Ir al contenido principal

Sujeto y Corte / El fallido y el verdadero sujeto.













Cuando al hablar de inhibición nos referimos a una función corporal, abrimos el
ámbito de la acción. Muy amplio por cierto. Propongo desplegar el concepto de acto
y marcar luego, brevemente otra clínica a partir de lo que se denomina “hacer”,
presente en nociones como “saber-hacer”.
[...] hablamos de acto cuando una acción tiene el carácter de una
manifestación significante en la que se inscribe lo que se podría llamar el
estado del deseo. (1)

Otra trascripción dice: “podríamos llamar la desviación (écart) del deseo”. Se
desprende que, si bien lo captamos en el plano motor, si hay un sujeto representado
y no es sólo un automatismo, los fenómenos que muestran son tributarios del
lenguaje. Pensamientos inconscientes, del deseo. Por esto, representan al sujeto,
pero no de cualquier manera, lo hacen ante otro significante que pueda
interpretarlos; cuenta en ello no sólo lo enunciado, sino fundamentalmente el lugar
de su enunciación.

Un ejemplo son los actos fallidos, cuando era esperable su realización en forma
correcta en la habitualidad de tal persona, por eso no se trata de errores. Cuando
surgen, sorprenden incluso a su ejecutor y, llegado el caso, pueden avergonzar,
irritar, aún tornar perplejo ante el modo incómodo en que lo deja. La diferencia de
traducción citada pone de manifiesto que no toda acción es portadora de un deseo
inconsciente, además, que cuando éste participa provoca un desvío en la misma.
Por eso continúa Lacan en su Seminario 10 de donde tomara la cita:
Un acto es una acción, digamos, en tanto que en ella se manifiesta el
deseo mismo que habría estado destinado a inhibirla. (2)

Lo cual marca su efecto en el carácter fallido de todo acto. Sucede así porque
repite las condiciones originarias del mismo, mostrando el reencuentro imposible de
tales condiciones, al ser tomado en la búsqueda del deseo.

En varios de los ejemplos de Psicopatología de la vida cotidiana queda clara la
sorpresa del realizador de tales actos fallidos. Si lo expresamos en términos de lo
que sabía sobre sí mismo, surge, a través del acto, algo de lo que no quería saber,
provocando un efecto de desacomodo al yo al mostrarle tal desconocimiento. Al
respecto, Freud cita a la dama que se sorprende por las reacciones que provoca en
quienes la acompañan, sin entender por qué eso está ocurriendo, hasta que capta
que está con un botón desabrochado, dándose cuenta, recién entonces, que está
diciendo lo que “no quería decir directamente”. Cae la imagen que tenía de sí, hay un corte con el lugar que creía ocupar. A partir de este momento surge algo nuevo y, de poder ser un simple suceso — acción— da cuenta de un acontecimiento inaugural.
Es instauración del sujeto como tal, es decir que de un acto verdadero el sujeto
surge diferente en razón del corte. (3)


Manuel Rubio

El acto y el hacer
IV CONGRESO INTERNACIONAL DE CONVERGENCIA
LA EXPERIENCIA DEL PSICOANÁLISIS. LO SEXUAL: INHIBICIÓN, CUERPO, SÍNTOMA.
 
Buenos Aires, Mayo del 2009

ARTE:
Cati Ponce
España
 

1 Lacan, J. Seminario 10. La angustia. Paidós. Buenos Aires. 2006. pág. 342.
2 Lacan, J. Seminario 10... pág. 342.
3 Lacan, J. Seminario 14... Clase del 22 de febrero de 1967.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores