Ir al contenido principal

Goce versus Deseo: de la pérdida malograda a la pérdida exitosa.












El analista dirige la cura, tiene que saber lo que hace, pero no dirige la vida. Se trata de una experiencia que, si funciona, no es sin consecuencias. Y que sea con consecuencias quiere decir que lleva al sujeto analizante doblemente: modifica su relato, dirá lo mismo de otro modo, y modifica su economía. No estoy diciendo que va a ganar más plata, quiero decir su economía libidinal. Va a haber cambios en la distribución de los goces.


(…)


Ahí se va a jugar como motor esencial del análisis, lo que Lacan llamó el deseo del analista. Y es una invitación –ahí vamos en sentido contrario a cualquier suplemento económico- a un avance en las pérdidas. “Usted, si se anima, va a lograr exitosas pérdidas.” Un ejemplo clínico: me dice un analizante que ha pasado ya sus cuarenta años, estimulado por cuestiones que recorrió en el análisis y con mucho dolor en el alma, que le compró a su hijo una campera –porque se iba con los hijos a esquiar-. “¡Lo que me costó!” Lo decía no muy contento. “¿Se da cuenta de lo que me està costando este análisis?” Y le digo: “Sí, le costó dinero. ¿Y ganó algo?”. Porque se quejaba de que su hijo no le respetaba, que cuando precisaba dirigirse a un padre, se dirigía al marido de la exmujer. Deuda simbólica. Si la reconoce lo obliga a una pérdida de goce que obtiene una ganancia. Este mismo señor se caracterizaba porque era un adicto al juego. Se podría objetar: “¿Para qué lo molestaste si èl era feliz con eso?”. Porque, precisamente, no era tan feliz, era neurótico, se daba cuenta que le significaba degradar relaciones que no le eran indiferentes. Por ejemplo, sufría por el lugar humillado que tenía ante sus hijos. Pues bien, ha ido suspendiendo gradualmente ese goce que obtenía en el juego. Y ustedes me dirán: “Pero ¿qué? ¿Ahora desde el psicoanálisis vamos con cuestiones morales? ¿No se puede jugar?”- Desde ya que no se trata de una cuestión moral ni que yo tenga un decálogo de qué juego es bueno y de qué juego es malo. Es el sujeto el que en su discurso dijo que ese juego lo había apartado de su deseo: le había impedido ocuparse de sus hijos, cosa que él deseba; también lo había frenado en sus proyectos. Persistencia de un goce, se interponía entre el sujeto y su deseo. Pérdida exitosa de un goce, lleva también a otra pérdida, contraria a la certeza que proponían Descartes y Bacon y a observar el mundo desde un imaginario de otra consistencia.





Otro ejemplo, de la cultura, en el humor. Recuerdo una historieta de un amigo, Fontanarrosa. Está Inodoro Pereyra, como de costumbre, tomando mate con su inseparable amigo, el perro Mendieta. Llega un señor muy bien vestido, de porte imponente, que le dice: “¿Cómo le va, amigo Pereyra? Vengo a pedirle su voto.” Era un  político. Pereyra no le responde, le insiste: “¿Sabe quién soy? Soy el hijo del Dr. Arroyo”. “Entonces me pongo de pie”, dice Pereyra. El señor Arroyo le contesta: “No sabía que le tenía tanto respeto a mi padre”. “No, es que su padre era médico y me hace acordar cuando me operó del forúnculo, estuve dos meses sin poderme sentar, tuve que ordeñar a la vaca poniéndola boca arriba.” “¿Y en qué anda, amigo Pereyra? ¿Cómo se siente?” “Mal, pero acostumbrao”. “¿Pero tiene algún proyecto?”. “Sí, voy a poner un observatorio gastronómico”. “No, amigo Pereyra, usted querrá decir un observatorio astronómico.” “No, gastronómico, para ver cómo comen los pudientes.”


Los senderos del humor descolocan al pudiente y realizan al sujeto.


Isidoro Vegh

Senderos del análisis

Progresiones y regresiones

Capítulo 1: El análisis como experiencia.

Paidós, Bs. As., 2013.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores