Ir al contenido principal

Analistas que creen en espejitos de colores...








Estimado Marcelo. Leí a muchos analistas –o que se dicen analistas- decir algunas cosas que me parecen un poco incompatibles con lo que usted transmite y quería preguntarle. Una vez le escuche decir que pensamos y soñamos con palabras, no con imágenes. Sin embargo muchos analistas piensan que soñamos con imágenes. Por otro lado, también escuche hablar a gente que se dice psicoanalista y habla de los significados de los colores en el sueño (¿?) y finalmente, hay quienes dicen que conviene anotar los sueños para no olvidarlos... Hay algo que no me cierra en todo esto. Y lo peor, insisto, es que se dicen analistas... ¿Soy demasiado cerrada o quizás un poco exigente? Gracias por todo. Me han servido sus escritos para transmitir también mi enseñanza entre mis alumnos. Un cordial saludo desde México. Teresa Guadalupe L.




Hola T. Guadalupe, gracias por tus palabras... Se nota que tenes una lectura lacaniana al poner en tela de juicio estas ideas de estos analistas. Habría que pensar que no todos los analistas son lacanianos. Los analistas freudianos creen en muchas cosas que Lacan dio por caducas o incoherentes, entre ellas –como mencionas- piensan que soñamos con imágenes. Y si bien para la gente esto puede tener sentido, sabemos que no es así. Justamente porque soñamos con palabras, es que las palabras tienen que terminar de ser construidas en un análisis. Y si los sueños no se recuerdan es por algo. Y los analistas sabemos que con una sola palabra podemos analizar un sueño. Y también sabemos que el sueño es lo que se analiza del sueño, lo que el analizante dice. No lo que soñó que nadie lo puede saber. Sólo sabemos lo que se dice. Por eso Lacan decía que al sueño se lo termina de soñar en el consultorio. En realidad las palabras, el sueño, toman al sujeto. Pero se lo construye en presencia de la escucha del analista. Por eso no hay inconsciente fuera del análisis. Sólo la escucha de cada analista puede hacer que uno sueñe. Los sujetos sin análisis no sueñan. O, para decirlo con menos énfasis, pueden soñar pero no tienen ninguna posibilidad de recorrer su fantasma y de analizar su deseo. Por eso hay quienes prefieren caratular y decir que si soñas con el rojo es pasión y si soñas con el blanco es pureza, o con un paragüas es el pene, vaya a saber de quién... Todas atrocidades en el orden del disparate, del delirio. Y para delirio, ya tenemos el mito de cada analizante. 
 .
En todo caso es el analista quien -Lacan lo ha elaborado en su última enseñanza y también lo ha trabajado mucho Roberto Harari- con lo que se  llamo “forzaje”, puede justamente forzar un decir, una palabra, una enunciación, pero sólo con la autorización que, transferencia mediante, le otorga el analizante. Cuando los que se dicen analistas hablan de este tipo de simbolizaciones (colores que simbolizan algo, etc.) están borrando de una el concepto de transferencia, sin el cual no hay análisis posible; y –sobre todo- la dignidad de la subjetividad del analizante, es decir: su palabra. Vuelven al manual. Como Jung que hizo un manual de simbología. Y por eso los astrólogos lo usan tanto, para darle más rigor “científico” a su oficio. Como bien decís, lo loco que estos sujetos se autodefinan como analistas, pero bueno, no serán lacanianos precisamente.  También tenemos analistas que creen en lo Inconsciente como un receptáculo (desconociendo que está en el discurso) o analistas que creen que el goce tiene que eliminarse (es decir, que el síntoma es algo que tiene que desaparecer; cuando en realidad del Nombre-del-Padre se podrá prescindir a condición de servirse-de-él) y hay analistas -en definitiva- que trabajan con operadores-de-estructura que nada tienen que ver con el significante fálico.

Al momento de escribir estas líneas, sucede en mi país un acontecimiento de muerte de un fiscal que llevaba  en carpeta el llamado “caso A.M.I.A.” donde murieron 85 personas. Me viene esto ahora, porque algún periodista consultó a la Asociación Psicoanalítica Argentina para ver la posibilidad que este fiscal se haya suicidado. Parece que allí dijeron que la personalidad del susodicho no daba para eso. Yo me pregunto: ¿todavía hay analistas que creen que sólo se suicida un melancólico, un psicótico o una histérica brotada? Parece que desconocen que es bastante usual que la culpa superyoica (imagen involucrada mediante) genere este tipo de actings. Nadie está exento de matar o de matarse; y en el suicidio-neurótico está implicado absolutamente el tema de la imagen.  Y por otro lado, ¿cómo se puede conocer a un sujeto sin haberlo escuchado? ¿Desde dónde me autorizo a hablar de personalidad de alguien que ni siquiera escuché? ¿Eso es hacer psicoanálisis? Como ves, en todos lados se cuecen habas... Parecería que algunos analistas se quedaron en el siglo XVIII donde se medía la capacidad de homicidio de un prototipo humano por su intelectualidad o por su contextura física.  Bueno... Nada: el psicoanálisis no es una religión, así que la palabra la tiene siempre el analizante: el único Amo es la Muerte, que no me canso de llamarla Castración. Cordiales saludos, map.



ARTE:
Oswaldo Guayasamin
[Quito, 1919 / Baltimore, 1999]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores