Ir al contenido principal

Hacer el amor: hacia el cuerpo del otro. Gérard Pommier.














En las Conferencias de introducción al psicoanalisis, Freud remarca que "las primeras fobias de situación de los niños son la fobia a la oscuridad y a la soledad". La fobia nace de noche en ausencia del reflejo o cuando falta el eco de una palabra -que también, a su manera, refleja-: "Hay más luz cuando alguien habla" (Freud, Conferencias.., T xvi).  Desde que no tiene el apoyo de la visión, el niño puede temer que la oscuridad lo absorba y que él devenga lo que siempre le ha demandado su madre: el objeto de ella, su falo. Esta es la primera consecuencia de la angustia de castración materna. La oscuridad y la soledad nos enfrentan al vacío del Otro y, en estas circunstancias angustiantes, comienzan las practicas masturbatorias: el onanismo descarga la omnipresencia de este incesto latente. (La fobia de la soledad trata de evitar la tentación de la masturbación solitaria, Freud: Inhibicion, sintoma y angustia.) El temor de la oscuridad tiene la extraña consecuencia de provocar la erección y la masturbación. Podría decirse que la imperiosa erogeneidad del pene o del clítoris se impone para afirmar que el cuerpo no es el falo. La masturbación es un movimiento de Resistencia y de protesta. El cuerpo dice "no" jugando la parte contra el todo, emprendiendo, de alguna manera, una lucha del pene contra el falo. Es una manera de decir: "No, yo no soy tu falo, puesto que tengo un pene". El goce angustiado que resulta de la masturbación no alivia nada pues a la descarga sobreviene de inmediato la amenaza de una recaída en la nada de una identificación fálica, de tal suerte que la masturbación debe recomenzar casi inmediatamente. A veces desenfrenada, la excitación solitaria llega a ser asi una modalidad de la supervivencia. Masturbarse es más precisamente masturbar al doble de uno, otro si mismo atrapado en el reflejo, con lo cual la copulación engendra la caida en el abismo.  El cuerpo se debate contra si mismo en una suerte de masturbación del doble que lucha contra la aniquilación. Su excitación quería oponerse a la caída en el espejo. Este frenesí del onanismo, a veces, continúa siendo un hábito en el adulto y puede prolongarse en la mastrubación ante el espejo o en masturbaciones de a dos que pasan por un modo de hacer el amor. La potencia de ese alivio masturbatorio, que no tiene explicación en ninguna necesidad genital, precede de lejos el erotismo y exige un esclarecimiento.
-
(...)
 .
.
La pulsión enloquece al cuerpo y lo impulsa hasta el desborde masturbatorio, pero esta actividad la déjà siempre insatisfecha. ¿Cómo va a poder aliviarse, negarse a si misma, hacer algo para calmarse? Entre sus destinos posibles, tratará de apoderarse de otro cuerpo a falta del propio.
 .
(...)
 .
El amor se perfila desde el primer momento de la pulsión de dominación cuando un sujeto se despoja de si mismo a favor de la persona a la que toma. Por efecto de esta inversión de posiciones, el objeto se subjetiva y el amor puede instalarse en su falta. Avatar de la libido, el amor se presenta primero como ese destino de la pulsion que se apodera del cuerpo del otro. (...) El amor por alguien pone en el mismo saco y metamorfosea el dominio de la voz, de la mirada, de la piel, etc.
 -
(...)
 .
El prójimo, de quien nuestras pulsiones esperan un desahogo, nos es disimétrico: es más grande que nosotros, encarna un "yo ideal". Más grande, más bello, nos imanta y lo amamos, mientras no lo execremos para exorcizar su dominacion. Un aurea alucinatoria nimba a la persona amada a causa de ese tránsito de la pulsion. ¿Quién no conoce esa dimension irreal del amor, tan enceguecedora que metamorfosea al amado/a hasta volverlo irreconocible, por lo menos mientras dure la pasión?
 .
-
Gérard Pommier
¿Qué quiere decir "hacer" el amor?
Extracto del Cap. 2
Ediciones Paidós, Bs. As. 2012
ARTE:
Igor Morski
Poznan

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores