Ir al contenido principal

Amar & El Gusto de una Obra

.
..



.
.
.
¿Qué es lo que no se aprende en psicología? ¿Cuál es la única cosa que no se enseña cuando uno se destina al oficio de psicólogo? No se enseña la ética. Es la única cosa que no se enseña jamás. La gente no sabe lo que es un secreto, no saben lo que es la diferencia entre escribir una cosa y decirla. No se les enseña a respetar la palabra de un niño, a considerar que los niños son personas. Y que de lo que se trata es de lo que los niños y los bebés dicen y no las interpretaciones ya hechas y la semiología psicológica que nos va a permitir comprender lo que ellos tendrían en la cabeza.

Hay toda una serie de reglas en el psicoanálisis, reglas no escritas, pero que permiten la regla fundamental. Si esas reglas existen, es porque ellas son el fundamento de una ética extremadamente rigurosa y lo que hace la diferencia entre psicoanálisis y psicoterapia, es esta dimensión de una ética. Un psicoanalista no puede, no debería, para permanecer como psicoanalista, hacer cualquier cosa ; no todas las jugadas le son permitidas, no puede decir cosas sin tener en cuenta de los tiempos, por ejemplo. La ética es el tiempo.

(…)

Por otra parte, el nombre “psicoanalista”, ese no tiene ninguna duda, no puede ser un título universal. Se lo constata, hay tal psicoanalista y tal psicoanalista y tal psicoanalista, como hay tal escritor y tal escritor… Porque es otra forma de arte, el hecho de participar de a dos, entre analizante y analista, en la puesta en camino de un nuevo, y siempre nuevo, psicoanálisis. De allí resulta que no puede sino percibirse, a-posteriori, que se ha creado un psicoanalista, a partir de la situación del síntoma,  como se hubiera podido crear una obra y obtener que la misma tenga éxito. Pero, finalmente, ¿qué es lo que hace el psicoanalista? Él hace de escritor público, permitiendo a cualquiera escribir ‘el libro que tiene uno en sí mismo‘. ¿Quién hablaba así? Era Proust quien lo afirmaba en alguna parte, ¿no es así? Que cada uno tiene en sí un libro y que es preciso ponerse a la escucha de ese libro para que venga a la pluma.

Un psicoanalista no hace otra cosa más que dar a cada uno el gusto de la obra. Es decir que estamos en una época en la que la gente trabaja enormemente, pero trabajan, trabajan en un trabajo que cada vez tiene menos sentido, porque es cada vez más recortado.  Mientras que el hecho de tener una obra en vista, es la única cosa que puede interesar, y decirse que uno participa en una obra, es indispensable para llegar a trabajar bien. Si se trabaja únicamente para ganar vacaciones y para jubilarse lo más pronto posible, eso no vale la pena.

Creo que los pedidos de psicoanálisis que nos llegan cada vez más a menudo, son los pedidos de gente que se siente excluida por su trabajo o que no creen más en la participación social, que no quiere inscribirse más en una sociedad alienante y explotadora, y que nos piden comenzar al menos hacer la obra de sí mismos. Si ellos llegan a escribir sus historias, la historia que portan en sí, llegarán a reanudar con la obra y a volver a dar sentido a su trabajo. No es por nada que Freud proponía : “Amar y trabajar” como los fines últimos de la cura. Pero trabajar, no es la buena palabra. Es preciso que el trabajo no sea únicamente el trabajo que permita ganar dinero y adaptarse a la sociedad, sino un trabajo que dé el gusto de la obra. Yo opongo de una manera bien distinta, como lo hace por otra parte Hannah Arent, trabajo y obra. Lo que se nos pide, es volver a dar el gusto de una obra.
.
Jacques Nassif
Extracto de entrevista de Alessandra Guerra
Traducción: Ricardo Díaz Romero
.
.
Arte:
Vito Campanella
Fantasías Lúdicas
.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores