Ir al contenido principal

Enamoramiento y Duelo










Hola Marcelo. Primero que nada, gracias por tus posts, me han ayudado muchísimo a ampliar mi comprensión del psicoanálisis, de verdad, gracias. Bueno, el post que leí se llama "¿Microeconomía del amor?" . Allí hablas sobre esa demanda constante de amor al que estamos sujetos, y también sobre lo difícil que es elaborar un duelo-amoroso, ya que el yo del enamorado está revuelto y perdido en el del objeto. Mi pregunta es: ¿si el psicoanálisis busca darle palos al yo, cómo podría elaborar un duelo-amoroso el enamorado en análisis, si su yo ya está "chiquito" (por decir así), ¿aún hace falta que como analistas le apaleemos el yo? Tengo entendido que uno puede estar bien "teniendola mas chiquita", y que en análisis uno aprende a sacrificar algo de narcisismo para tener algo mejor, pero ¿cómo podría dirigirse "la cura" en un análisis si el analizado(a) ya "la tiene chiquita" en relación a su objeto de amor? Saludos desde México. Neil Vizuett.






Hola Neil. Bueno aprovecho a postear tu correo porque es muy interesante tu pregunta ya que suele caerse en esa disyuntiva intelectual. Es que, justamente,  hay una cierta aporía, que se vislumbra de considerar que el Yo del Amado en duelo esta chiquito porque el amante "se lo ha llevado" por decirlo así y según entiendo interpretas de este párrafo que cito de mi escrito:

No hace falta citar aquí a todos los filósofos y poetas que han versado sobre la figura de lo Amoroso (desde “El Banquete” hasta J.Derridá o M.Foucault, pasando por Shakespeare, Lorca, Whitman o Neruda); pero sería bueno recordar a un semiólogo, Roland Barthes , cuando en su maravilloso “ Fragmentos de un discurso amoroso ”, nos recuerda que el enamorado opera “sin redes”. Pensemos que en inglés “fall in love” es bien significante: el sujeto ha caído, no tiene garantías. Como diría Rusbrock “todo mi yo es sacado ”. O, en palabras de Freud, “...la mayor parte de la libido se encuentra transferida al objeto y este último toma, en cierta medida, el lugar del yo.” Es por ello, entre paréntesis, que es tan difícil elaborar un duelo-amoroso. Siendo así: siendo que yo no soy yo; siendo que no sé ni lo que digo ni lo que hago o soy capaz de hacer: ¿cómo podría estar preparado con un arsenal de axiomas y premisas? ¿Cómo si, en última instancia, lo inclasificable, lo imprevisible, lo a veces patético, las imágenes que llegarán a mí; superan un real y me hacen entrar en la locura misma? ¿O acaso nunca escuchamos decir  “son el uno para el otro”? ¿O acaso el enamorado no debe estar un poquito loco y, a la vez, incorporado a la locura de su amante?

Bien: si bien en el enamoramiento los sujetos "transfieren deseo" y sus yoes están alienados, el trabajo del duelo es difícil, justamente, porque el sujeto en duelo no puede aceptar esa pérdida agalmática (real) cuando se retira el objeto (imaginario). Es decir, que como siempre, se trata de aceptar la propia castración, de aceptar que uno no es ya imprescindible para el otro, que uno no es todo para el otro. De ahí que las personas con patologías celosas graves, están neuróticamente ancladas en ser el falo y no pueden ni siquiera pensar que la pareja pueda tener amigos o compañeros de trabajo. En síntesis: el duelo por el falo es el verdadero trabajo de duelo que -no solo los que sufren por ruptura amorosa- sino todos los analizantes deben recorrer. Lo que suele sorprender en el trabajo de duelo es que con el tiempo ya nos extraña no extrañar. Como se ve siempre se trata de un conflicto con el narcisismo. Cordiales saludos, marcelo pérez.

ARTE:
Gustav Klimt

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores