Ir al contenido principal

El Método "paranoico crítico" de Dalí y la Mantis Religiosa










Pequeño apólogo que no es tal vez el mejor. La verdad, lo he forjado esta mañana, diciéndome que era necesario que trate de hacerme comprender. Habitualmente me hago comprender de costado, lo que no está mal; eso les evita engañarse en el lugar correcto. Voy a intentar hacerme entender en el lugar correcto y evitarles cometer errores: supónganme en un lugar cerrado, sólo con una mantis religiosa de tres metros de alto –es la proporción justa para que yo tenga la altura del macho y estoy vestido con una piel del tamaño de dicho macho que mide 1,75 m., aproximadamente mi altura. Me observo, observo mi ridícula imagen en el ojo facetado de la mantis religiosa. ¿Es eso la angustia? Está muy cerca. No obstante al decirles que es la sensación del deseo del Otro, esta definición se manifiesta en lo que ella es, a saber puramente introductiva.

Deben necesariamente que referirse a mi estructura del sujeto, es decir, conocer todo el discurso antecedente para comprender que si se trata del Otro con mayúscula, no puedo contentarme sin ir más allá de esta representación de mi pequeña imagen como mantis macho en el ojo facetado del otro. Se trata, hablando con propiedad, de la aprehensión pura del deseo del Otro como tal, ¿si desconozco justamente qué? Mis insignias: a saber que estoy disfrazado con los despojos del macho. No sé lo que soy como objeto para el Otro. La angustia, se dice, es un afecto sin objeto, pero esa falta de objeto hay que saber dónde está, está de mi lado. El afecto de angustia está en efecto connotado por una falta de objeto, pero no por una falta de realidad. Si no me sé más objeto eventual de ese deseo del Otro, ese otro que está frente a mí, su figura me es enteramente misteriosa sobre todo en la medida en que esa forma que tengo delante mío no puede en efecto tampoco estar constituida para mí en objeto, pero donde puedo sentir un modo de sensaciones que constituyen toda la sustancia de lo que se denomina la angustia, de esa opresión indecible por la que llegamos a la dimensión misma del lugar del otro en tanto puede aparecer el deseo.

Eso es la angustia. No es sino a partir de allí que ustedes pueden comprender los diversos caminos que toma el neurótico para arreglársela en esa relación con el deseo del otro. Entonces, en el punto en más encontramos, ese deseo, se los he mostrado la vez pasada como incluido primero necesariamente en la demanda del Otro. Por otra parte, ¿qué es lo que encuentran ustedes aquí como verdad primera si no es lo corriente de la experiencia cotidiana? Lo que es angustiante casi para cualquiera, no sólo para los niños que todos somos, es "(...)" en alguna demanda lo que puede ocultarse de esa x impenetrable y angustiante por excelencia del "¿qué puede querer en ese lugar?" Allí configuración, aquí demanda. Ustedes lo ven, es un medium entre demanda y deseo, Este medium tiene nombre, se llama falo.

Jacques Lacan
Seminario 9: La Identificación
Clase 16 del 4 de Abril de 1962




Subjetivar a la mantis religiosa, en este caso, es suponerle, lo que no tiene nada de excesivo, un goce sexual —y después de todo no sabemos nada sobre eso. La mantis religiosa es quizás, como Descartes no dudaría en decir, una pura y simple máquina— máquina en su lenguaje, que justamente supone la eliminación de toda subjetividad. No tenemos ninguna necesidad, en lo que a nosotros se refiere, de mantenernos en estas posiciones mínimas. Le adjudicamos ese goce. Este goce —ya que es éste el paso siguiente ¿será goce de alguna cosa en tanto que ella lo destruye? Pues es sólo a partir de allí que ella puede indicarnos las intenciones de la naturaleza. Para marcar inmediatamente lo que es esencial, para que para nosotros sea un modelo cualquiera de aquello de lo que se trata, a saber, nuestro canibalismo oral, nuestro erotismo primordial, lo designo enseguida, hablando con propiedad, debemos imaginarnos aquí este goce correlativo a la decapitación del partenaire que ella está supuesta en algún grado conocer como tal. No rechazo eso, pues en verdad la etología animal es para nosotros la mayor referencia para que se mantenga esta dimensión del conocer, al que, sin embargo, todos los progresos de nuestro conocimiento tornan para nosotros, en el mundo humano, tan vacilante como para identificarse, hablando con propiedad, con la dimensión del desconocer de la Verkennung, como dice Freud.

Jacques Lacan
Seminario 8: La Transferencia
Clase 15 del 22 de Marzo de 1961

Para quienes no estuvieron allí recuerdo la fábula, el apólogo, la divertida imagen que me propuse erigir por un instante: yo mismo revistiendo la máscara animal con la que se cubre el brujo de la gruta de los tres hermanos. Imaginé ante ustedes hallarme frente a otro animal éste verdadero, y para la ocasión supuestamente gigantesco, el de la mantis religiosa. Y como además yo no sabía cuál era la máscara que me cubría, imaginarán fácilmente que tenía algunas razones para no encontrarme tranquilo, dada la posibilidad de que, por azar, esa máscara no fuese inadecuada para llevar a mi partenaire a algún error acerca de mi identidad. Bien subrayada la cosa cuando agregué que en ese espejo enigmático del globo ocular del insecto yo no veía mi propia imagen. Esta metáfora conserva hoy todo su valor y ella justifica que en el centro de los significantes que puse en el pizarrón vean ustedes la cuestión que hace mucho tiempo que introduje como siendo la bisagra de los dos pisos del grafo, en la medida en que estructuran esa relación del sujeto con el significante que sobre la subjetividad me parece ser la de lo que introduce en la doctrina freudiana el "Che vuoi?": "¿qué quieres?". Fuercen un poquito más el funcionamiento, la entrada de la llave y tendrán "qué me quiere?", con la ambigüedad que el francés permite en el me, entre el complemento indirecto o directo: no solamente "¿qué quiere él de mí?", sino algo suspendido que concierne directamente al yo (moi), y que no es "cómo me quiere? sino ''¿qué quiere él en lo relativo a ese lugar del yo?"; que es algo que se encuentra en suspenso entre dos pisos, $(a)-d y m-i(a), los dos puntos de retorno qué en cada uno designan el efecto característico y la distancia que es tan esencial construir en el principio de todo aquello por lo cual vamos a avanzar ahora, distancia que torna a la vez, homóloga y tan distinta la relación entre el deseo y la identificación narcisista. En el juego de la dialéctica que anuda tan estrechamente los dos pisos veremos introducirse la función de la angustia no por ser ella misma su resorte, sino lo que, dados los momentos de su aparición nos permite orientarnos. Así pues, en el momento en que formulé la pregunta de vuestra relación de analistas con la angustia, tal pregunta dejó en suspenso ésta: ¿a quién ponen en Juego ustedes?. Al Otro, sin duda, pero también a ustedes mismos, y esas dos puestas en juego no por recubrirse deben ser confundidas. Tal es incluso una de las miras que se les propondrán al final de este discurso. Por ahora introduzco esta indicación de método: la enseñanza que tendremos que extraer de nuestra búsqueda sobre la angustia será la de ver en qué punto privilegiado ella emerge. Habrá de modelarse sobre una orografía de la angustia que nos conduce directamente a un relieve, el de las relaciones término a término que constituyen esa tentativa estructural más que condensada de la que creí deber hacer para ustedes la guía de nuestro discurso.

Jacques Lacan
Seminario 10: La Angustia
Clase 1 del 14 de Noviembre de 1962
ARTE:
Pablo Picasso
Bañista sentada a orillas del mar / 1930
Pipa, vaso, botella de Vieux Marc / 1914






Un cuadro célebre de Millet, el "Angelus" muestra una pareja de campesinos. La mujer parece oral, en actitud inclinada y de recogimiento. El campesino la acompaña, sombrero en mano, en actitud de unción. Entre ambos se interpone un canasto. La escena se desarrolla en el campo, al caer el sol. Dalí examina el cuadro utilizado su método "paranoico crítico". Deduce que la posición física de la mujer representada evoca irresistiblemente la de la mantis religiosa. La hembra de esta araña, en cautiverio, devora al macho después del coito, y adopta una posición de inmóvil recogimiento, actitud devoradora que no ejecuta en condiciones naturales. En condiciones artificiales de encierro en un dispositivo de cultura, su goce y la muerte van juntos.

Dada esta identidad entre la posición de la mujer y de la mantis, Dalí deduce que, con toda seguridad debe haber un muerto pintado debajo de la canasta. Los críticos de arte, que creen -no sin razón- que esta un poco loco, le toleran esa teoría chiflada al gran pintor. Cuando se aplican al cuadro de millet los rayos equis, que permiten ver las varias capas de pintura superpuestas que habitualmente forman los cuadros, se descubre -oh sopresa!- un féretro infantil pintado entre el campesino y la campesina. Se supone que Millet, al no poder vender su obra por la densidad del motivo, suturo el féretro con una bella canasta.

La intuición de Dalí indica que el niño está siempre; si tiene suerte, muerto para el goce de la madre. Sin duda Dalí, quien llevaba el nombre de pila de un hermanito muerto, tenía motivos singulares y traumáticos para alcanzar este saber, habitualmente reprimido y velado, de una manera bizarra y carente de velos.

Silvia Amigo
Paradojas clínicas de la vida y la muerte.
Ensayo sobre el concepto de "originario" en psicoanálisis.
Capítulo I: las nupcias del soma con el lenguaje.
Editorial Homo Sapiens, Rosario, 2003.
 

ARTE:
Jean-François Millet
1814/ 1875
Angelus

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores