Ir al contenido principal

Tragedia en un Acto









Sólo estamos de duelo por la persona por la cual podiamos decir "yo era su falta".
Jacques Lacan
 





¡Pero Mujer, olvídate de ese hombre, si es sólo un niño! ¡¿Y qué hace un niño sino más que llorar y gritar y pedir?! Y cuando no le das, ¡Zas! ¡Te rompe todo! ¡Un niño, mujer!


Pero no puedo.


¿Sabes qué pasa contigo, mujer? Pasa que ya se te olvida todo lo que te hizo, ¡qué poca memoria! Pasa que se te olvida cuando él te decia “dejame hacer el duelo, no me llames” y sin embargo siempre te volvió a llamar él mismo: ¡un mentiroso!  Se te olvida cuando le diste los anillos que tanto pidió y a los dos días, ¡a los dos días mujer! se te fue otra vez… un mentiroso sí, no tiene idea del peso de las palabras… un niño que nada puede sostener… ¿Qué idea puede tener de lo que quiere decir amar? ¿Y dices que quiere ser Maestro? Pero ¡mujer! Si para ser Maestro hay que ser como un Padre, ¿cómo piensas que una criatura puede ponerse en ese lugar? ¿Sabes que pasa, mujer? Se te olvida cuando te pidió que vayas a socorrerlo a una esquina -¿te acuerdas que tu ya estabas casi por dejarlo?- y te lloró media hora sobre el hombro y otra media hora más en las piernas mientras decidías quedarte con él esa noche porque, según me cuentas, pensabas que después de tanta angustia algo iba a modificarse... Olvídalo ¡mujer! Has perdido a un niño, no a un hijo, porque ningún hijo puede hacer lo que hizo esta criatura... Nunca te ha adoptado ¡mujer! Es un niño nómade, sin tierra... que siempre estará escapando...


Pero no puedo.


¿Sabes qué pasa contigo, mujer? Pasa que se te olvida cuando había prometido cuidarte,  antes de juntarte, que te decía que él te iba a cuidar todo el tiempo, y se te olvida que lejos de eso, mujer, te abandonó siempre y nunca le importó ni fecha, ni trabajo, ni lugar, ni nada… Y fuiste tu quien le limpió la misma mierda de su propio culo, como se limpia a un niño que llora y duerme… ¡Oye! ¿Ya se te olvida cuando le pediste faltar un día a su trabajo para disfrutar juntos unas minivacaciones, y te contestó que perdía el presentismo? ¡No se te olvide que cuando quiso faltar al mismo trabajo por haragán nomás y dormilón, le importó tres cuernos el presentísmo! Todo era así: ¡puro capricho! Si le decías ven, iba; blanco, negro; déjate esos anteojos, se los quitaba, levantémonos ahora antes que se vaya todo el mundo, pues naaaa: hay que quedarse…  un niño engreído… preocupado por su imagen… y demandando todo el tiempo con sus tira y aflojes... Un tío que se ha quejao de su ex porque le cerró una puerta; y sin embargo ha hecho contigo díez, ¡qué digo díez!, cien cosas peores..!


Pero no puedo.


¿Sabes qué pasa contigo, mujer? Tienes que recordar cómo hoy ves a tus otros novios, el tiempo todo lo cura; ¿recuerda con la pena que ves al primero cuando te lo cruzas, en su rol siempre encorvado, sin un duro en el bolsillo, con sus canas de pena siempre mendigando? ¿O cuando ves al segundo, atado y distraído con su capitalismo de viajes y copas, queriendo olvidar lo que no pudo ser, sediento de no haber podido beber el agua que alguna vez le mostraste para su espíritu? Así lo verás algún día: del trabajo a la casa y de la casa a la cama… Porque un hombre así no puede cumplir ni tu sueño ni el propio. ¡Mujer!, no lo dudes…  Ya se te olvidó también que ayer nomás lo viste en tu propio barrio caminando con su nueva adquisición y que tú agachaste la cabeza para no herirlo, cosa que hiciste mal ¡muy mal mujer!, tendrías que haberlo puesto en evidencia; y encima él, según me dices, te siguió con la mirada y tampoco te dio el saludo… ¿Se te olvida? ¿Pero entonces, qué? ¿Ya te olvidaste que te comparó con un desconocido, que no le importó tu desangre, tu angustia, tu desolación ni tu condena? A este hijo de su buena madre sólo le importa la suya, su propia condena, por eso te lo ha dicho clarito: nadie más víctima que él, nadie que se atreva a competir con su patética cruz, ¡nadie mujer!: ni tu propia madre.


Pero no puedo…


¡Claro que no puedes, claro! ¡Escucha ya mujer! Haz como si estuviera a tu lado entonces, total según me cuentas de soledad y vacío también vivías… Pero ten en cuenta que él, como buen niño que nunca pensará en el otro, hace ya su vida: los lunes una novelilla por tevé, los martes una comidita con su zoológico de siempre, los domingos a la swimingpool esa que llaman sauna, los jueves hay estreno: al cine pues… y así cada día… ¡Obvio!¡Sino el pobre se nos deprime..! Vaya caradurísmo… ¡Y tú no puedes! ¿Pero pudiste pelearla sóla cuando más lo necesitabas? ¿Pudiste desangrar en llanto sin tener su espalda ni su mano? ¿Pudiste bañarte en soledad mientras esparcías las cenizas alrededor de un nogal? ¡Y ahora dices que tú no puedes! ¿Y a él, cuándo le importó si tú podías? Pero ¡mujer! ¿De quién te has engualichao? Si nunca tuvo en cuenta nada, ni pudo levantarse media hora antes para traer un postre para una cena, ¡mujer! Y encima es capaz de mandarte un mensajito de esos para tu cumpleaños preguntando por tu madre… ¡Mujer! ¡Mujer! El amor no se recompone con un mensajito, con un ir y con venir, con entrar y con salir... ¡mujer! Y tú que guardas ese Rosario italiano… Le tendrías que haber dicho todo: ¡sí, todo! Que tu madre está muerta, que tu padre pelea por no morir de amargura y que tú… que tú no puedes, ¡claro que no puedes! terminar de matarte.


map

La gallega fiel
Tragedia en un Acto.
31-mar-2013
ARTE:
Pablo Picasso
Tete de femme 


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores