Ir al contenido principal

Artificio, dispositivo, fantasma y psicosis.












Juan Alfredo Paredes Beckmann
-desde Ecuador-
 escribió:

Buenas Marcelo, le quiero informar que me agrada mucho su pagina he aprendido mucho, cosas que no entendía, mi profecion no es ser psicólogo si no he leido a freud desde pequeño y luego ciertos seminarios de lacan, y me parece formidable, apenas tengo 21 años y me parece que mis conocimientos no son tan elevados y le parecera un poco estupidas mis preguntas. quería que me aclare sobre el artificio que es, el espectro y su correlación con el fantasma y la fantasia la diferencia y cuando se aplican, conozco lo que es el fantasma pero estas cosas no las entiendo por completo tambien me gustaria saber como analizar a un paranoico o un psicotico esquizofrenico ya que practicamente en un psicotico habla el propio A y creo yo que es susceptible a las expresiones y preguntas ya que teme ser juzgado. Todo esto es por conocimiento general, ya que me apasiona, muchas gracias espero que pueda leer mi correo. siga así.





Hola Juan. Aprovecho tu correo para postearlo y resumir en él algunos otros similares. De ningún modo me parecen boludeces las preguntas que se hace alguien que quiere saber sobre sus intereses, que tiene un goce intelectual que lo lleva a cuestionarse. Aparte me parece admirable la gente joven como vos que se pregunta sobre temas tan controvertidos y difíciles de entender como los que planteó Freud  y Lacan.  Recibo correos similares de jóvenes de distintos países latinos y realmente me emociona que la pasión por el psicoanálisis brote tan temprano... es obvio que me identifico con ustedes porque yo ya leía a estos genios cuando estudiaba ingeniería, y por eso abandone en tercer año la carrera para comenzar psicología. Freud y Lacan abren sin duda la cabeza, y nuestros analizantes nos siguen enseñanado sesión tras sesión que ellos estaban en lo cierto.

Respondo sintéticamente lo que me preguntas, que son temas muy amplios: cuando hablamos de "artificio" o "dispositivo" nos referimos al espacio transferencial dónde analista y analizante se encuentran en sesión.  El significante ya habla de una producción (de discurso) y a la vez de la transferencia (que es amor) en el plano imaginario. Pero también de la producción inconsciente que es pre-ontológico (como señalizó Lacan en su seminario 11) porque es lo que "viene del futuro".  Con respecto a "espectro", "fantasía" y "fantasma" te recomiendo ver uno de mis videos que es justamente el de Objeto & Fantasma donde se marcan esas diferencias, que se bifurcan a partir del alemán, del francés y del inglés. En español nosotros hablaremos de FANTASMA estrictamente cuando nos referimos a la escena (imaginaria, simbólica y real) inconsciente por el cual el sujeto es tomado y permite (en defensa de su goce y sin salir(se) de su ventana) responder al deseo del Otro.


Con respecto al análisis en las psicosis; es un análisis muy particular, diría entrecomillado. El analista allí tiene que poner el cuerpo (y el cuerpo del discurso) quizás de un modo un poco más imaginario para sostener al sujeto que suele producir caídas permanentes. Cuando Lacan dijo que aceptar un psicótico en análisis es "para siempre"; creo que se estaba refiriendo a cómo el deseo-de-analista allí se pivotea de modo más fuerte. Por eso se puede llevar esa frase también a la neurosis: aceptar a un sujeto en análisis siempre es para siempre; hasta que el análisis se interrumpe o se termina. La frase, en el contexto de las psicosis, pretende resumir -me parece- la fuerza transferencial con que el psicótico se engarza al analista: de allí que no logro entender cómo hay colegas que dicen que en la psicosis no hay transferencia. De allí se salta a que el psicótico no desea, y con un pasito más que tampoco es sujeto.  Disparates: todo ser sujetado al hablaje es un sujeto que ha producido una pérdia, una hiancia (no hay Estructura sin falta) y por lo tanto tiene deseo, tiene pulsión.  Cordiales saludos, map.

ARTE:
Dan May

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores