Ir al contenido principal

El Poema de Jacques Lacan












Fechado el 6 de agosto de 1929 -y envíado a su amigo  Ferdinand Alquié-
Jacques Lacan escribió este, su único poema.
En la carta a F. Alquié, el título es: Panta Rei, en caracteres griegos.

En Le Phare de Neuilly y en Le Magazine Littéraire
el soneto aparece con el título HIATUS IRRATIONALIS.


Según ciertos datos, este es el primer escrito publicado de Lacan.

 
 Cosas, que fluya en ti el sudor o la savia,
Formas, que nazcan del yunque o la sangre,
Tu torrente no es más denso que mi sueño;
Y si no los golpeo con un deseo incesante,

Atravieso tu agua, caigo hacia la arena
Atraído por el peso de mi demonio pensante.
Solo golpea al duro suelo del que se alza el ser,
Al ciego y sordo mal, al dios sin sentido,

Pero apenas todo verbo ha muerto en mi garganta,
Cosas, que nacieron de la sangre o de la fragua,
Naturaleza-, me pierdo en el flujo de un elemento:

El que corre en mí, el mismo que te subleva,
Formas, que fluya en ti el sudor o la savia,
Es el fuego que me hace tu amante inmortal.

Melancholiae tibi Bellae. Hardelot 6 août 1929.
 
JACQUES LACAN

 Versión Original:


Hiatus Irrationalis

Choses, que coule en vous la sueur ou la sève, / Formes, que vous naissiez de la forge ou du sang, / Votre torrent n’est pas plus dense que mon rêve; / Et, si je ne vous bats d’un désir incessant, // Je traverse votre eau, je tombe vers la grève / Où m’attire le poids de mon démon pensant. / Seul, il heurte au sol dur sur quoi l’être s’élève, / Au mal aveugle et sourd, au dieu privé de sens, // Mais sitôt que tout verbe a péri dans ma gorge, / Choses, que vous naissiez du sang ou de la forge, / Nature, - je me perds au flux d’un élément: // Celui qui couve en moi, le même vous soulève, / Formes, que coule en vous la sueur ou la sève, / C’est le feu qui me fait votre immortel amant.
Traduc.: map
ARTE:
Federico Zarco
-Argentina-
Dos gatos sobre un árbol surrealista



Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores