Ir al contenido principal

Pelicónicas. Miradas Desde el Film del Mundo.





Nueva Presentación del Libro
 PELICÓNICAS, Miradas desde el film del mundo
donde psicoanalistas, filósofos y escritores
colaboramos con epígrafes
en los Afiches de las películas;
Editado por la

Cátedra Salomone de Diseño Gráfico 
Facultad de Arquitectura y Urbanismo, U.B.A.
 conjuntamente con la
Cátedra de Psicología, Ética y Derechos Humanos
[J. J. Michel Fariña]
Facultad de Psicología,  U.B.A.
,
.
 Sábado 13 / DIC / 2014
21.00 hs
Alianza Francesa, sede Palermo.
Billingürst 1926, Buenos Aires.
Luego de un desengaño amoroso, Shakespeare conoce a una curiosa joven aristocrática, quien se presenta a sus audiciones vestida de hombre para poder interpretar un papel en la obra que él está escribiendo, lo cual estaba prohibido para las mujeres. El proceso de escritura se alimenta del proceso de enamoramiento de Shakespeare con la joven, apasionado y apasionante, que desvanece las fronteras entre realidad y ficción, entre su propia historia de amor y la tragedia que escribe, que no es otra que la historia de amor más famosa de todos los tiempos: Romeo y Julieta. ¿Es que acaso se puede escribir sin sentir, con una pluma que esté alejada del corazón?
- Irene Cambra Badii




 Autores: Nadia Melian, Luciana Ferraris
Docente Editor: Paula Rovele



La historia se resuelve allí. Cuando se nos presenta la mirada de ese hombre que ve la vacilación y descubre las arrugas por donde el amor no se sostiene en ella. Es un gesto sutil. Casi invisible. Pero que cambia para mí la lectura de los acontecimientos. Ya no será el hombre “generoso” que la salva de sí mismo enviándola a la civilización de un marido. Ya no será el hombre “melancólico” que cede la dama en la famosa despedida que conmovió al mundo femenino. Ya no será el hombre “sombrío” que elige al amigo para filosofar en lugar de amar. Los personajes conservan su tonalidad aún en la desesperación que anticipa el dolor de los recuerdos. Pero si no dejamos escapar ese pequeño detalle de una mirada que no reniega de lo que supo… entonces la despedida fue una elección.
 

– Alejandro Ariel




Autores: Mariano Fabeiro, Paloma Carballo
Docente Editor: Julieta Carbajosa

 La batalla entre Blance y Stanley es inmensa, y esta perfectamente expresada en unos diálogos fruto de la pluma cínica de Tennnessee Williams. Y todo lo que Blanche busca esta perfectamente resumido en la escena con el doctor tratandola con amabilidad. Eso es lo único que ella busca, amabilidad, con amabilidad la puedes llevar a donde quieras, pero Stanley no lo ve. El usa la violencia porque es la unica manera que encuentra de expresar sus sentimientos, la violencia y el sexo. Y la última línea de Blanche: “Siempre he dependido de la amabilidad de los extaños” resume perfectamente a un personaje solitario y triste.


Autores: Clara Saubidet, Candelaria Medrano
Docente Editor: Ariel Glaz
   [ peliconicas.catedrasalomone.com ]


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores