Ir al contenido principal

Cultura, ciencia y psicoanálisis.










La cultura es un fenómeno esencialmente simbólico, una red de relaciones significantes en donde el organismo humano se constituye como sujeto. El orden simbólico y exterior al sujeto es el Otro respecto de él, el universo en el que éste último debe tomar su lugar. No hay sujeto antes y fuera de este orden; por el contrario, él es efecto de aquél, efecto de la palabra y del lenguaje.

(...)

La institución del Otro como sostén de la organización social posibilita la regulación del goce, indisociable de su inscripción en el campo simbólico. De esta forma el goce queda vinculado a la ética que, en todos los tiempos, se ha presentado como una reglamentación de la relación de los sujetos con el goce.

(...)

El discurso de la ciencia ha generalizado en el mundo actual el mandato de extraer y desechar todo aquello y todos aquellos que son considerados causa del malestar, es decir, de la falta de dominio sobre el goce. El ideal científico es el dominio pleno cuya figuración es la identificación del orden simbólico con el goce, en un mundo donde la falla habría desaparecido. Pero este poder absoluto de lo simbólico sin un límite real es la pesadilla de un "mundo feliz" donde la alteridad del deseo se ha eliminado y la subjetividad ha desaparecido completamente.

El psicoanalista, por el contrario, no pretende extraer nada porque sostiene que la extracción se dio en el comienzo. Algo fue extraído de entrada: el goce. Goce excluido del orden simbólico que constituye la causa de que este universo carezca de un funcionamiento "ideal". Goce que a pesar de todo -y del afán por el todo- estará siempre ahí. Imposible de ser extraído porque ya lo fue, pero aún presente pese a todo, frente a este goce la cultura no tiene otra alternativa que reconocer allí su rostro más verdadero.


El psicoanálisis considera que la humanidad no tiene nada de qué curarse, tiene más bien que reconocer su ser incurable. Sólo este reconocimiento puede hacer que este ser tome el lugar de causa válida para desear.

.
DANIEL GERBER
El Psicoanálisis en el malestar en la cultura.
Extracto de Capítulos: 
El Otro, la ley, el deseo 
Modernidad, civilización tecno-científica y lazo social. 
Ed. Lazos; Bs. As., 2006.
ARTE:
Sergio Aquindo
Argentina
La materia y la manera: Cuatro maneras de ser perezoso.
L´étranger.
Le petit carnet.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores