Ir al contenido principal

Escena e Interpretación

.
.
.
.
 .
.
El cuadro me mira”, decía Henri Matisse. Es que, como una mirada que se han transformado en cuadro, nos recuerda. Y el recuerdo, a su vez, es la vida de las cosas: “las cosas no son como las vemos, sino como las recordamos”, decía Del Valle Inclán. ¿Qué secreto se insinúa en esa inversión, según la cual lo visto, nos ve? Es que tampoco los ojos son los que ven, sino los reflejos de una mirada que se ha hecho obra, poiética como pensaban los griegos, esto es poesía. La poesía, como toda obra de arte, le otorga al poeta una vida insospechada que excede su propia vida, al extremo de eternizarla.

Comprenderán entonces por qué me he propuesto seguir el sendero virtual que lleva de la escena, como punto de fijación de la mirada, al ojo, como testigo silencioso que se sostiene en la mirada.  Así se comprueba la otra vía que lleva del ojo a la escena. Y sólo así se puede comprender cómo la escena relata el secreto de la mirada, gracias a la complicidad del ojo silencioso. He hablado de escena como la óptica a la que corresponde la mirada. Pero no sólo la mirada forma parte de la escena, sino el ojo mismo que la sostiene, pues la mirada vuelve al ojo como a su punto de vista. Y el punto de vista forma parte de la escena, como acto de la mirada y el protagonista del drama de la visión.

(…)

El ojo es la metáfora de un sujeto de la palabra, siempre localizado en el drama de la palabra. Y el pensamiento nos lleva por el laberinto de la extraña coreografía de este baile y su contrapunto.

La escena y el ojo es una metáfora de las situaciones humanas y su dramática. Más allá de cada lugar, hay un lugar que ve y es visto. Todo está desplegado en la coreografía de la danza de la expresión. En el horizonte del lenguaje está la perspectiva del drama, desde las diversas posiciones de sus personajes.  La escena y el ojo indican la dimensión del Otro de toda palabra, es decir la alusión simbólica que rompe con la referencia empírica.
.
.,
,


(…)
La significación es retroactiva por recurrencia escénica. En lugar de limitarnos al juego del significante es preciso reconocer el corte escénico del texto. Los hombres tienden a bizquear por naturaleza, según pensaba Nietzsche, dado que siempre miran ambivalentemente dos cosas como en caso del significante y el significado. Más allá de eso, la anfibología que remite de una escena a otra produce el equívoco que genera la significancia. Es allí donde tiene su lugar de origen la interpretación. La interpretación es un efecto del corte escénico que sitúa una escena en relación a otra. La escena remite a otra escena, pero entre una y otra se sitúa la visión que metonímicamente atribuimos al ojo. En apariencia basta un ojo para que haya escena. Sin embargo, ¿cómo es posible verla? Porque la visión que oculta tantas cosas también reconoce otras. El ojo metonímico no basta para explicarlo. El ojo es carne, como la que expone la pintura de Bacon, pero además ve. Bacon juega con esto y muestra la carne que se ve, según la puesta en escena de sus pinturas. La escena la ve. También lo aplicó Bertolucci y su genial fotógrafo Storaro en “El último tango en Paris”.
 .
.
Guillermo A. Maci
La escena y el ojo
Semiótica de la puesta en escena de la palabra
Del Prólogo y del Capítulo III
Letra Viva, Bs. As., 2011

Arte:
Francis Bacon
Study for Figure, 1956
& Head III, 1961.

.
.
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores