Ir al contenido principal

Mundial de Fútbol / Disquisiciones






Como todo evento de masas, un campeonato mundial de fútbol puede ser objeto de críticas que denuncian su utilización política, sus efectos de distracción y anestesia. Cuando los equipos representan países, es una facilidad confundir sus éxitos –o sus fracasos- con los del Estado al que representan. Se dice, con razón, que la triunfante exaltación de la masa vela las miserias que sangran detrás del enorme negocio, a menudo perjudicial a los pueblos, o las atrocidades de las dictaduras. Los juegos olímpicos de Berlín en 1936, y el campeonato mundial de fútbol que tuvo sede en Buenos Aires en 1978, son ejemplos paradigmáticos de cómo el deporte puede ser la continuación de la política por otros medios.

Esta crítica, sin embargo, no deja de ser también ella misma una facilidad. No soy de los que piensan que los pueblos nunca se equivocan, pero estimo que las minorías "ilustradas" pueden ser tan falibles como las "ignorantes" mayorías. No alcanza con sostener un punto de vista opuesto al de la masa para tener una mayor lucidez. Ciertamente muchas personas que celebran los espectáculos deportivos no ignoran las miserias de la sociedad en la que viven dado que ellas mismas las padecen, y por lo general las viven de un modo mucho más carnal que la intelectualidad que las llama al despertar. El fútbol es una ilusión consoladora. También las drogas. También el sexo. Pero también el arte en todas sus formas. Y nuestras teorías políticas y filosóficas no están exentas de ese destino de arrullo. Si Martín Fierro dice que con el cantar se consuela el hombre desvelado por una pena extraordinaria, hallaremos en ese "cantar" todas las producciones de la civilización. Ya Freud notó que la vida no se soporta sin muletas, y no hay ilusión más cándida que la del que cree que vive sin ilusiones.

¿Qué es lo fascinante de la hazaña deportiva? ¿Acaso sus connotaciones sexuales, que no escapan al saber popular? No es difícil percibir, por otra parte, que un deporte como el fútbol es una versión sublimada de la guerra. En ocasiones, no tan sublimada. El goleador, o el arquero que ataja un penal, son llamados "héroes". La antigüedad aclamaba a generales triunfantes o a gladiadores. En una época pretendidamente más civilizada, la confrontación deportiva es la arena en la que los "combatientes" miden fuerzas. El gesto extremo del jugador que entrega su máximo esfuerzo parece transmitirnos el mensaje que coincide con un conocido slogan deportivo: "nada es imposible". La literatura tiene un nombre para eso y es el del género épico. Hay que decir que es un género masculino por excelencia, dado que el goce que está en juego en él es el goce de la transgresión cuyo paradigma encontramos en el seminario maldito de Lacan, La ética del psicoanálisis. Es el goce de haber alcanzado –y pasado- la meta, de haber ido más allá de los límites. Y sólo quien tiene la inscripción del límite puede extralimitarse. Borges ha señalado que ese género entró en decadencia en el siglo XX. No sin razón, el escritor siempre notó que la era post-paterna se caracteriza por el gusto del fracaso y el descreimiento en la victoria: "…no podemos creer de verdad en la felicidad y en el triunfo. Y quizás ésta sea una de las miserias de nuestro tiempo. Me figuro que Kafka sentía prácticamente lo mismo cuando deseaba que sus libros fueran destruidos: en realidad quería escribir un libro feliz y victorioso, y se daba cuenta de que le era imposible". Borges piensa que, en realidad, las personas están sedientas de épica, de creer que a veces lo que parece imposible puede llegar a ser alcanzado. Observa que el género épico, desaparecido de la literatura, ha sobrevivido en el cine de Hollywood. Sólo ahí, y en el deporte, puede hallarse una valoración de lo masculino que no sea impugnable por el discurso de la corrección política.

Marcelo Barros
Acerca del mundial de fútbol
Gracias Marcelo por compartir tus Disquisiciones
con los lectores de PsicoCorreo.

ARTE:
Mural en Tepantitla, 
complejo de Teotihuacan


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores