Ir al contenido principal

Intenciones psicológicas y diagnósticas VERSUS escucha analítica.












...Se trata de un pasaje del Seminario 23, Le Sinthome, correspondiente al 13 de enero de 1976. Ese día Lacan trae consigo el libro del Ulises de Joyce y juega a dramatizar, en el espacio de la clase, el episodio escolar del segundo capítulo en el que Stethen Dedalus plantea una adivinanza absurda a  sus alumnos. Lacan la repite a su auditorio (Leyéndola en ingles para no perder la rima):

The cock crew,
The sky was blue
The bells in heaven
Were striking eleven
Tis time for my pour soul
To go to heaven. (18)

-¡A que  no adivinan cuál es la respuesta!, arriesga a continuación. Y, en efecto, nadie parece capaz de encontrarle solución (igual que los niños de la clase de Dadalus). Ante el calculado silencio, Lacan prosigue: "Joyce nos suministra la respuesta: The foz burying his grandmother under the bush (el zorro encierra a su abuela bajo un matorral)." Concluyendo con esta breve y muy citada consideración: "Aparte de la coherencia de la enunciación -les hice observar que está en verso, que es un poema y, de allí, que es una creación-, aparte de eso, el fox, ese pequeño zorro que entierra a su abuela bajo un matorral, es verdaderamente una cosa miserable."




No es una novedad que, entre nuestros colegas, hay gente muy respetable que se ha puesto a leer Le Sinthome como si se tratara de un esfuerzo psicobiográfico de Jacques Lacan para demostrar que Joyce estaba chiflado. En otras palabras, asumen que el modelo de autor y de lector que el Seminario 23 nos propone es el del filólogo interesado en la psicología de la intentio auctoris. En consecuencia, toman el absurdo del enunciado de la respuesta a El gallo canto/ el cielo estaba azul como un comportamiento que hay que colocar en serie con los síntomas que la nosografía enseña a reconocer como patognomónicos de las psicosis. A eso apuntaría el comentario de Lacan. Decididos por esa vía, no encuentran (no pueden permitirse encontrar) ninguna diversión en el Ulises, sino ilustraciones de que eso no se comprende, de que  o se puede hacer empatía con un autor así. E interpretan, consecuentemente, el episodio de la adivinanza como si la escena novelesca de Stephen Dedalus con sus alumnitos fuera una  misma y única cosa con la escena virtual que une a Joyce con los que somos sus lectores. ¡No puede extrañar, entonces, que tomen a los joyceanos, mas aun si son "estructuralistas", por universitarios poco despabilados!


Dicho sea de paso, este vivo interés por la maniobra diagnostica de comprobar los agujeros negros de la ausencia de sentido tiene, frecuentemente, el serio inconveniente de distraer y hacer olvidar una distinción no menos importante- la que demuestra la imposibilidad clínica de alcanzar un diagnostico contando únicamente con un texto. Me refiero a la distinción entre lo que es significativo para el lector-interprete y lo que es significativo para el autor; diferencia que cobra particular interés cuando algo (un texto, un fallido, un sueño, una fantasía) tiene algún o algunos sentidos para el primero, pero  ninguno para el segundo.

Jorge Baños Orellana
El escritorio de Lacan
Cap. 4: Los tres lectores del psicoanálisis
Joyce, el zorro.
Editorial Oficio Analítico, Bs. As., 1999.
ARTE:
Louise Caroline Bourgeois
Esculturas

(18) La traducción casi literal de Salas Subirat es la siguiente: El gallo cantó / el cielo estaba azul: / las campanas del cielo / estaban dando las once. / Es tiempo de que esta pobre alma / se vaya al cielo.  La versión de J.Ma.Valverde es, en cambio, atenta a la poesía (El gallo canta, / el sol se levanta: / las campanas del cielo / están tocando a duelo. / Es hora de que esta pobre alma / se vaya al cielo.); pero, como se verá, nos perjudica con una pequeña ayuda (de duelo) que hace a la solución de la adivinanza mas verosímil.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores