Ir al contenido principal

De la media naranja al consolador / Amores Contemporáneos





Entendemos la crisis del amor contemporánea como el síntoma del pasaje de un horizonte de constitución de lo social en el que se privilegia la relación al semejante a un horizonte que privilegia al individuo. Creemos que las condiciones que posibilitaron este pasaje se enmarcan en la declinación de los estados nacionales a un nuevo modo de regulación de lo social a través del mercado.  Nuestra época es una transición donde conviven, por decirlo de alguna manera, las dos lógicas.


Desde el psicoanálisis lacaniano concebimos el modo de constitución subjetiva a través de dos vías privilegiadas, por un lado la vía significante, donde la existencia queda determinada por los avatares del juego del lenguaje y por otro el circuito pulsional, donde la existencia queda de alguna manera producida en la satisfacción de la repetición del circuito en si misma. 


Comparativamente podemos concebir que si bien ambas son vía de consistencia existencial (operaciones donadoras de existencia), la vía significante tiene un fuerte anclaje al semejante, en tanto la vía pulsional no tiende al lazo.


Lo que previamente denominamos como horizonte de producción subjetiva estatal, en tanto régimen fundamentado entre otras cosas en nociones como contrato social y en el montaje de dispositivos de disciplinamiento e inclusión social, opera en la determinación y codificación de la relación entre semejantes, relación que considera núcleo vital de lo social. 


Hemos entendido el viraje del amor en los siglos XII a XIV, como la evidencia de que una determinación de contexto, puede afectar el lazo social. La institución del matrimonio basado en el mutuo consentimiento (y quizás también la incipiente, pero en crecimiento exponencial, literatura) parecen haber afectado en tal punto el horizonte discursivo de aquella época que hasta se verifica la creación de un género literario nuevo: el amor cortés. La metáfora de la media naranja viene en esta época a ser el fundamento de la concepción del lazo amoroso.



Pensamos el amor como una suerte de nudo (una maniobra, una operación) entre esa doble vertiente de la falta que son el deseo (determinado por la existencia en la vía significante) y el goce (que se produce como el efecto de ese resto del cuerpo que no fue “nadificado” por el significante y que funciona en su gramática). Ambas vías se constituyen en la relación al semejante y se reproducen por la relación al semejante y el universo de lenguaje en el que cada viviente existe.



Dado que nuestra hipótesis supone que la forma de concebir la relación al semejante está determinada por el modo en el cual la época constituye y organiza los vínculos en una sociedad, proponemos que el mercado opera de otra manera en la producción de deseo y goce.


Se nos ocurre que es como si las relaciones producidas por el marco de determinación existencial de la época, en transformación de un régimen de estado a uno de mercado, operara de modo tal que hubiera elevado a una forma relacional predominante, la consabida estrategia de defenderse del deseo con el goce. Entendemos esta maniobra como el efecto de una afectación del lazo al semejante por la alteración de los modos de realización existencial de la época. 

(...)

En psicoanálisis concebimos al amor como uno de los modos de dar respuesta, a través del vínculo al semejante, a la insufiencia existencial propia de la inserción del viviente en el orden significante. Aunque sabemos que como cualquier respuesta que da cierta posibilidad de maniobra respecto de la sexualidad y la muerte, nunca es absolutamente lograda.


Creemos que el mercado ha consolidado un campo que de manera novedosa en la historia de la humanidad traslada el tratamiento de la insuficiencia existencial de la apelación al semejante, al consumo de objetos, privilegiando una vía "gozosa" de existencia en detrimento de la vía significante. 


En la medida que el estatuto del semejante se ha transformado en el régimen de mercado, esta variación pone en crisis la noción de amor tradicional.


Observamos una degradación del valor del semejante, que en tanto sagrado para un mundo de derechos humanos y leyes contractuales, a devenido un mero consumidor y su envés objeto de consumo o simple y puro desecho. La existencia contractual, como modelo del régimen estatal, tiende a ser reemplazada por una existencia consumidora. La maniobra consumista vela de manera eficiente la insuficiencia existencial, en la medida que el deseo queda rebajado en un juego imaginario de inducción de demanda infinita y producción y oferta de objetos a consumir, lógica que de alguna manera afecta el campo de relaciones con el semejante.


Cabe destacar que el psicoanálisis se funda hoy en una concepción que va a contra pelo de la época, en tanto produce un vínculo al semejante que opera en contra de la autorealización masturbatoria individual. ¿Se impondrá en esta época la lógica del amor de mercado tal como lo hizo en su momento la del amor cortés? ¿Estaremos leyendo una nueva versión del amor?



Martin Krymkiewicz / Mariana Stavile
Extracto del Texto:
IDEAS SOBRE LA CRISIS DEL AMOR CONTEMPORÁNEO
De la media naranja al consolador y Conclusiones
Publicado en: 
“Psicoanálisis y Hospital” 
Buenos Aires / Verano 2002
ARTE:
Raúl Oscar Martínez
México / 1941
Convulsa de amores 
Horizonte
Pleyádes

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores