Ir al contenido principal

Belle Indiffèrence & Victimización

.

.
.
Hola Marcelo. Con respecto al posteo último que tu firmas, quería preguntarte simplemente: ¿Entiendes que el Narcisismo puede vincularse con lo que S.Zizek llamaría “virtualización del vacío” y con el victimismo que el también llama 'la máxima expresión narcisista de la postmodernidad”? Muchas veces no me queda claro por qué el Narcisismo es dominante en el movimiento del Sujeto.  Gracias por tus aportes, un gran saludo desde Puebla.
.
 .
Bueno, lo que Zizek conceptualiza como “máxima expresión narcisista del postmodernismo” es un estadio de debilidad que permite el control a partir de un salvoconducto (o redención) de las utopías-controladas. De ahí el victimismo como expresión narcisíca y la reducción de la realidad a una simulación y virtualización del espacio. No es fácil la lectura de este pensador postlacaniano; y es muy enmarañada la red conceptual con que trabaja los puntos clínicos en Lacan. 

Pensémoslo más simple: el sujeto no puede actuar sino a través de una cuestión narcísica. Hoy justamente lo recordé en un Grupo de Estudio dónde también mencioné cómo la enseñanza de Guillermo Maci –quien estos temas los ha elaborado muy bien- me ha permitido en lo particular –y en mi trabajo con la clínica y supervisando con él- escuchar esa cuestión fálica-narcísica  y las escenas que el sujeto acostumbra a montar siendo –obviamente- el protagonista siempre. Pensemos en el entramado de un sueño: el sujeto siempre es el eje, aún proyectado en otros personajes.

El narcisismo –estructural y estructurante- se convierte en un problema cuando obtura la dinámica deseante que causa al sujeto. Es decir, cuando la castración –mutis por el foro mediante- falla. Como dije en ese posteo, la castración siempre es del YO. Para eso es necesario castrar al Otro porque si no sigo “creyendo” que soy el irremplazable objeto que cubre su falta. Pero no podemos hablar de "victimizaciòn" sin incluir a la Histérica en todo esto.

Con estos avatares histéricos-narcísicos se mueve el mundo; y cuando no empujado con los componentes obsesivos de rigor: el narcisismo domina las escenas, montajes que unidos al componente histérico hacen un cóctel por de más sabrosísimo: pensemos que la Histérica necesita –sin poder dejar de ser el falo- como decimos habitualmente “tenerla más grande”. De ahí que siempre habrá un plus en la Demanda: primero te pido esto, después aquello, después lo otro… Pero Lacan decía: “No se trata de eso…”.  Y eso la Histérica bien lo sabe: sus caprichos conducen al cajellón del siempre metonímico deseo: cuando obtiene lo que pidió, pedirá más…  

Es decir, en vez de proceder al acto castratorio, el neurótico “elige” el goce. Y un dato más de la clínica cotidiana: cuando la Histérica comienza a “observar” que el montaje escénico decae –sea porque el otro no entra en el juego imaginario, sea porque se impone la Ley que el neurótico no acata de buen gusto, sea porque ciertas variables no están dadas (en este punto bien Hegleriano el deseo es deseo del otro), entonces es ella misma quien abandona la partida a priori, sabiéndose por afuera antes de tiempo y antes que el Otro pueda “ganarle de mano”. De ahí también que queda victimizada. Como se ve el eje es perfecto: narcisismo, histeria, victimización. A esto se lo ha bautizado como la Belle Indiffèrence: ¿Y yo qué hice?.  Cordiales saludos, marcelo.-

.
.
Arte:
E. Garduno
El día después de ayer, foto.


.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores