Ir al contenido principal

Síntoma y Real












El orden del sentido es propiamente sexual. El saber inconsciente es sexual poque trabaja en el límite del "no hay relación sexual", sobre el borde del agujero del saber sobre el sexo. Hay un goce sustituto del que no hay, un goce de palabras entretejido en el síntoma que llevó a Freud a decir que el síntoma es el goce sexual de los neuróticos.

De ese no saber sobre el sexo no podría hacerse un saber consistente, aún para quienes transitaron la experiencia del análisis y hasta para quienes eligieron ser practicantes. En el primer caso, porque el saber hacer con el síntoma no significa ninguna consistencia de saber y en el segundo, porque el saber del analista no pasa por el saber referencial.  Es que si saber y verdad no coinciden, a lo que puede llegar la experiencia del análisis es a que la verdad se dice a medias y el saber está agujereado.  

Si el objetivo de la lingüística es el lenguaje, no es el caso para el psicoanálisis, cuyo objeto resulta de lo que el lenguaje ciñe como indeterminado para el ser hablante en lo concerniente a lo sexual.  Lo real -por más que se intente positivizarlo- es la imposibilidad de escribir la relación sexual o de establecer una proporción allí donde la indeterminación común del goce para el hombre y la mujer pone un límite. De esto solo sabemos por el síntoma, en la medida que afecta al cuerpo como nudo de goce.

Si el síntoma no cesa de escribirse es porque procede por cifrado. Si habla lo hace solamente de esa manera, ya que lo que trata de curar (para Freud el síntoma ya implica una curación), lo imposible, no puede ser dicho sino a medias con los restos-letras del naufragio del complejo de Edipo.

(...)

Si el síntoma tiene la estructura de lo inconsciente vale la reserva, lo inconsciente tiene la estructura del síntoma.  La relación del parlante con lo inconsciente es incurable, independientemente de las vicisitudes de los síntomas, por ende lo sintomático no es eliminable, salvo que consideremos la posibilidad de ser un sujeto asintomático.  ¿Pero esa no sería una falsa normalidad?

El síntoma no cesa de hablar, pero la experiencia del análisis es también la experiencia de un tope a ese hablar, y ello es posible -que pueda existir el cesa de escribirse- porque hay escritura y porque ésta conlleva un límite.

El saldo de un análisis no es la obtención de un saber sobre el síntoma, que retomaría el goce de dar sentido, sino un saber hacer con lo que no cesa de escribirse.


Julio Fernández
La orientación real del síntoma
EN: laPsus calami Revista de Psicoanálisis
Nro. 2 Primavera 2011 / Letra Viva / Buenos Aires


Foto:
Acuarela


 

 

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores