Ir al contenido principal

El masoquismo del sujeto a través del síntoma












La neurosis supone una inmolación "bajo protesta" a los deseos coactivos y los mandatos represivos de los padres, a pesar de las ineficaces conductas sintomáticas que intentan desafiarlos.

El sujeto lucha fallidamente por "liberarse" de sus amos, pero finalmente claudica, porque cae derrotado por la queja, el sufrimiento, la insatisfacción o la inhibición.

El neurótico parece paradójicamente su fracaso como un triunfo, dado que goza al ofrecerse a la mirada castratoria, reprobaroria o complaciente del Otro.

Su derrota le "sirve" a los efectos de vengarse masoquísticamente de sus padres al erigir su enfernedad como un testimonio que recupera un fuerte goce infantil.

(...)


En las enfermedades psicosomaticas se suele contemplar asimismo -ademas del dolor por la lesión efectiva del órgano, que aparece "recortado" de la armonía libidinal del cuerpo integrado- la ofrenda sacrificial de este a técnicas mutilatorias frecuentemente innecesarias. Ablaciones, extirpaciones, extraciones, cirugias, exámenes cruentos, etcétera, suelen ser expresión de la entrega al Otro de partes erotizadas del propio cuerpo.

Resulta patético comprobar la exitosa insistencia de muchos pacientes -sindicados como hipocondriacos- para obtener efectos mutilatorios, a traves de la producción de enfermedades de raíz psicosomática que requieren de tratamiento quirúrgico forzados por las demandas exageradas de los enfermos, a los cuales la medicina encuentra "buenas" razones para satisfacer. Estas se asientan generalmente sobre extravíos, déficit teóricos o inconsecuencias éticas de los médicos.

Las personalidades perversas y/o transgresivas suelen incurrir en actuaciones sostenidas y reiteradas, destinadas a despertar el castigo sádico del Otro. Se ofrendan asi a la tortura, las vejaciones y los castigos, y pretenden hacer creer con ello que se trata de precio que deben pagar por la "libre" elección de sus actos, cuando en realidad persiguen, más alla de sus realizaciones, el castigo erotizado que seguramente le procuraran.

José E. Milmaniene
El Goce y la Ley
Cap. 9: Acerca del sacrificio.
Paidós, Bs. As., 1995.
ARTE:
  Pablo Picasso
"14 Julliet. Despojo de minotauro vestido de arlequín" (1936). - See more at: http://catalogo.artium.org/dossieres/4/guernica-de-picasso-historia-memoria-e-interpretaciones/picasso-ante-el-encargo/picasso-#sthash.5E3cP5ID.dpuf
 Despojo de minotauro vestido de arlequín, 1936.
14 Julliet. Despojo de minotauro vestido de arlequín - See more at: http://catalogo.artium.org/dossieres/4/guernica-de-picasso-historia-memoria-e-interpretaciones/picasso-ante-el-encargo/picasso-#sthash.5E3cP5ID.dpuf
"14 Julliet. Despojo de minotauro vestido de arlequín" (1936). - See more at: http://catalogo.artium.org/dossieres/4/guernica-de-picasso-historia-memoria-e-interpretaciones/picasso-ante-el-encargo/picasso-#sthash.5E3cP5ID.dpuf
Dora Maar y el minotauro 
Mougins, verano de 1936.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores