Ir al contenido principal

La experiencia (peligrosa) del análisis













 

El límite de William James es el pragmatismo, ese pragmatismo que, aunque ustedes no lo hayan estudiado, está en la base del DSM-IV. La esencia del pragmatismo, su fórmula nuclear, es que la verdad es una función de la eficacia. Si el trastorno se suprime, esto es verdad porque es eficaz. El problema es que eficacia se suele considerar como sinónimo de eficiencia. (…) Una fábrica de cañones puede ser muy eficiente, hasta que a alguien se le ocurre preguntar: “¿Y esto, es eficaz para la sociedad?”

(…)

Roland Barthes, que era homosexual pero que consideró –y tenía razón en eso- que no tenía porqué confesarlo, que no era ningún pecado, un día decidió decirlo y escribió. Y escribió sobre su experiencia. Experiencia de cruising. Cruising es ir a la caza. ¿A la caza de qué? Del otro. En un baño público, en un aeropuerto, en una estación de ferrocarril, para encontrarse con el otro, llevado al extremo, al extremo del encuentro de los cuerpos en, -y esta es la condición- el anonimato. Chuparle el pene al otro, la recíproca, o los juegos que se pueda imaginar, sin palabras. Como un modo de llevar al extremo la aniquilación del Yo: no sé quién sos ni me interesa que sepas quién soy.  Se juega el anhelo de romper con una razón que mira la experiencia desde afuera.

(…)

Para ser analistas hay que formar parte de la experiencia. Y formar parte de la experiencia, implica peligros. Pero no es peligrosa porque invitemos a la autoinmolación; precisamente la sostenemos para que no haya sacrificios. Suelo decirme a quienes aceptan escucharme: si atienden en sus casas, no salgan  apenas terminó la sesión con el último paciente a encontrarse con su pareja o con sus hijos, menos todavía decirles: “Ay, querida, tuve un caso tan interesante”. Es falso: no se lo cuentan porque es interesante, es porque no soportan la angustia. (…) Para eso se analiza un analista. No es para cumplir con el reglamento de la Internacional Psicoanalítica, es porque ser analista implica riesgos.

(…)

Le agradezco a Lacan que nos recordara que se trata del psicoanálisis como experiencia, que no se reduce a un saber exterior al objeto de la experiencia. Lo dijo con un aforismo: “El analista forma parte del concepto del Inconsciente porque a él se dirige.” Ahí el concepto está propuesto  del mismo modo como lo despliega Hegel: viene del latín concipere, concebir. El Inconsciente se produce en transferencia. Si el analista da lugar, emerge. Y yo lo llevo al extremo de decir que el Inconsciente se las ingenia para eludir la dificultad que el analista le pone en su escucha. Si el analista es un adepto de homofonías, se las va a ingeniar para hablarle en homofonías.  Si el analista está acostumbrado a escuchar metáforas y metonimias, le va a hablar con metáforas y metonimias. Si el analista está acostumbrado a hacer los pliegues y a acentuar la sintaxis, le va a hablar de ese modo.   Porque el Inconsciente lo único que quiere es emerger. No se reduce a una vivencia. No vamos a hacer como ciertos colegas de la Internacional –algunos, no todos- que cuando uno iba con un paciente para control, decían: “Yo siento que tu paciente…”. No, no es “yo siento que tu paciente”, porque lo que yo siento puede tener que ver con tu paciente, conmigo. Nosotros, en vez de decir “Yo siento”, decimos: “Me dispongo humildemente a leer”. Cuando Freud juega la apuesta que conocemos como el relato de Aliquis, cuando el joven acepta asociar, avanza y le pregunta: “¿Y, ya tiene algo para decirme?”. Freud le responde: “Siga, vamos bien”. Es una excelente intervención analítica.  Es decir: “Yo no tengo el saber, el saber se va a desplegar en la medida en que lo dejes hablar”.  Tenemos que aguardar que ese saber Inconsciente se despliegue, ya va a precipitar el descifrado que lleve a la interpretación.  Lo estoy anunciando: la experiencia del análisis tiene una manifestación registrable que llamamos transferencia y una hipótesis deducible que nombramos Inconsciente. No hay una sin la otra.


ISIDORO VEGH
Senderos del análisis
Progresiones y Regresiones
Fragmentos Capítulo 1.
Paidós, Bs. As., 2013
ARTE:
Melina Litauer
Buenos Aires / Argentina


 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores