Ir al contenido principal

Dali, ¿es o no Dalí?









¿Quién es Dalí?

Podemos comenzar el análisis de este dicho diciendo, justamente como diría Freud, que el primer Dalí representa el yo actual, y el segundo, el yo ideal.  Lo que Dalí hace con la construcción de esta frase es algo que bordea con gran sutilidad los límites del engaño y la mentira. Lo que quiero decir es que él disfruta muchísimo con la elaboración de estas veleidades, con los dobleces de estos decires de los que es, a un mismo tiempo, esclavo y señor, objeto y sujeto de su propia grandeza artística y espiritual.

Él es en el mismo ámbito de la creación artística el creador y el objeto creado. En esta dialéctica él es el que crea y el que se-crea, creando y re-creando-se a sí mismo, duplicándose todo el tiempo con la palabra que devora y se devora, como la serpiente Aurobora de los hindúes, que gira sobre sí misma para  hincar los dientes en su propia cola y tragarse a sí misma. En fin, él cree ser un Dalí que no es. Solamente por eso podríamos decir que está loco: porque está convencido de que es DALI, cuando en realidad es simplemente  Dalí[1].

Con la construcción de este decir Dalí (como sujeto de lo que dice y no sabe que dice y no sabe qué dice) queda totalmente elidido y alejado de sí mismo, del decir que lo atraviesa y constituye.  Porque entre Dalí y Dalí hay un abismo en el que, como si fueran costas de un ancho mar, flota alocadamente y a la deriva la idea de “creer ser lo que no es”; pero la verdadera locura no está allí, precisamente, sino en este giro identificatorio al significante de su propio nombre, con el que se nombra y se llama, como una forma de invocar al alter ego con el ego, en este “creer no–ser lo que realmente es”. Para el segundo Dalí, lo descabellado es que el primer Dalí “crea ser DALI”, mientras que lo correcto, para él, es creer que Dalí no es DALI.

Por eso nos preguntamos: ¿qué dicho es más delirante de los dos? ¿Qué decir es más irracional? ¿El del primer Dalí o el del segundo? ¿Que el primer Dalí crea que es el segundo o que el segundo crea que no es el primero?

El segundo DALI dice que el primer Dalí es un loco, porque piensa que ES él, alguien que no es –aquí está el primer giro-; pero lo delirante es que este segundo DALI crea, de verdad, que esté plenamente convencido de que el primer Dalí  NO–ES quien realmente ES, o sea,  él mismo.

De esto surge la siguiente estructura:


                        Dalí.....................(es).........................Dalí                        
Dalí..(es un loco que se cree que es)..Dalí.
 Dalí...................(no es).......................Dalí



.

.

Comencemos por lo primero: Dalí no es Dalí. En cambio, por ejemplo, Maradona sí es Maradona. “Es el que Es”, como el bíblico Jehová.

Si tomamos como parámetro de comparación al jugador argentino en función de aquellas gloriosas y tan controvertidas frases que tanto hemos analizado en nuestro libro (recordamos, El Nombre de DIOS, del cual tanto nos hemos explayado en otro lugar de este blog)  podríamos decir que, Maradona no es un loco que, como Dalí, cree ser alguien que, en realidad, no es. Por el contrario, Maradona sabe perfectamente que es Maradona y sabe quién es Maradona, y lo que representa para los hinchas en todo el mundo. Y por cierto, lo sabe muy bien. Por otro lado y siguiendo la misma idea, lo mismo  podríamos decir que pasa con el Hijo de Dios; Jesús sabe perfectamente que es El Cristo resucitado. Porque Jeshúa es “Jeshucristo”.

Por esa razón, podríamos agregar en función de esto que acabamos de decir una vuelta más sorprendente aún y decirlo así:

Dalí no se hace el loco; “Dalí es un loco que se hace el Dalí”.

¿Quién podría acaso no decir que este trazo esquizoide en el discurso delirante de Dalí no es lo más pintoresco que hayamos podido ver de su rasgo y personalidad?

Es indudable que lo mas atractivo de la genial locura del pintor tiene que ver con el círculo y la metáfora de la eternidad, con esa la figura geométrica identificada, desde la más remota antigüedad, con la divinidad y la perfección. Lo que hay de “loco” en su discurso es este aspecto que en él se identifica con la eternidad, manifiesta en la circularidad y la omnipresencia que encuentra en saberse o sentirse o ser Dios –para él mismo-; con el orden aparentemente caótico de lo que es al voleo, con lo que gira de un lado a otro con control.

La famosa locura “Daliniana” ya está implícita en esta articulación ser–no–ser. En este saberse mortal y, por otro lado, creerse Dios. Por esta particularidad de esta personalidad escindida, por la palabra que lo parte y atraviesa, es que permanece suspendido en esta oscilación de “saberse y-no saberse” dividido. Porque, acaso, ¿no es el mismo decir el que lo aparta y lo enajena de su propia mismidad?

Dalí se agranda, se potencia y se proyecta mentalmente al cuadrado cuando se encuentra cara a cara con Dali, ese “otro” de él mismo, que lo duplica, que todo el tiempo le dobla el sentido de lo que es y no es. En fin, que lo convierte en alguien que, decididamente, es y al mismo tiempo no es, y que, por otro lado, vive siendo lo que no es, y deseando ser lo que nunca será.





[1] Las mayúsculas en contraposición con las minúsculas de su nombre permiten entender más fácilmente lo que unas líneas atrás dijimos sobre la idealización que él mismo hace de su propia persona.


Hugo Cuccarese
Dalí, ¿es o no es Dalí?
hugorioalba.blogspot.com.ar

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores