Ir al contenido principal

La Humanidad Ardiente...


Mié, 05/02/2012 - 22:06 — maguilera








Primero que la Sociología, fueron las putas. Y primero que el santoral, fueron las putas. Y primero que cualquier invento de esos que ya dejaron de ser novelería, fueron las putas, razón más que suficiente para proclamar el 13 de abril, en Colombia, Día de las Putas, y honrarlas como merecen por su abnegado servicio a la humanidad ardiente.

De cuantas venían en las carabelas del genovés fletado por el imperio español para hacerse con las tierras, oro e indias de estos pagos bautizados en su honor, es poco lo que se detalla en las bitácoras de aquel tiempo en el cual era la mar oceana el único atajo para llegar al reino del caimito.

Pero de que venían algunas como “damas de compañía” de los cuatreros, asaltantes de caminos y fondas, estafadores, matones, tahúres y perdularios de toda clase que se desmovilizaron de los frentes que conformaban en la muy pacata pero rapaz Iberia, hay suficientes evidencias.

Será esa, entonces, pesquisa de doctos historiadores que, en Cartagena, Popayán, Mompox y otras jurisdicciones blasonadas por los más rancios abolengos, tienen muchos saberes de historia y de cosas que contar de ella que por pecaminosas no se divulgan.

De cuanto sí hay registros auténticos y rubricados en inglés de la época, es que en el Myflower que zarpara de la imperial Albión hacia Nueva Inglaterra con su carga de puritanos disidentes del putañero de Enrique VIII, la valija más preciada, valorada y protegida por la tripulación de aquel barco, que al fin pudo hacerse a la mar desde el puerto de Plymouth, era su guacal dorado de putas, cuya misión era la de paliar las penurias carnales de los padres peregrinos en la tierra prometida de la Nueva Jerusalén.

Y como si con poseerla mediante el despojo el hombre alcanzara el clímax y la saciedad de todas las hambres de poder que gravitan desordenadas e irrefrenables en su imaginario, es la tierra, su despojo y posesión, la que marca el rumbo de las travesías, éxodos y héjiras más crueles de la historia de la humanidad. Y Colombia, igual que Iberia y Albión, tiene también una larga y dolorosamente padecida historia de la tierra como centro gravitacional de las violencias, despojos, desplazamientos, putería, narcotráfico y crímenes, la ultima entre tantas, la de los padres refundadores, rubricada y sellada en Ralito, Córdoba.

Si el Pacto del Myflower, 1620, suscrito en cubierta por los padres peregrinos, se erige en acta fundacional de la Constitución de Estados Unidos, es para pensar que el Pacto de Ralito, 381 años de haber sido suscrito encubierto, viene a ser como la carta de naturaleza que daría origen a esa tenebrosa noche de violencias multiplicadas que alcanzaría su clímax en la “refundación del país”.

En “un nuevo contrato social” y en el “derecho de toda persona a la propiedad”. De tierras y vidas, desde luego, que se despojarían por los escuadrones paramilitares y sus aliados a partir del “nuevo contrato social” pactado.

Entre tanto y como víctimas de violaciones de todo orden, derechos, dignidad y reputación que en la historia han sido, es apenas loable que, para resarcir la afrenta infligida por los tiempos de los tiempos, a las putas se les eleve a los altares y se proclame el 13 de abril su día consagrado.

Por menos gracias, sacrificios, ultrajes, bienaventuranzas y favores recibidos, se han beatificado y santificado hombres, mujeres y niños en este país de místicos y predestinados. 

Cristo Rafael García Tapia
Día de las Putas
Cartagena de Indias, Colombia

(Gracias Cristo Rafael por acercarme tu texto.)


Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores