Ir al contenido principal

La mentira del neurótico: su YO.













Estimado Marcelo: Gracias por tus videos y cuelgues en blog; me ayudan muchísimo. Soy de Ecuador: si bien aquí hay psicoanálisis, es muy ecléctico y son poco claro en algunos conceptos en las exposiciones. Leyendo un cuelgue de tu blog de hace un año sobre narcisismo, y relacionándolo con otros escritos tuyos; pensaba –y quería preguntarte- qué ocurre con los sujetos que toleran demasiado (pongamos lo oblativo del obsesivo) con respecto a su narcisismo. Quiero decir: ¿tan grande puede ser la necesidad de ser amado como para soportarlo todo? Creo que sí, pero igual me gustaría te puedas expandir un poco sobre esto. Gracias nuevamente. Ma. K. O.



 
Hola María. Gracias por tus elogios. Mirá; no sé si hay mucho que decir en torno a la famosa oblatividad del obsesivo o a la potencial amable tendencia del neurótico a la tolerancia incondicional. Y no hay mucho porque no hay tal. Quiero decir: nadie hace nada sino por una “recompensa” narcisista. No hay castración sin un goce concomitante.


Se escucha a veces que el neurótico dice “no me importa”, cierto; pero hay que pensar que nadie es un angelito del cielo que puede tolerar estoicamente cualquier acto del otro. Se escucha que los mismos sujetos que enuncian “me da lo mismo que mi pareja vaya a las fiestas con sus amigas” o frases parecidas; terminan ellos mismos -muchas veces- chateando a las dos de la mañana a escondidas de sus mismas parejas buscando una recompensa equidistante; o en un Casino o en cualquier otra adicción.


Ningún sujeto se castra sino es por otro goce. Por lo tanto no existe el “me da lo mismo” o el “no me importa”. No al menos sinceramente; el sujeto se miente cuando lo enuncia.  Si un sujeto dice “no me importa…” y después se come una heladera en dos horas; entonces sí le importa. Eso no es castración. El tema es que el sujeto (se) lo dice (al otro) porque no quiere perder(lo); sin saber que igual algo perderá. O lo enuncia porque no tiene “tela” para sostener la escena de otro modo.


Estamos también, me parece, en el contexto del principio del placer que, como sabemos, es el del displacer: alguien que sólo besó sin estar enamorado; no puede percibir que se siente besar cuando el amor lo toma; alguien que nunca fumó un cigarrillo no puede saber que goce hay cuando otro sujeto enciende uno. Alguien que se conforma ha llegado a un punto de placer límite y no conoce más que eso. Obviamente que puede añorar otro goce; que supone que hay un goce mejor; pero elige el status quo: conserva lo que hay para no perder. Lo oblativo habla de esto: de no poder dejar de ser el falo.  La necesidad de ser amado del sujeto es tan grande como su narcisismo que –para ser amado- pretende aceptar sin aceptar: porque en el fondo –como dijimos- no puede castrarse, sólo mentirse.Y si alguien (se) miente es porque la verdad es demasiado peligrosa (para su YO) como para aceptarla.   Pero hay que acotar algo más: el YO está construido sobre una mentira.  Cordiales saludos, map.


ARTE:
Ana Ma. Méndez Salgado
Colombia / Australia




Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores