Ir al contenido principal

De la norma y De la perversión... Lacan & Foucault










En la "Ontología tachada" y realista de Jacques Lacan, la lengua, el sexo, la muerte nombran el mismo exilio, la misma imposibilidad. Esta marca de exilio e imposibilidad propia de la existencia, se escribe como un jeroglífico en la carne, es la huella "no histórica" que convoca a todas las historias, es la letra muda que invoca a todas las palabras. En otras palabras, la imposibilidad de la relación sexual del real lacaniano, hace que los vínculos sociales, las estructuras del parentesco, los géneros, los dispositivos jurídicos-disciplinarios constituyan diversas modalidades históricas de Suplencias, que responden a dicha imposibilidad transhistórica. Nunca se podrá negar el modo en que los dispositivos históricos intentan a través del discurso del Amo, controlar y producir las representaciones del sexo, la muerte, "lalengua", codificar sus trayectos en las distintas épocas, establecer sus sentidos, pero esto se vuelve un "nominalismo idealista" que quiere ver en cada identidad emergente una novedad absoluta, si se desentiende del real de la imposibilidad sexual y su respuesta necesaria en el síntoma, lo que en cada uno testimonia del exilio de la relación sexual.

Con estas afirmaciones muy conocidas estamos intentando insistir que desde la enseñanza de Lacan el debate "esencialismo-construccionismo", debe ser atravesado en sus argumentos, pues dicho debate encubre otra cuestión más determinante; la del nominalismo histórico o el realismo lacaniano. Poner a punto este debate, tal vez valga la pena, antes que nos sorprenda ver como el propio psicoanálisis lacaniano se vuelve construccionista para algunos.



¿Deberíamos entender la querella de Foucault con el psicoanálisis, en razón del tratamiento desafortunado de la I.P.A. con respecto a la homosexualidad, tratándola exclusivamente como una patología perversa que debe excluir a los practicantes de dicha elección?. En este aspecto, habría que recordar que en la enseñanza de Lacan hay un progresivo desmontaje del "neurocentrismo", es decir, del intento por el cual se quiere pensar a la neurosis como centro de asignación de sentido de las demás estructuras clínicas del "parletre". En esta misma dirección se podría decir que en la enseñanza de Lacan la heterosexualidad, como "norma-macho", tampoco constituye el lugar último desde donde se explican las demás prácticas sexuales, tematizadas en la enseñanza pre-lacaniana como desviaciones, o bien como fijaciones en el desarrollo. La fijación a un goce no se resuelve nunca en un desarrollo evolutivo a restablecer, o en una maduración de la personalidad, y ni siquiera todo el goce fijado desaparece en la construcción-atravesamiento del fantasma. En este punto, heterosexual, homosexual, lesbiana son siempre respuestas a la imposibilidad de la relación-proporción sexual. Constituyen la respuesta sintomática de la existencia al deber de su deseo. Cualquier intento de estratificar, jerarquizar, darle prioridad a una práctica sobre las otras es siempre una operación que se inscribe en el discurso del Amo. Tal vez fuera deseable reservar la palabra "Perversión", que sin duda, como insisten los construccionistas, posee una tradición semántica negativa, más que para calificar a tal o cual práctica sexual, mas bien para evaluar la posición del sujeto en el ámbito que Lacan designa con la operación "Kant con Sade", ese espacio donde el sujeto se vuelve instrumento de la Ley obscena y explota la división subjetiva del otro en función de su certeza de goce. Según lo que este ámbito "Kant con Sade" califica, tanto hetero como homosexuales podrían estar o no en sus dominios.

Jorge Alemán
Lacan, Foucault: el debate sobre el "construccionismo".
EN: Revista Colofón, nro. 22: Clínica de la sexuación y (no) clínica del sexo.
Boletín de la Federación Internacional de Bibliotecas del Campo Freudiano
Granada, Noviembre/2002

 ARTE:
Leonora Carrington
[ Reino Unico, 1917 / México, 2011 ]
 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores