Ir al contenido principal

Amores Frustrados, y de los otros... Goce/Castración/Amor







Estimado Marcelo (…) mi pregunta apunta pues a poder entender –por decirlo así- si mi pareja (que según me dice discute conmigo igual que discutía con su madre) de alguna manera no está en la posición de Hijo-de.  Es obvio que yo me instalo en el de Madre-de, verdad? Y por otro lado: ¿es un hijo que no termina de “adoptarme”? Como escuché de usted que alguna vez dijo que son los hijos quienes adoptan a sus padres… Gracias (…) G.L.P. / Buenos Aires.


HOLA; Sí  Gladys, es cierto, cada uno se instala en roles, pero ese no es un problema, de hecho no hay otra posibilidad que ubicarse en relación a esa díada; y -por otro lado- para discutir es necesario dos. Ahora:

Que un hijo discuta permanentemente con su madre no quiere decir que no la esté adoptando, sino incluso todo lo contrario: que -después de la alienación- necesita separarse... Es índice de que la relación está fortalecida, por eso el niño (que es siempre muy sabio) puede percibir con quien de los dos se aliena al imaginario... es muy común, por ejemplo, que el niño no discuta demasiado con el padre que siempre está fuera de casa: allí el niño percibe la necesidad de no perderlo, por lo tanto "cuida" y cede, no discute. En cambio es mas común que los niños discutan permanentemente con la madre o con las personas a quien ve mas, con quien convive mas afianzadamente; allí el niño percibe que el vinculo está mas afianzado y no tiene miedo a la pérdida. Ahora: de ahí a pensar que vínculos en permanente tensión agresiva son un standard, eso es otra cosa. Es obvio que la tensión agresiva es intrínseca de los vínculos, sobre todo si los sujetos se parecen sintomáticamente (recordemos el ejemplo de los boxeadores, donde para que exista la tensión (y la atención)  es necesario que ambos sujetos tengan las mismas características), pero esta obviedad que ya Lacan ha estudiado en sus dos escritos La Agresividad en Psicoanálisis y El Estadio del Espejo..., no significa que despliegue sus mejores augurios; de hecho termina desgastando la relación. Es decir pues: que un vínculo este inconscientemente adherido a un lazo imaginario fuerte, no quiere decir que simbólicamente sucumba a su sepultamiento. Aquí, creo, tendríamos que incorporar la variable amorosa: sólo a partir de la castración de cada sujeto será posible volver a elegirse. Una madre puede discutir muy fuerte con su hijo, enojarse, etc.; pero deberá castrar su narcisismo y, por ejemplo en el momento de que llegue la hora de llevarlo a la escuela, acompañarlo. (Doy este ejemplo porque justamente hace días una analizante lo dió hablando de la relación patológica que su hermana tiene con su hijo (el sobrino de la analizante). Sería rídiculo que los padres discutan y después prolongen la disputa y accionen en consecuencia... claro que acá hablamos de roles, de pareja.





Con respecto a tu pregunta: habría que ver que se está trasladando (desplazando) y demandando en esas "puestas en escenas".  Recuerdo que un analizante se quejaba de que su pareja le pedía ciertas cuestiones domésticas (que se encargue a veces de la limpieza, que saque a pasear mas seguido a la mascota, etc.) pero ella no podía ver lo que era realmente una demanda incosciente (ya que lo que le pedía su pareja era en si un pedido conciente). Ella en cada discusión se brotaba y no solamente terminaba rompiendo platos y platillos sino que se iba a la casa de su mamá... bien, rápidamente en análisis salió la demanda que, como todo demanda, es inconsciente: lo que ella reclamaba era que él la aloje. Así de simple. Porque nunca terminaron viviendo en una casa en común, sino que vivían en casa de su suegros. Lo que ocurría que -en función de estos mecanismos de ambos, intermitentes y repetitivos- su pareja tampoco podía sostener esa demanda puesto que la analizante siempre terminaba haciendo el mismo acting. Lo interesante de esto es que mientras ella decía que él demandaba (cuando en realidad lo de él era un pedido puntual), no advertía que en su acting (el de ella) estaba la verdadera demanda.


Otro ejemplo: un analizante cuenta que su ex le pedía todo el tiempo que le de la mano en la calle, que no tenga vergûenza, y –sobre todo- que le diga “te amo” (él nunca lo pudo decir en más de diez años de relación). En análisis el analizante advierte el desplazamiento de ese silencio: nunca había escuchado decir “te amo” entre sus padres; ni tampoco había percibido muestra de cariño entre ellos; pero lo más inconsciente es que entre él y su madre tampoco hubo lo que él, fantasmáticamente, podría considerar amor; sí cuidado, sí atención, pero no actos de afecto más directos. Entonces él desplaza en su ex esa renuncia que sintetizó diciendo: “cuando yo llevaba flores, escondía el ramo atrás y hacia abajo…”  dando incluso ejemplos de cómo miraba a los enamorados o cómo los escuchaba hablar mimosamente por la calle o por teléfono, subestimándolos. 

Es milagroso que hoy ciertos sujetos no sólo puedan admitir esto y querer cambiarlo, sino que a pesar de sus historias (frustradas) de amor primario (con y entre sus progenitores) se animen a llevar las flores orgullosos de ser amantes y de ser amados.  Por eso siempre cito los versos Borgeanos cuya genialidad e ironía aparece, a mi juicio, en el verbo final: "Dichosos los amados y los amantes, y los que puedan prescindir del amor". Saludos, map.



ARTE:
Oswaldo Guayasamín 
Quito 1919 / Baltimore 1999

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores