Ir al contenido principal

Amores imposibles: ese pleonasmo.



Marcelo: siempre sigo tu Blogger; me gusta mucho cuando escribís tipo poemas, lo último sobre el “amor imposible” me pareció muy bueno; sobre todo el tono realista con que comienza y como va subiendo hasta la locura. (…) Quería preguntarte al respecto, ¿cómo se puede hacer en esos casos de espirales sin salida, donde los amantes van y vienen sin futuro? Porque parece que eso se percibe en estas historias de (des)amor; a no ser que el futuro sea siempre el hoy. Quiero decir: ¿Hay una salida? Y por otro lado, referente al título de tu escrito: ¿no es un pleonasmo? Gracias por tus aportes; F. Grillo.

 



Hola Fernanda y gracias por tus elogios. Como te imaginarás, siempre se trata del “caso x caso”. Es esperable que haya una salida “entrando”; pero también la empírica demuestra que a veces el narcisismo tiene un tope y gana. Yo creo que en estas historias están en juego el sostén (mutuo y del vínculo) y el compromiso. Y creo que si los amantes fluctúan es porque inconscientemente no se quiere arriesgar. Y si no se quiere arriesgar (comprometerse con la relación) es porque habrá determinadas variables que hacen que cada uno de los sujetos crea que es mayor la pérdida que la ganancia. (Si yo te vendo un Fitito y te lo quiero cobrar como un Alfa Romeo, es obvio que no me lo vas a pagar: cada uno sabe hasta cuánto está dispuesto. Y el amor sin condiciones es sólo un fantasma neurótico: no hay acción que el sujeto realice sino por una cuestión narcisística.) El amor incondicional sólo lo supone un bebé que justamente por eso sigue pataleando y gritando sin ceder en su goce.
.
Es muy típico encontrar un “tire y afloje” en estos casos; el mismo zigzageante movimiento que hace que se salga y entre permanentemente: las discusiones no terminan, las demandas siguen y las orejas se ensordecen. Si uno de los sujetos se instala en un rol determinado el otro deberá apostar todas las fichas al mismo número, al mismo rol; y eso puede desgastar bastante, sobre todo cuando sabemos que todos los sujetos demandan y necesitan en algún momento recibir "compensación amorosa". 
 .
Algunos sujetos confunden esa compensación con regalos: se trata siempre de poder distribuir el goce. Por supuesto que los regalos entran en el plano del gasto libidinal que cada uno produce y es lógico que si un sujeto sólo "se regala" a sí mismo; cause perplejidad; pero siempre se trata de ceder el amor propio por el amor al otro.  Como me decia hace mucho un analizante: "amar es poner primero al otro".  O como hace una semana me contaba otro: "Si mi mujer no entiende que todos los gastos de mi tarjeta los pago yo y son para ella; quiere decir que ni siquiera me valora como administrador. Me pone dos veces en falta; me niega como tesorero y me niega como marido."  (De más está aclarar de qué significante "tesoro" se trata.)
.
El tema es que cuando nos enamoramos nuestra mirada se estupidiza un poco: nos entregamos, nos fragilizamos y enganchamos al síntoma del otro con nuestro soberano síntoma; hasta que después no es que el otro cambió, sino que nuestra mirada empieza a ser más atenta. 
 .
Ahora: en realidad el tema sería aceptar la castración del otro (y del Otro); es decir: si supongamos que soy un excéntrico que elijo poner en mi biblioteca a un elefante (porque se me antoja leerle de vez en cuando y porque aparte me parece súper pintoresco), después no me voy a quejar de que rompe todo: pobrecito, ¿qué se puede esperar de un bicho tan grande? ¿Lo vamos a dejar acaso atado o amordazado?
.
Pedimos, deseamos: y después no nos bancamos eso; porque "vamos de la insuficiencia a la anticipación".  Es decir: nos creemos que podemos, pero no.  Justamente como la asíntota es real, y Lacan decía que lo real es lo imposible, el amor supone (dentro de su imposibilidad) dismuir esa fisura.
.
Pero los sujetos se mienten; y al no poder sostener desde lo simbólico, se termina en el engaño del imaginario: un anillo, una libreta, un tatuaje (ahora está de moda una leyenda en el facebook al estilo "tiene una relación con..."). etc.  Ya sabemos: lo imaginario suple (mal) la falla del Nombre-del-Padre. Nos ponemos elegantes, nos ajustamos la corbatita pero tenemos dos muelas cariadas; una úlcera y un clavo en el zapato: pero -claro- no se ven. Creo que mejor sería concentrarse por qué boquetes se van los sueños... 
 .
Sí: todo amor es imposible, y eso es lo poético: que siendo las pulsiones parciales; que siendo el neurótico un niño con sexualidad "perversa polimorfa"; ese mismo sujeto pretenda hacer de lo imposible, una posibilidad. Como digo siempre: eso es lo que me parece interrogaba a Freud: ¿Qué cuernos le picó a este bicho-humano que se da el lujo de enunciar un "te amo"Saludos! map


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores