Ir al contenido principal

Psicoanálisis, Medicina... ¿Salud? / R. Rodriguez Ponte













Quería hablarles de la extrañeza de un título como este: "Psicoanálisis, Salud y Políticas públicas" (...) El psicoanálisis tiene algo particular como si perteneciera a otro mundo (...) y no obstante ese otro mundo nos afecta (a los psicoanalistas). (...) Mi consultorio está en el espacio tridimensional y la transferencia está en el espacio topológico: y este es el problema que se plantea... Salud y Políticas Públicas están en distintos espacios: el espacio de la transferencia no pertenece al espacio tridimensional, lo que no impide que el espacio tridimensional intervanga en la transferencia: interviene siempre trayendo problemas.

(...)

Hay una disarmonía con la que convivimos todo el tiempo... Cuando en el avión me preguntan la profesión yo pongo "médico", no se me ocurre poner "psicoanalista"; y cuando voto yo estoy como ciudadano, ni como médico ni como psicoanalista... Es decir que una misma persona tiene dimensiones diferentes que coinciden y que no siempre conviven bien.

(...)


Cuando Lacan define al psicoanálisis como "la cura que se espera de un psicoanalista" (...) explicita bien que psicoanálisis y psicoanalista se definen mutuamente. (...) A lo sumo Lacan, en Variantes de la Cura Tipo, dice: "Es una terapia que no es como las demás", es una definición muy pobre, por lo negativo.

(...)

La noción de Salud en psicoanálisis es problemática porque no hay idea de Salud sino como idea de Norma, y plantear la Norma es plantear un Ideal y todo Ideal que se interponga en la relación particular entre analizante y analista hace de ellos una maza, con lo cual disuelve la transferencia. Es decir que analizante y analista no se podrían poner de acuerdo, o no debieran ponerse de acuerdo, sobre algún Ideal de Salud.

(...)

Lo Público interfiere de distintas maneras en la práctica del psicoanálisis y los que tienen práctica hospitalaria o en medicinas prepagas u obras sociales sabrán que lo Público implica una serie de condicionantes que interfieren en la relación transferencial; es decir, plantean una lógica que no es la lógica del analista; por ejemplo, tiempo de sesiones, tiempo de duración del tratamiento, objetivos por los cuales el analista podría ser llevado a los tribunales por mala praxis... (...) La relación transferencial no tolera el tercero: ni al que vigila, ni al que mira, ni al que legisla. (...) La teoría de la transferencia en Freud adolecía del problema que no se había desprendido totalmente de la sugestión (...) y la consecuencia inmediata de este no despegue de la transferencia y la sugestión es su concepción de que no hay tratamiento psicoanalítico en la psicosis porque los psicóticos no aceptan la suguestión, es decir: como han regresado al narcisismo les falta la libido objetal con la cual cargar a la persona del analista en la transferencia que podría utilizar de rebote para influir sobre esta.

(...)

En la conferencia Psicoanálisis y Medicina (de Lacan) (que se armó un quilombo bárbaro en el colegio de medicina porque los médicos entendieron para el orto lo que Lacan dijo, se enojaron mucho porque Lacan dijo que los médicos al hacerse científicos se transformaron en administradores de medicamentos y estudios complementarios) pero el planteo que ahí hacía Lacan es el lugar del psicoanálisis en medicina... y ese lugar estaba dado por una coincidencia límite entre el lugar tradicional del médico y el analista. Y el lugar tradicional del médico (que en general los médicos no ocupan) y el de psicoanalista es el de estar en posición de recibir una Demanda, que es Demanda de Saber.  La diferencia entre el médico y el psicoanalista es qué respuesta da a esa Demanda. (...) Lacan decía "Si ustedes mandan a alguien a diván antes de que haya una verdadera demanda de análisis, no van a ir a ninguna parte". Y a pesar de que hay muchos acostados en los divanes, son pocos los que han formulado una verdadera Demanda de análisis. (...) El lugar del psicoanálisis en la medicina, en las instituciones públicas (...) es hacerle lugar a la Demanda del paciente, sabiendo que la Demanda acarrea deseo. No un deseo particular, porque no existe un deseo particular, pero sí que en la Demanda hay deseo.

(...)

Hay una frase de lacan de 1956 que dice "La psicoterapia conduce a lo peor". La psicoterapia conduce a lo peor si estamos en un espacio analítico, sino no. (...) ¿Cuál es la paicoterapia mas básica? Cuando tenemos un conocido o un pariente que se le murió un amigo y le decimos "veni que te escucho", esa es la psicoterapia mas básica, no es una psicoterapia instrumental pero es un efecto psicoterapéutico. No hay que pensar que la psicoterapia per se es  una aberración. Es una aberración si la oferta era el análisis. ¿Por qué? Porque en la psicoterapia yo tengo que acceder -a obedecer- a los ideales de salud, suponer que yo se el bien del paciente, y desconocer la pulsión de muerte, es decir que  muchas veces el paciente no desea su bien.

(...)

La experiencia analítica es una experiencia de lenguaje, ergo: todo lo que salga en la experiencia analítica va a tener estructura de lenguaje...  Demanda, Falo y Cuerpo son los tres elementos que constituyen la Estructura del deseo... Las Estructuras Clínicas son aspectos -caras, dice Lacan- de esta Estructura Normal en la medida que no planteamos la Estructura en términos de déficit... Plantear la noción de Sujeto es prohibirse plantear la Clínica en términos de déficit. ¿Qué quiere decir plantear en términos de déficit? Lo habrán escuchado en la Facultad infinidad de veces: el psicótico no tiene inconsciente porque no tiene represión, no tiene deseo porque no tiene fantasma, no tiene transferencia, no tiene nada de nada, lo cuál uno dice: bueno, ¿qué hace el psicoanalista ahi?



Ricardo Rodriguez Ponte
Conferencia organizada por la Cátedra Libre Oscar Masotta
Segundas Jornadas sobre Psicoanálisis, Salud y Políticas Públicas.
Rosario / Septiembre del 2012

ARTE:
René Magritte

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores