Ir al contenido principal

Amor y Muerte









Manuel Cruz es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona y director de la revista Barcelona Metrópolis. Ha escrito varios libros. Posteo aquí un fragmento de uno de ellos, de última aparición y fácil lectura. Intenta perfilar en él, algunos vínculos amorosos a lo largo de la historia; empezando en el primer capítulo con Platón y así pasando por Abelardo y Eloísa, Sartre y Simone de Beauvoir,  hasta llegar a Foucault. Intenta plantear la tesis que el amor ha sido condicionado a lo largo del tiempo en cada contexto sociocultural y que para re-inventarlo hay que re-inventar el mundo. 

Lo que él llama "la necesidad de amar" (con la disfuncionalidad emergente en el sujeto) suena a veces naif en su obra porque Cruz parece a veces ignorar que lo que menos necesita un sujeto es amar; sino que -al contrario- el amor lo toma inconsciente e inexorablemente. Nadie ama por necesidad; como -por otro lado- tampoco nadie come por necesidad. (Cabe una pregunta obvia para desbaratar esta creencia: ¿Qué necesidad tendría el sujeto de sufrir por amor? o, lo que es lo mismo, ¿Qué necesidad habría de amar si estando a merced de la soledad y del autoerotismo, alguien podría vivir mejor? o también: ¿Qué necesidad de amar a tal o cual persona en vez de a esta otra?)

El amor-a-sí-mismo, en todo caso, hace que caigamos en ciertos pensamientos naturalistas. De allí que el final de este párrafo que extraigo me parece interesante en el sentido de que no es más que "algo" de uno mismo lo que se pone en juego en el mecanismo amoroso, de allí el recurrente artilugio narcisístico.  Esto, creo, nos lleva a plantearnos cuánto de "pensar en el otro" está dispuesto el sujeto-amoroso a reparar, castración mediante. Recuerdo que Arthur Schopenhauer expresó que todo amor genuino es compasión, y todo amor que no sea compasión es egoísmo. Los límites siempre son difusos; Freud lo sabía.

map
[ casi noviembre del 2014 ]





Ortega, un autor inequívocamente influido por Nietzsche, tiene escrito "Amar una cosa es estar empeñado en que exista; no admitir, en lo que depende de uno, la posibilidad de un universo donde aquel objeto esté ausente", afirmación  que evoca la de Gabriel Marcel incluida como cita pórtico del presente libro (se recordará: "Amar a alguien es decirle: "tu no morirás nunca") y que a continuación él mismo comenta en términos aún más interesantes: "Pero nótese que esto viene a ser lo mismo que estarle continuamente dando vida, en lo que de nosotros depende, intencionalmente. Amar es vivificación perenne, creación y conservación intencional de lo amado."

Sin embargo, alguien capaz de pensar con esta hondura acerca de la naturaleza del amor, retrocede a la hora de analizar experiencias amorosas de indudable calado, como la constituida por el anhelo que experimentan los amantes de que su pasión sea eterna, desdeñando, según vimos, su importancia y dando la impresión de ser ciego para percibir lo que ahí se encuentra en juego (y que al propio Platón no se le había escapado). Envite que lo expresaba con hermosas palabras, Catulo a Claudia: "Nunca, nunca podré concebir un amor capaz de prever su propio fin. El amor es en sí eternidad. El amor es, en cada instante de su vida, el tiempo todo, el único atisbo que se nos permite de la esencia de la eternidad.”

(...)

Lo que deja todo esto en evidencia, no es una mera paradoja epistemológica, o una simple inconsistencia discursiva. Si únicamente de eso se tratara, la situación descrita no nos interpelaría con tanta fuerza, con tan profunda violencia. La razón última por la que, por decirlo a la manera de Proust, cuando estamos enamorados somos incapaces de actuar como adecuados predecesores de las personas en las que nos convertiremos cuando dejamos de estar enamorados, o nos removemos inquietos al tener que evocar un amor anterior, se relaciona, como no podía ser de otra manera, con una dimensión estructural de nuestra propia identidad. Porque si nos aterra imaginar un futuro sin la visión del sonido o de las voces que amamos, es porque intuimos que tales pérdidas construyen la cifra, el signo, de una pérdida que se encuentra en el límite de lo que nos sentimos en condiciones de soportar. Se trata de dolor mucho más cruel, y es el dolor de no experimentar dolor, de sentirse indiferente hacia aquello que, por otro lado, no podemos olvidar que marcó a fuego nuestras vidas. Caemos entonces en la cuenta de que lo que realmente habríamos perdido en el camino es algo de nosotros mismos.

Manuel Cruz
Amo, luego existo. Los filósofos y el amor

Capítulo 5: "¿Cómo puedes ser tan egoísta?

Nietzsche y Lou Andreas-Salomé: vivir en un edificio cuarteado.

Editorial EUdeBA. Buenos Aires, 2013
ARTE:
Claudio P. Souza
Brasil 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores