Ir al contenido principal

Algunos afectuosos correos... La reciprocidad musical.





Hola Marcelo. Soy estudiante de Mendoza y habitualmente sigo tu blog, es muy grato encontrar tus reflexiones para los que nos estamos iniciando en esta hermosa praxis. Mas que una consulta, mi intención era recomendarte un artista, historiador, poeta en el que he encontrado mucho psicoanálisis, probablemente lo conozcas, se llama Gabo Ferro, aca te dejo una canción de su penúltimo disco, La aguja tras la máscara, la canción se llama Lo que te da terror.


La respuesta más neurótica que puedo darte, es que no sé por qué la elegí, pero evidentemente también tiene que ver con este momento de mi vida. Cuando la escuché realmente me interpeló, sobre todo porque le venía dando vueltas al concepto de extimidad y me resonó algo de eso, además creo que andaba buscando sin saberlo un poeta como Gabo, un poco políticamente incorrecto como él dice que rompa un poco con los cánones de “lo bello” de la canción capitalista.



También me sorprendió ver en el blog el poema de Borges el olvido que seremos, es curioso llego a mis manos un libro con ese nombre, escrito por un colombiano llamado Héctor Abad Faciolince. Es una historia real donde el autor cuenta la vida de su padre, un medico ejemplar, comprometido con su tiempo, allá por los 80’ en Colombia. Éste médico es asesinado por sicarios en 1987 y su hijo lo encuentra tirado, moribundo en una calle de Medellín, cuando revisa sus bolsillos encuentra el manuscrito del poema, firmado por JLB. Sin dudarlo, adjudica el poema a Borges, pero un tiempo después comienza a dudar de la autoría y arranca la historia de un segundo libro editado por Alfaguara escrito justamente por un mendocino, aquí te dejo el link de la historia.


Si andas por Mendoza contáctate y además de tomar buenos vinos podemos organizar algo con el Instituto Oscar Masotta  del que soy participante acá. Un abrazo. Alejandro S.



Hola Marcelo,

Qué buena la entrada con los duetos...! yo conocía el tema con U2, One, también me parece fantástico... la intensidad de esa mujer...


Cariños, Mónica P.
ARTE:
Emilio Pettoruti
[La Plata, 1892 / Paris, 1971]
 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores