Ir al contenido principal

Carta de Lector / El fantasma que lee...















Marcelo: agradecerle sus posteos; sigo su Blog desde hace años… No estoy en el campo “psi” sino en el campo de las letras; pero cada vez me intereso más por el psicoanálisis. Quería felicitarlo por el posteo de “el gatito de mi vecina”. Tan breve pero tan metafórico en todo. No sólo en el concepto de proyección psicoanalítica; sino incluso en lo metadiscursivo que se desprende de sus líneas… Y ese paréntesis donde creo que está todo el núcleo del escrito, más allá de que a uno le quedan ganas de conocer a su vecina, porque también nos está hablando de ella, de que en realidad es a ella a quien espera… Y de paso le comento que acabo de leer su posteo sobre linchamientos…  No soy de su país pero entiendo y concuerdo perfectamente lo que expresa. El narcisismo  enceguece; y hay gente que para mostrarse abierta o democrática o pluralista, es capaz de atacar hasta los que pisan el cantero o tiran papelitos en la vía pública, como usted dice, y después levantan la bandera en pro de la violencia y de la muerte. Es que ahí le tocan la propiedad privada y el egoísmo surge desde lo más íntimo... Lo que sucede también, como usted bien dice, que esto es un discurso alienante, partidario más que político, y la gente cae en contradicciones absurdas. Y lo peor es encontrar que este discurso está presente en gente de nuestro entorno; porque allí es más doloroso aún. Gracias nuevamente, ¡un placer leerlo!  L. A. Quintana, Montevideo, UY.

Gracias por tus palabras, Luis. Referido al posteo “el gatito…”, un analizante que lo leyó esta semana me dijo lo mismo que vos; creo que algo asi como “me intriga lo linda que debe ser tu vecina”, jeje: en fin, es el fantsama de en cada uno lee o escucha o dice...  (No olvidemos que la literatura es ficción. Tampoco yo soy tannn así como describo, je). También es cierto lo que decís del parentesis: mi intención fue poner la fuerza allí más que en la proyección.

Con respecto a lo otro, ya dijimos bastante. Sólo mencionar la pena de pensar que quienes dicen defender al país, siguen pensando en hacerlo con violencia, como si la violencia no hubiese quebrado a la sociedad durante decenas de años de dictadura y como si la Ley fuese una sinrazón. (A la sociedad y al mundo todo.) Ya se sabe que no hay cultura sin barbarie, pero eso no implica que no podamos soñar -y tratar de construir- una sociedad mejor. Lo horroroso -porque no se me ocurre mejor adjetivación- es que haya gente que pone el grito en el cielo si alguien pisa el césped de una plaza, pero ellos mismos defiendan matar a humanos cuando le tocan su bolsillo... Es loquísimo como uno escucha estos avales a los linchamientos de gente que está en áreas humanísticas o médicas -y no sólo como decis, gente del entorno inmediato-; los mismos médicos que parecen desconocer que laburan para la vida: los mismos que después van a terminar atendiendo en Guardia a estos mismos ciudadanos linchados. En fin: no hay oficio que garantice el goce narcísico del fantasma del sujeto. Cordiales saludos, map


ARTE:
Vuelo de fractales
Parvadas de aves sincronizadas
Dinamarca.



Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores