Ir al contenido principal

Del goce-masoquista, de hacer cagadas y de tatuajes...










Contesto un par de mails relacionados con un mismo eje: goce, castración, fantasma, amor/duelo.








Respecto al goce-fantasma: Todo goce es masoquista, el problema con el goce no es gozar sino que el neurótico se hace gozar (por el Otro), de allí el fantasma fundamental que siempre es perverso. Todo es fantasmático porque, justamente, el Otro está barrado, por lo tanto el fantasma es básicamente eso: imaginario. Es para cada sujeto un modo de goce. La problemática clínica, y de ahí lo diferencial de un psicoanálisis, es que se trabaja con cada caso, con la delicada situación que conlleva. El analista no puede sostener un ideal: si un analizante desea estar con una pareja que lo/la maltrata, es un problema de la economía libidinal del sujeto. Obviamente se tratará de escuchar ese goce y de darle un sentido más ético; pero hay que evaluar muchas cuestiones, por ejemplo –como se dice habitualmente- si es peor el remedio que la enfermedad. Muchas parejas están juntas y no tienen relaciones sexuales, es la misma historieta. U otras se dicen “muy enamoradas” y cada uno, por su lado, ”hace la suya”: otra vez ante la cuestión del goce. Hay que escuchar dónde y por qué el analizante plantea la queja.



Respecto al fantasma del obsesivo y su “todo para el otro”: el neurótico confunde el Don (de amor) con la materialidad de los bienes. Por eso en ciertas tribus, para demostrar el placer de recibir a la tribu vecina, la primera tira al mar decenas de bienes. No se trata de los bienes. Ahora: el Don-de-Amor es un gesto. Y todo gesto conlleva un gasto; es decir: un acto. Si el obsesivo lo confunde mucho más fácil que la histérica (de ahí que la histérica detecta esto mucho más rápido), es porque prefiere engañarse para defenderse del deseo. Me explico: la analidad, típica del obsesivo, en su fase retentiva habla de esto: la inhibición, traducida a veces en no-poder-mover-los intestinos (es decir: en no poder cagar), es típica de quien no puede tomar la decisión del acto que conlleva el deseo ímplicito (un deseo-decidido). 
.
Recuerdo el siguiente caso: el sujeto estaba en una relación de más de diez años. Conoce a una persona y comienza a “movérsele el piso”. Unos meses después el tipo ya estaba en el horno. Ahora había que decidir: si quedarse con la pareja “vieja”, en un contexto donde encima habían comprado una casa hace poco y estaban afilando el lápiz para poder empezar a viajar, cosa que nunca pudieron hacer antes; o bien realizar el acto de deseo que se jugaba con la “nueva” persona. El problema es que todo acto genera angustia. (Del goce al deseo siempre se pasa no sin angustia.) La manifestación de este sujeto para tramitar la angustia, fue un síntoma de estreñimiento, es decir: de inhibición. Esto llevó a que el tercer día sin poder mover-los-intestinos, el sujeto deba colocarse supositorios. Pero fue en el momento que enunció, frente a su “vieja” pareja -y sin saber lo que decía hasta que lo dijo- la siguiente frase, que pudo evacuar: “Vos no sabés lo que es querer y no poder.”- Eso le sucedía: ganas de cagar tenía, pero no podía. Ganas de cagar(la). Ganas de ir a buscar su deseo con la posibilidad de cagarse una relación ya afianzada. Entonces, resumiendo: para el sujeto es mejor engañarse regalando que ir a buscar su deseo, castrándose.



Con respecto a tatuajes en situaciones de duelo. El amor no se puede inscribir en lo fisiológico del cuerpo, en el órgano piel. Es un engaño incluso pensar que la carne no morirá. Para sostener la vida (de un amor) son necesarios anudamientos lógicos estructurales. Esto no implica, obviamente, saberse mortal: si los sujetos entendiésemos que todo se termina, quizás sostendríamos las cosas de otra manera.
,
El sujeto recurre al estilete  cuando la palabra falla. Cuando lo simbólico se inscribe mal en la estructura, se lo trata de escribir en la piel. Esto sumado, como dijimos, a la negación de la muerte: Por eso el dicho dice: “mejor tatuarse; dura más y duele menos.”
,
(Y me estoy refiriendo expresamente a los tattoo que son efecto de una muerte: sea de pareja o la que sea. Otros se tatuarán por diversas razones, habrá que ver el caso por caso.)
,

Un tattoo para simbolizar un amor-eterno connota justamene la falla de lo simbólico. Y algo mucho más ominoso: el egoísmo. El amor-a-sí-mismo que el sujeto no pudo modificar: un tattoo es un acto auto-erótico. Con una sutil pero fundamental diferencia con la masturbación: la pulsión escópica (o invocante, da lo mismo) entra en juego en la relación con el semejante, es decir: la imagen. En la masturbación estoy aislado; con el tattoo pretendo hacer un lazo, comunicar algo: la pulsión cumple su cometido siempre en la fase pasiva: hacerse-ver. Lo paradójico (y aquí lo siniestro) que ese lazo ya estaba muerto. Al igual que ese elegante oxímoron llamado “cirugía estética”: hiero la piel para no herir mi Ego. La castración-en-lo-real no es la castración que al sujeto lo cite con la Ley (del deseo): la castración es simbólica y sobre el narcisismo. Lo mismo si una persona, en un grupo cualquiera o en determinada relación, decide abandonar (cortar/se) porque no se banca lo que sea. Es una castración en lo real, no en el narcisismo del sujeto. Por supuesto que si el deseo ya no se juega en la escena, eso es agua de otro pozo.
map
Dic/2014
ARTE:
Ilya Zomb

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores