Ir al contenido principal

Balada triste de amor... Alex De La Iglesia


"¿Por qué quieres ser payaso?-
Porque si no fuese payaso, sería un asesino."-




Balada Triste de Trompeta
Guión y Dirección: Álex De La Iglesia
[ España / 2010 ]
..
 En la obra "Balada triste de trompeta" quedan todo el tiempo flúctuando los vaivenes de la Pulsión. El Súper-Yo con su voz imperativa y perversa es claro en su Demanda, y el personaje central lo enuncia: "Dejame hacer algo bien, por una única vez en mi vida..."-  De allí que solemos decir, en psicoanálisis, "los padres siempre tienen razón"- Es decir: si el neurótico no puede atravesar esa Demanda se cumplirá indefectiblemente ese mandato-funesto: el loco, la boluda, el inútil, el ladrón, la que todo le sale mal, el esclavo, el chivo-expiatorio, la pobrecita, el que se la banca sólo, la sacrificada, el éxitoso, la que puede con todo, etc.

Esta escena que he fragmentado para el posteo, sintetiza directo la satisfacción pulsional que el goce produce: los sujetos no sólo pierden la causa de su deseo; también pueden llegar a perderlo todo. ¿Por qué? Por lo mismo de siempre; por aquello que Jacques Lacan luchó contra: el ilusorio YO, el siempre creído EGO, paralítico y ciego. Por lo mismo que un sujeto construye y destruye una relación: porque es más importante su YO que el del otro.  La escucha cotidiana de nuestros analizantes lo atestiguan día a día: y así están quienes se quejan porque sus parejas prefirieron operarse las tetas o la nariz (leáse: privilegiar su imagen) que escuchar la demanda del partenaire; o prefieren terminar una carrera universitaria en cinco años -o realizar los posgrados de rigor- a cambio de  castrarse, sumando tiempo para la convivencia de pareja; etc. etc. La cuestión siempre es la misma: YO antes que VOS..

En esta obra -y específicamente en este fragmento que recorto- se ve claramente cómo los personajes sólo piensan en sí mismo, pulsión mediante. Porque lo patético de esta escena es cómo, compitiendo, sólo piensan en ternerla más larga. Si realmente el amor se enmarcaría en -San Agustín dixit- "hacer feliz al otro", no habría razón para que se posicionen fálicamente como protagónicos. Pero, empirismo cotidiano lo atestigua, lejos de eso el sujeto sólo suele pensar en -y con- su YO.

Para mi gusto, esto es lo mejor de Álex de la Iglesia. Y -creo- una de las obras fílmicas más logradas de la historia del cine. Aunque cruda, estéticamente armónica, de una belleza singular. Como alguna vez dije: majestuosa. Cine suntuoso, cine honesto. Con una mirada psicoanalítica y sociológica no ajena con la angustia y la historia de sus personajes. Personajes rebalsados de vida, de pasión, de hazaña, de arraigo. De dolor.

Personajes que pensando sólo en si mismo persiguen a lo que dicen amar, lo acorralan, lo amenazan, lo torturan y llegan hasta matarlo; es decir: aniquilarlo para que ya no sea obstáculo para su deseo. Sin saber (es la inocente ceguera del Yo) que con esa abolición tambien desaparecen ellos como Sujetos de la Ley, del deseo.


En la escena final, donde los dos personajes que disputan al mismo Amor se enfrentan en espejo, no pueden más que reirse de impotencia. Reirse tragicómicamente. Porque la risa, a este nivel, es un grito camuflado: pura elegía.

Marcelo A. Pérez
[ IX/2013 ]


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores