgo de decir esas cosas, pero que ella era médica y estaba de acuerdo. En realidad el tema de la cientificidad o no es un tema epistémico extenso, porque tenemos que pensar que a) no todas las ciencias entran en la misma categoría, b) si no es ciencia ni arte, ¿dónde la encuadramos? Teniendo también en cuenta que tanto el arte o la ciencia tienen su cuestión técnica. Y c) El método, que podría definir sine qua non la categoría de ciencia, es una cuestión también compleja que se instala dentro del primer punto. Por otro lado, la ciencia no es más que un significante. Para los orientales, la acupuntura es una ciencia, mucho más milenaria que la medicina alopática. La magia, es una ciencia, sino no sería humana. Y yo, al menos, no conozco ningún mago que sea un extraterrestre con poderes extrasensorios: al contrario, todo mago sabe que su método es puramente demostrable. Por lo tanto, es muy difícil definir esto dentro de los paradigmas acostumbrados. Si tomamos el título del texto ese “El mito de…” ya tenemos otro problema. El “Aparato Psíquico” también es un mito. Y “Mito” no se opone a mentira, todo lo contrario: ya sabemos que cuando el sujeto “miente” construye su “verdad”. Entonces: “la enfermedad (mental o no) como mito” es el escenario de la ficción neurótica; es decir: del fantasma. De ahí que no hay “enfermedad” fuera de éste, es decir: fuera del lenguaje. De ahí también que ningún animal-logrado tenga enfermedades: y mucho menos de las llamadas “auto-inmunes” donde [las células] (d)el sujeto destruye su propio cuerpo.

Con respecto al texto de nuestro E. Sábato. Yo no diría que Castel es un erotómano, más bien un narcisista crónico que, como bien decís, por no renunciar a su objeto (es decir: por no castrarse por su amada, en última instancia, por él) se condena a matarlo “en lo real”. Su amor-pasión no puede simbolizar(se) –por decirlo así- y entonces por no bancarse la castración-simbólica, accede a la falta-en-lo-real. Aunque parezca paradójico, aquel amor que no puede simbolizar la muerte, termina muriendo o matando. Es decir: aquel amor en donde se juega siempre a “todo o nada”; donde los amantes no pueden ver el horizonte simbólico (por decirlo en criollo “el proyecto común”) y por lo tanto sólo ven su ombligo. Digamos que a Castel incluso podríamos calificarlo como un gran melancólico (de ahí “El túnel” del título), melancolía que termina en locura: "Existió una persona que podría entenderme. Pero fue, precisamente, la persona que maté."- Palabras de Castel, personaje que no pudo producir convenientemente la unión deseo-amor-goce. Un problema harto complejo: sabemos que muchos desean y no gozan; otros gozan pero no aman; y así las posibles combinaciones. Se han escritos algunos párrafos psicoanalíticos (y algunos libros) sobre este texto, comparando incluso la personalidad de Castel con la de Sábato, que también –como el personaje- pintaba. Por suerte nuestro escritor ha podido sublimar y zafó de la locura. Es venturoso poder ver una luz al final del túnel... Cordiales saludos, map.
.

.
ARTE:
Alfred Otto Schulze
[Berlín, 1913 / París, 1951]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores