Ir al contenido principal

El amor imposible









Ninguno de los dos quería –inconscientemente- una relación estable: estaba comprobado, una y otra vez, por los mismos desenlaces y los mismos reinicios.  El problema era que –concientemente-  sí querían.  No sabían bien porqué, no querían. Y sabían muy bien porqué, sí querían. De todos modos, barajaban hipótesis.
, 
No querían porque no creían en lo eterno. Y sí querían porque ese amor les parecía infinito.
.
No querían porque eran poetas, voladores, surrealistas, incluso fieles emisarios de la traición. Y sí querían porque cuando estaban juntos, panza con panza o panza con espalda, sólo pensaban en ellos y podían incluso mostrar la peor alimaña si algún intruso cercaba el vínculo.
.

No querían porque la rutina los mataba; las reuniones familiares les parecían espantosas; y la salida con los sobrinos respectivos les hacía pensar la locura de criar futura progenie. Y sí querían porque cada vez que se besaban, cada vez que penetraban carne con carne, sólo pensaban en juntar fluidos para quedar acuñados por siempre.
,

No querían porque ninguno de los dos podía sostener al otro: ambos se impotentizaban con demandas fútiles y vacuas, pero amorosas al fin; y mientras uno la impotentizaba  negándole protección, la otra lo impotentizaba negándole el hogar.  Y sí querían porque cada vez que levantaban sus copas para el brindis, sus miradas tiernas y limpias potentizaban cualquier posible descuido. (Ambos sabían de su síntoma: ni éste estaba dispuesto a seguir pagando el precio de ese amor; ni aquella estaba dispuesta a pensar menos en sí misma.) 
.

No querían porque cada discusión terminaba en riña, en escándalo, e incluso en resentimiento infinito. Y sí querían porque cada vez que el sexo los unía, sentían que ningún otro ser podría reemplazar esa piel, esos olores, esa frescura insolente, y ni siquiera esos murmullos arrolladores mezcla de llanto y de goce.

No querían porque estaban cansados de humillarse frente a parientes y amigos; cada vez que había que declarar el divorcio. Y sí querían porque estaban orgullosos de exhibir tanta alegría y tanto fuego cuando eran felices juntos.
.
No querían porque deseaban un proyecto a largo plazo, y se pensaban inmortales. Y sí querían porque, pensándose mortales, deseaban vivir el hoy.

.
No querían porque ella deseaba ser reina, y terminaba siendo paje. Y sí querían porque él se sentía reinar cuando ella lo esperaba.
.

No querían porque él deseaba ser rey, y terminaba desvalorizado. Y sí querían porque ella era más que princesa en el imperio de sus ojos.
.

No querían porque apostaban a la pasión permanente. Y sí querían porque apostaban a la pasión permanente.
.

No querían porque sí querían. Y sí querían, porque no querían.
.
.
map
el amor imposible
junio / 2013
ARTE:
Jeannie Lynn

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores