Ir al contenido principal

El psicótico y su condena...

,
,
,
,
Señor Marcelo Pérez: me permito escribirle porque chequeando Internet me encuentro con un tema que estoy preparando para mi tesis doctoral: la psicosis.  En mi universidad (yo soy de Colombia pero estudio psicología en una institución privada, en Bs. As.) se baja la línea permanente de que en la psicosis no hay metáfora paterna.  Investigando escritos de otros colegas de otras universidades, me encuentro con respuestas similares. Pero he encontrado que usted dice que sí la hay, y que incluso en el psicótico hay represión. Esto directamente –sin ofender- me parece una incongruencia. Mi mail apunta a que pueda usted indicarme –obviamente lo voy a citar en mi trabajo de tesis- el porqué de su postura. No dejo de entender esto: si hay forclusión, ¿cómo es posible que haya represión? Espero no incomodar con mi pregunta. Mi respeto, L. Mendoza.




Bien. Qué pena que el discurso universitario siga siendo tan arcaico en algunos aspectos; y qué pena que encima tengas que pagar para sustentar un error no sólo técnico-clínico sino también de sentido común.  Podés remitirte a varios posteos de mi blog donde he reiterado muchas veces por qué el psicótico reprime y por qué es un Sujeto adherido al Lenguaje. Lo voy a decir más enfáticamente: el único ser biológico que no está en el orden simbólico es el animal. Y el animal logrado; puesto que el animal doméstico, también lo está; por eso Lacan decía que los animales domésticos tienen lenguaje; excepto que ellos “hablan” sólo cuando necesitan algo. 

No hay ningún sujeto (incluso en el autismo que podríamos calificar de a-estructura) que no tenga el Lenguaje agujereado. No hay ningún sujeto que no tenga inscripción fálica. Sí, por supuesto, hay sujetos que –en el recorrido de su lógica fálica- sufren avatares estructurales; incluidos los de la primera y segunda identificación; pero no existe ningún Sujeto que no reprima, que no se angustie o que esté por fuera del orden de la lalengua. Si el psicótico no reprimiese directamente no hablaría. Para hablar es necesario reprimir. No soy yo quien lo dice, ojalá hubiese inventado algo nuevo; fue Freud y fue Lacan. Y muchos analistas también piensan lo mismo porque hemos leído a Lacan más allá de Lacan, cómo él ha sabido leer a Freud. ¿Qué tiene qué ver esto que te cuestionás en tu correo? ¿Por qué pensás que si un sujeto reprime entonces no puede forcluir y viceversa? ¿De dónde sacaste ese argumento? ¿No leíste, no estudiaste, la Behajung del Falo y la Austoussung del objeto? ¿No sabés que es necesario un primer trenzado fálico (que Lacan llama Identificación de lo real al Otro Real) para devenir Sujeto del lenguaje? Quizás no hayas entendido todavía que quiere decir "pérdida de objeto". Si hay un invento lacaniano por excelencia es el objeto-a: la pérdida misma. Si se pierde es que se entró en el lenguaje: por eso el autismo es una a-estructura; porque no hay agujero y debe ser producido, aun. La verdad me indigna que se invierta tanto dinero en una formación tan falaz. Sería bueno que se lea menos topología y se entienda más el ABC de la clínica y de la "epistemología" del sujeto de deseo. Porque ultimamente escucho que los colegas salen como fascinados con la topología lacaniana y no tienen la menor idea de lo básico que hace a nuestro terreno clínico.

Te diría que leas más a Freud que a los analistas de la facultad; porque en Freud está todo. En el caso de Los Lobos (“Historia de una NEUROSIS infantil") hay forclusión y es una neurosis; y de hecho hay psicóticos que no deliran ni alucinan. Una psicosis no se diagnostica por un delirio. Y las histéricas y los obsesivos suelen no reconocerse en el espejo (sobre todo en procesos de duelos donde el fantasma suele vacilar) y también hay momentos que deliran. La condena del psicótico no es el delirio. No es la forclusión. Es el diagnóstico que se le imprime, el estigma, el rótulo y -obviamente- el modo con que con èl se opera en la clínica. Al igual, por supuesto, que la condena de cualquier hijo-de-vecino. Porque si un egresado universitario sale con estas premisas; qué le queda al pobre pa(de)ciente, ¿no? ¿Es lo mismo abordar un paciente con unas variables que con otras?

También te aconsejaría visites los hospitales psiquiátricos. No me asombra que psicólogos piensen así cuando hay psiquiatras que estando todo el tiempo con pacientes psicóticos siguen pensando que el psicótico no se angustia o no reprime. Estaría bueno que sepan leer antes de repetir frasecitas sin ningún aval clínico y con el mayor sentido de incongruencia conceptual. Estaría bueno también que entiendan el Estadio del Espejo y el Modelo Óptico para darse cuenta que no hay ningún Sujeto que sea REAL puro; cacho puro de carne: que todos transitan por ese estadio y que –al no ser precisamente una fase- es un proceso lógico que tiene idas y vueltas.

Es impresionante cómo quedan pegados –contaminados- por el discurso universitario y pierden el sentido común. Dentro de poco vamos a escuchar que el psicótico tampoco tiene pulsión. Ahora resulta que el psicótico no reprime pero puede comer, cagar y hablar… ¿qué misterio no? Yo me pregunto -sin ofender, eh!- ¿Ustedes aprenden por qué un sujeto puede hablar, comer y cagar? ¿O piensan que es por una cuestión fisiológica o química? ¿Ya se dieron cuenta que hay sujetos que no cagan por semanas enteras o que comen hasta reventar o que -por el contrario- cagan sin parar tres o seis veces por día? Eso: ¿es fisiológico? ¿Responde a un dilema químico hormonal o a algo que descubrió Freud y se llama Pulsión? Que tengas suerte con tu tesis. Saludos, m.a.p.
.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores