Ir al contenido principal

Lacan y el Surrealismo













De alguna manera, eso recuerda a Freud diciendo que el arte suele adelantarse a los descubrimientos científicos, y pregunto, de paso, si Lacan no se mantuvo siempre a la zaga -como diría Eric Hobsbawn- con respecto al surrealismo, a Joyce, a las vanguardias de su época. Varios pasajes de tu libro parecen afirmarlo.

Sin duda es lo que le sugiere Masson, cuando lo provoca observando que Dalí ya había inventado el objeto a en ese artículo, por cierto extraordinario, de 1935 titulado Psicología no euclidiana de una fotografía, y agrega, riendo para sus adentros, que el cross-cap modificado, que Lacan presenta en una célebre reunión del seminario La angustia, de 1963, hubiese sido aprobado como parte de la sección Objetos matemáticos de la muestra surrealista de la galería Ratton y que es una pena que lo presente con treinta años de atraso.

Pero es una provocación, un intento de ponerlo en aprietos. Poner al protagonista en aprietos es un mandato básico de una novela: ninguna novela de Lacan que se precie puede permitirse el culto a la personalidad que gravita sobre ponencias y aún tesis doctorales de muchos citadores de Lacan. Desde luego, el objeto a de Lacan no es lo mismo que el carretel no-euclídeo que muestra Dalí, y reproduzco a página completa en el arranque del tercer capítulo.

Ese carretel es, bien visto, un precursor del objeto a lacaniano, pero no es su hermano gemelo. Pero esa exageración de Masson sirve para que nuestro héroe admita algo que nunca escuché decir entre nosotros: que el escrito Más allá del principio de realidad es, en buena medida, un plagio del discurso con que Breton inauguró la muestra de la galería Ratton… En este caso, el reloj de Lacan no atrasa: escribe lo suyo un par de meses después de publicado lo de Breton. ¡Qué originalidad, qué valentía, qué grandeza la de ese Lacan de treinta y cinco años que va a tomar de esa fuente del surrealismo, la misma de la que sus colegas -incluidos los psicoanalistas- se alejaban prudentes como si sembrara la peste!

Jorge Baños Orellana
Entrevista 16-SEP-13
de Pablo E. Chacón
ARTE:
Salvador Dalí
Reminiscencia arqueológica del Ángelus (de Millet)
1934

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores