Ir al contenido principal

Lacan / El Medio Pollo: Historia de medio sujeto.







"Mi primer libro de lecturas empezaba con una historia titulada Historia de Medio Pollo. Era verdad, hablaba de eso (…) Lo que yo enseño desde que articulo algo del psicoanálisis podría muy bien llamarse Historia de medio sujeto."

[ Jacques Lacan, Seminario XVII, Clase 4 ]




Un hombre y una mujer que eran muy desgraciados. Sólo tenían un huevo para la cena. Lo cortaron en dos y lo pusieron a hervir. El hombre se comió su mitad pero la mujer no se comió la suya. La puso a incubar entre los volados de su blusa y nació un medio pollo.
Un día que Medio Pollo escarbaba en el estiércol, encontró una bolsa llena monedas de oro. Un ropavejero que pasaba por allí lo escuchó gritar de alegría por el hallazgo, entonces le quitó la bolsa. Medio Pollo no estaba dispuesto a quedarse de brazos cruzados siguió al hombre que se iba. En el camino, de repente, vio un enjambre de abejas. Las abejas le dijeron lo siguiente: 
.
- ¿Adónde vas Medio Pollito?

- Venid conmigo y lo sabréis.
- ¡Pero es que no podemos seguirte!
- Meteros en mi trasero y os llevaré.

Así sucedió con un perro, un zorro, un lobo, incluso con un río que atravesaron. El río se metió también en el trasero de Medio Pollo y llegaron a la casa del hombre. El medio pollo comenzó a reclamarle por su bolsa de monedas de oro. El hombre se lo explicó todo a su mujer. La mujer dijo que lo pusieran a dormir con el resto de las gallinas, el gallo se ocuparía del medio pollo al día siguiente. Cuando el gallo empezó a meterse con el medio pollo, viéndose este perdido, dijo: 
.
- ¡Zorro, zorro, sal de mi trasero o estoy perdido! El zorro salió y se comió al gallo y a las gallinas.
Al día siguiente, el hombre y la mujer escucharon al pollito seguir con sus reclamos y decidieron que sería el mulo quien lo ponga en su lugar. El mulo daba vueltas y pateaba. El pollito viéndose perdido una vez más dijo: 
- ¡Perro, perro, sal de mi trasero o estoy perdido! El perro salió y se puso a ladrar. Y el mulo rompió su cuerda y se marchó corriendo.
Al día siguiente, el pollito insistía por su bolsa de monedas de oro, por ello lo pusieron con los corderos para que lo apretujen, pero el pollito hizo salir al lobo.

- ¡Lobo, lobo, sal de mi trasero o estoy perdido! El lobo salió del trasero del pollito y se comió a todos los corderos.
Como el pollo no desistía con su reclamo, decidieron hacerlo dormir con ellos y apretarlo para ahogarlo. Pero el medio pollo gritó:
-¡Abejas, abejas, salid de mi trasero o estoy perdido! Las abejas salieron y empezaron a picar a aquellos pobres viejos que no siguieron mucho rato en la cama.

Viendo que el pollo no estaba dispuesto a dejarse vencer, pensaron cocinarlo en el horno. El pollo gritó una vez más:
.
- ¡Río, río, sal de mi trasero o estoy perdido!  El río salió, y regó el fuego y lo apagó.
El pollo no paró de gritar. Los viejos dijeron entonces: 
- ¡Pues ya está bien, dejémosle marchar entonces! Tiraron la bolsa por la ventana y dejaron marchar a Medio Pollo que se fue y se fue por los campos. Y ya no lo vieron nunca jamás.
.
 Yo pasé por el molino,
Me bebí un vaso de vino,
Me subí a la cola de un ratón,
Que era muy chillón,
¡Y colorín colorado,
Este cuento se ha acabado!"
.
El Medio Pollo, cuento popular.
Traducción del francés: 
Miquel Bassols

Dibujos:
Alejandro Aldehuela
Bipolar
Mujer Gallina
[España]

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores