Ir al contenido principal

Dora Maar & Pablo Picasso & Jacques Lacan












Dora Maar nació en París en 1907. Creció en Argentina. Tuvo una relación con Pablo Picasso relación la cual toda la familia puso oposición.
Estudió en la Academie Lothe donde conoció a Henri Cartier-Bresson, un año más joven que ella y que aún no se había convertido en uno de los mejores fotógrafos.

Picasso ironizaba sobre la actividad fotográfica de Dora. Ésta no estaba del todo satisfecha con la enseñanza de la Academie Lothe. Así que, más tarde, siguiendo el consejo de Marcel Zahar siguió sus estudios de fotografía matriculándose en “L’École de Photographie de la Ville de Paris”. Para poder revelar sus fotografías ella daba clases a Pierre Kéfer, a cambio él le dejaba usar el taller.

La formación de Dora pasa principalmente por la búsqueda de mentores. El único consejo que le dio Man Ray fue “el efecto desenfocado”. Fue entonces cuando conoció a Brassai con quien mantendría una larga amistad. Dora fotografió el proceso de composición del Guernica.

Fue íntima amiga de André,  Jaques Breton, Paul Éluard y Nusch Éluard.

 En 1945 a Picasso ya no le interesaba Dora y ella empezó a mostrar un comportamiento extraño y paranoico: un día comentó a Picasso que le habían robado a su perrito y lo encontraron andando por los muelles; en otra ocasión dijo que le habían robado la bicicleta y más tarde la encontraron intacta; una vez la encontraron desnuda en las escaleras de su casa para consternación de un séquito nupcial; tuvo un ataque histérico en un cine.
Fue ingresada en el hospital de Sainte-Anne. Le aplicaron electroshock y fue  Paul Éluard quien dijo a Picasso que la sacara de allí.
En su testamento Maar dejó todos sus bienes a su padre y a un monje. Sus bienes se componían de 130 Picassos y la mayoría de sus fotografías.

FUENTE: 
www.wikipedia.org




 Dicen que Dora habría declarado: “Después de Picasso, sólo dios".

Cuando entró en la fase mística, se encerró y murió en 1997, veinticinco años después que Picasso. 

En su artículo “Picasso’s Erotic Code” de Mayo del 2011, John Richardson -que a entender de muchos es el mejor biográfo de Picasso- escribió: 

“En cuanto a la manía mística que le entró a Dora después de su separación, Picasso nos dijo que siempre había tenido una vena mística y oculta (…) La fanática recuperación del catolicismo como consecuencia de su crisis de 1947 había sido la salvación para Dora. Jacques Lacan se hizo cargo de su caso a instancias de Picasso, y al parecer utilizó ese fanatismo a modo de puente para retornar a la cordura. A efectos prácticos, Dora estaba ya completamente curada”.

  En "La novela de Lacan", Jorge Baños Orellana relata los aconteceres entre Dora Maar, Picasso y Lacan; y en el Seminario Lacan y los surrealistas, Baños Orellana escribe:

"Se insiste con que, sin el surrealismo, el psicoanálisis lacaniano nunca habría llegado a ser lo que es. De acuerdo, ¿pero hasta qué punto y de qué surrealismo estamos hablando? Porque las divisiones internas del surrealismo son su marca de nacimiento. Al respecto, Jacques Lacan conservaba la amistad con Breton aunque almorzaba regularmente con Bataille; se citaba con Dalí aunque era de la corte de Picasso; recomendaba a Caillois aunque también lo fustigaba; sacaba partido de la antropología fantasmal de Leiris aunque parecía más próximo a Lévi-Strauss; se inspiraba en textos automáticos aunque también señalaba su miseria; y es tan cierto que participó de la reclusión psiquiátrica de Artaud como que fue él quien rescató a Dora Maar de los electrochoques de la clínica Sainte-Anne."

MAP


ARTE:
Pablo Picasso
The yellow shirt (Dora Maar), 1939
Dora Maar mit grünen Fingernägeln, 1936


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores