Ir al contenido principal

Analista y Posición Femenina








Marcelo, gracias por todos los escritos de la blog, y sus videos. Son de gran utilidad para mi y el equipo clínico de formación donde nos formamos. Tenemos un par de dudas con respecto a dos puntos. Hemos leído en muchos escritos suyos –y también de otros autores- que el analista debe ocupar lugar de objeto, en su función. Esto también lo ha relacionado Lacan con el lugar femenino. Ahora: primera duda, por qué femenino? 
Acaso no es que la mujer no existe? Y lo femenino, qué quiere decir en el punto que el psicoanálisis no se lleva bien con la cuestión del género? Segundo, hay alguna vinculación al goce femenino, implicada en esta cuestión? Le queremos decir que al momento de escribirle estamos escuchando tangos de la letra de Don Horacio Ferrer, que nos parece gran poeta. Específicamente está sonando ahora Chiquilín de Bachín… 
Desde ya muchas gracias! Desde México: A. Lubo. / S. López. / N. Avila.



Hola, bueno, gracias por seguir mis posteos. Vayamos por partes. 

¿Por qué es necesario que el analista pueda ponerse en el lugar de objeto, lugar femenino -aunque no de La Mujer, que ya sabemos que no existe, ni de la Histérica que, al contrario, es el lugar fálico-? Porque, justamente, se trata de sostener el vacío. Vacío por donde recorrerá el discurso -y el fantasma- del analizante.  Si un analista está mal analizado o su neurosis le juega una mala pasada, entonces simplemente no puede escuchar. Porque escuchar, para el psicoanálisis, es leer. Y para que un analista produzca la lectura del texto del analizante, es necesario que resigne su ser. Que produzca su des-ser, que se incline hacia el texto sin prejuicios y -sobre todo- sin su fantasma de neurótico. 

Pongamos un ejemplo simple: un analizante histérica (de las que sabemos que piensan sólo en ellas, un poco a la inversa del obsesivo que -para pensar en él- debe pasar por la ofrenda hacia el otro) comenta en el análisis que debe darle una mala noticia a una amiga, o alguien que de algún modo le afecta, pero que esta persona se encuentra en estos momentos pasando por una situación de mucha angustia y mucho dolor por causas disímiles. Aún así -nos dice- ella está dispuesta a decir lo que piensa, es ansiosa, no puede esperar, y así la ruta narcisistica conocida. Si el analista que escucha esto no escucha (es decir: también es una histérica mal analizada que sólo piensa en ella y que nada le importa del mundo circundante), muy posiblemente responderá con un "ajá" o incluso ratificará sutilmente la posición del analizante. Implícitamente hasta en una identificación hecha y derecha. Ahora, si el analista escucha a partir de la posición de objeto (y no de falo), posiblemente interrogará. Por ejemplo podrá decir: "Y usted sabiendo que esta persona está pasando por una crisis, de todos modos ¿le aumentará el dolor con esa noticia? ¿No puede esperar un poco?"- O también, más sarcásticamente: "Claro, lo importante siempre es lo que usted necesita..."-  ¿Se entiende? El ejemplo es casi insípido pero creo que sirve para entender que la neurosis mal analizada del analista puede tener consecuencias para el analizante. En este ejemplo quizás alguien pueda argumentar: "Bueno, se trata de decir lo que uno piensa y el otro que se haga cargo" pero, al menos particularmente, creo que el cinismo (que muchas veces el analista mismo debe aplicar -Roberto Harari hablaba de maniobras c(l)inicas-) debe tener un contexto y una coherencia y no debemos perder algo a lo que siempre es prudente recurrir: la sensatez. Se trata, en última instancia, de que el analizante escuche su posición fálica, su infatuacion yoica y pueda castrarse por alguien que, según sus palabras, es importante para él. 

Lo mismo ocurriría, por dar otro ejemplo, con un analista un poco maníaco-obsesivo sin trabajar este aspecto; y un analizante que, por ejemplo, dice con toda normalidad que él recurre a lavarse los dientes diez veces por día. El analista en cuestión que escucha esto, bien puede considerarlo lógico y dejar pasar la acción sintomática. Es claro que siempre nuestro fantasma está presente y, por lo tanto, debemos ponernos de objeto –en blanco, en vacío- para poder atravesarlo y leer el texto con apertura pero precaución. De ahí que es imposible que el fantasma del analista no influya de algún modo en aspectos incluso menores. Si el analista nunca se lava los dientes –digamos- la enunciación del analizante la parecerá un disparate. Creo que no deberíamos interpretar, señalizar o puntuar desde ningún extremo/prejuicio. Y mucho menos desde nuestro historial. 



Seguramente muchas veces, cuando escuchamos el texto del analizante, hay cosas que nos parecerán exageradas o mínimas pero de eso se trata la Novela del Neurótico. Por eso cualquier Mito, cualquier Novela, no deja de ser un delirio, aunque sea del neurótico: mosquitos que transmiten hiv -como muchas veces nos reímos juntos con el analizante que lo enunció, vía sus miedos- o lo que sea... De hecho una simple fobia a los gatos o a la oscuridad, para nosotros puede resultarnos incoherente; pero ahi también radica la posición de objeto del analista.

Finalmente: femenino no tiene que ver con el género, por más que sociológicamente está aplicado así. Para Lacan femenino tiene diferentes localizaciones conceptuales, depende en qué contexto lo hallemos. El goce femenino no es el masoquismo femenino freudiano ni este ni áquel es la posición del analista; ni siquiera en este contexto podríamos decir que se refiere más la cuestión pasiva, más freudiana. Creo que aquí –ya que se trata de la relación transferencial- femenino aplica a objeto –a castración-, como en la posición platónica del Banquete, donde se trata de los amantes en juego.

Con respecto a Horacio Ferrer, sí claro: un gran poeta que en diciembre del año pasado se fue a volar con los pájaros perdidos… Chiquilín es un tema hermosísimo, siempre recuerdo ese verso que dice: “un seis de enero con la estrella del revés, y tres reyes gatos roban sus zapatos, uno izquierdo y el otro también”. Hay muchas versiones –la de Goyeneche es muy linda- pero les recomiendo si pueden conseguir la de Amelita Baltar (quien ha cantado con Piazzolla) junto a Fito Páez, interpretada en portugués.   

Cordiales saludos!  map

ARTE:
Luka Klikovac
[Serbia, 1988]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores