Ir al contenido principal

S. Freud: "Las histéricas sufren de reminiscencias."










Hola Marcelo, leyendo tu última entrada sobre el Olvido, recordaba un par de cosas. En principio algo que te escuche decir, citando a R.Harari, que el psicoanálisis es un tratamiento para olvidar, no para recordar. Decías que S.Freud nos dejó en claro que las histéricas sufren de reminiscencias, es decir: que los recuerdos nos hacen sufrir. Por otro lado, en paralelo a esto, pensaba también que se relaciona a lo que siempre comentás sobre el narcisismo y las cosas que hace un sujeto sólo por y para él, entre ellas, enamorarse. También me vino a la mente un recuerdo de un analizante que siempre me decía que ella estaba en análisis para trabajar los recuerdos malos... Creo que era una forma de expresarlo en positivo, el negativo sería el olvido, ¿verdad? Habías citado a Borges, y recordé también su famoso Funes, el memorioso. La atrocidad que nos produce no poder olvidar. Un cordial saludo de una colega que ya te había escrito hace unos años, desde la ciudad de las diagonales... Ma.E.F.




Hola María Elena. Sí, en Funes hay una frase del Maestro que dice algo así como: "sospecho que no era capaz de pensar, pensar es olvidar diferencias."  Siempre digo que el único fin de un análisis –quizás me ponga muy freudiano acá- es poder ayudar al analizante a procesar una pérdida. Es decir a cerrar un duelo, es decir, a olvidar. No necesariamente, obvio, es con los seres que nos afectaron, por divorcio o muerte, que es lo mismo... Por ejemplo, como decía el otro día en una clase, puede ser en olvidar que es abogado y ya no quiere serlo. Cuando Borges, en esa hermosa elegía bautizada 1964 -que yo postié hace años (psicocorreo.blogspot.com.ar/2009/07/partida.html)- escribió "Hoy sólo tienes la fiel memoria y los desiertos días. (...) no basta ser valiente para aprender el arte del olvido. Un símbolo, una rosa te desgarra y te puede matar una guitarra" creo que estaba siendo sencillamente freudiano. De repente uno se topa con algo (un dibujo, una dedicatoria, un lugar) y volvemos a encontrarnos con el olvido que no termina de ser.  Ya sabemos que, técnicamente hablando, la Serie empieza con el Falo. El duelo es siempre de dejar-de-ser(lo) para aceptar la falta-en-ser. 

Las posiciones fálico/castrado que nos enseño Freud y después con Lacan aprendimos mejor en el Seminario XX, marcan de algún modo lo que define una neurosis, de allí que la neurosis Lacan la coloca del lado Hombre, del lado Macho -más estrictamente hablando- es decir: del lado fálico. De allí que decía que "las mujeres pueden ser mejores analistas que los hombres, cuando no son las peores": porque el analista debe ocupar el lugar de objeto, no de falo, y suponemos que la mujer podría ocuparlo con mayor facilidad, cosa que en la vida cotidiana parece ser alrevés: los obsesivos se suelen quejar de ser objetos de mujeres fálicas todo el tiempo, claro que desconocen que así también ellos pueden ser su falo. De allí que esto no esta ni bien ni mal: así funciona el mundo. Un correo de un seguidor de esta Blog, que también se detuvo en el escrito sobre el Olvido, me decía: "...podría decir que olvido por protección". Exactamente es así: el olvido es una de las cinco manifestaciones freudianas de lo inconsciente, las otras son: el chiste, el fallido, el síntoma y obviamente el sueño. Cuando la defensa falla (y nunca es total) se produce la angustia.
.
(Recuerdo, a veces cuento, que mi padre pudo soportar dos años (afectado cardíacamente) con las bacterias y virus de un hospital (yendo y viniendo), pudo soportar adelgazar muchos kilos, pudo soportar los veranos con deshidrtación, hasta que por fín mejoró; todo esto a los ochenta años. Pudo incluso soportar ayudar a caminar a mi madre, llevarla al baño, levantarse a toda hora cuando ella lo pedía estando enferma y en los últimos meses, que él incluso pesaba casi menos que ella... Pero lo que no pudo soportar es su muerte y siete meses después falleció. El olvido no pudo, la angustia lo superó y murió de golpe del mismo síntoma por el cual tres años antes había entrado a un hospital: del corazón.)

Creo que ahora que escribo estas líneas pienso que deberíamos también procesar el duelo del analista. De allí que es imprescindible el control, para no posicionarse fálicamente ni comerse al analizante, y sobre todo para procesar la angustia de tener que dejarlos ir, si todo marcha bien, olvido mediante. Cordiales saludos, desde la ciudad que nunca duerme.

MAP
ARTE:
Patricio Gerding
[Argentina]
La dama del olvido soñando con tocar la luna
El sabio sol y la vigilante luna

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores