Ir al contenido principal

El Travesti y La Monja














La problemática política, a partir del siglo XVIII, es que la desaparición de un término que englobe al contrario produce, primero, una sociedad inmanente; esto quiere decir una sociedad que no se puede pensar en ninguna trascendencia. Y que la sociedad sea una cosa inmanente, que sea trascendente, que sepamos que este conjunto de ocurrencias que hay aquí (las pasiones) depende de nosotros mismos, y que no está ordenado por ninguna cosa exterior a nosotros, crea dos posiciones.

Una, que podemos llamar la posición meritocrática, la gente que hace méritos para ordenar el mundo (la universidad es especialista en eso, en harcele creer a la gente que con un doctorado más todo va a ser coherente). Y la otra es la vertiente crítica, la vertiente de la guerra de todos contra todos, la lucha de clases.  La reacción es el intento de volver atrás e instaurar una jerarquía que englobe las pasiones de la ciudad, las organice y les de una trascendencia.  Cada tanto la gente hace crisis, se vuelve religiosa, o le pasan cosas por el estilo. Porque, evidentemente, vivir en tucumán pensando que eso lo  lo organiza Bussi no es lo mismo que vivir pensando que lo organiza Dios. Supongo que debe ser más soportable creer que lo organiza Dios.

(...)

Cada vez que se habla de "unanimidad" es porque alguien va a perder. "Decidamos unánimemente"- se entiende que nadie puede decir que no. Y sin embargo gusta eso de "lo decidieron entre todos"-.  Nadie ve que hay un muerto ahí, en ese "todos".  "Ahí es muy democrático, todos deciden juntos."- Es complicado decidir en conjunto los intereses del travesti y de la monja; en general cada uno se va a su barrio.  Los travestis a la zona roja, las monjas al convento, crean microclimas y cultivan la memoria del propio sacrificio.  Ustedes conocen la teoría de Freud, el jefe es narcisista, se ama a sí mismo, los demás han  renunciado a amarse a sí mismo y aman al jefe.

No tienen contacto entre ellos, las relaciones las tienen a través del jefe. ¿Cómo modifica esta teoría Jean Pierre Dupuy? Estudiando los mercados. Dice que, según Freud, cuando matan al jefe cunde pánico, pero ¿cómo se contagia el pánico, si no tenían relación entre ellos?  Porque si todos se ven a través del jefe, muere el jefe y unon fuma, otro entra en pànico, otro se pone un kiosko. Pero no, todos, como un solo hombre, hacen lo mismo. Dupuy modifica el esquema: El jefe no es exterior, es interno, es el problema del éxtimo; el jefe es el producto de la relación entre ellos.  Esto plantea la discusi´ñon de lo que Adam Smith llama "la mano invisible", todos compran y venden a lo loco y el mercado es la mano invisible que regula todo eso, cuando se dijo que no había tal mano invisible empezaron las preguntas de cómo se organizaban las cosas. Freud está dentro de esto de inventar "una mano invisible" para dar coherencia a un grupo, en este caso, un jefe.


Germán L.García
Curso de Las Pasiones
/ Fragmento de la primera clase /
(Transcripción Alicia Alonso)



Arte:
Hans Kanters



Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores