Ir al contenido principal

El Mito de la Genitalidad

.
.
.
.
.
.
Este mito de la genitalidad es, para muchos psicoanalistas del período abarcativo de las décadas de los años cuarenta a setenta del siglo pasado –dicho de manera aproximada, es claro- la manera de alcanzar la plenitud normal y no-neurótica. A mi entender, dicha concepción es el resultado de una lectura superficial del Freud; en función de esta, toda evolución libidinal –se asevera- debería culminar en la genitalidad. Entonces, ¿qué implicaría ésta? Aparentemente, el dar lugar a una personalidad completa. No estoy inventando el término, por cuanto puede ser localizado en un texto de los años cincuenta, llamado precisamente Psicoanálisis del hombre normal, de Gustave Richard, quien procura trazar el desarrollo de acuerdo con el diseño de un ser humano maravilloso, porque es genital. Una personalidad genital ama, produce, tiene buenas relaciones amistosas, participa en la ciudad, se siente realizada en su trabajo, disfruta de la vida familiar, etc. Todo ese cuadro felicísimo se alcanza debido a la obtención de la genitalidad. El raciocinio de Richard parecería, de una manera un poco libre,  avalar lo ilustrado por Freud en “Pulsiones y Destinos de Pulsión”.

(…) 

Genitalidad, como en muchas ocasiones es comprendida, es poder tener buenas relaciones heterosexuales –esto es prejuiciosamente de rigor- y, si es posible, monogámicas también.  Todo ello participa de los ítems integrativos del mito de la genitalidad. Más cabe considerar, al respecto, un hecho crucial, un dato singularizador de nuestra clínica lacaniana en su cotejo con otras clínicas: la presencia analizable del fantasma. Por ejemplo, muchos de los sujetos llamados genitales, al cursar su re-análisis, muestran que el fantasma no fue considerado en el, o en los, análisis anterior/es.  Efectivamente, el sujeto era genital, conductualmente genital, pero para acceder a la presunta conducta genital le era imprescindible activar fantasmáticamente alguna escena apartada, en apariencia, de la situación.  Al modo de imaginarse golpeando a la compañera, o pegándole, o insultándola, o tomándola como prostituta; o, inversamente, imaginan ser golpeados y/o insultados y/o humillados por ella, entre tantas otras posibilidades o alternativas mostradas con insistencia por la clínica. Pues bien, toda esa constelación, activada de modo necesaria y de manera silenciosa e inconfesa determina consecuencias que trascienden el momento del coito, por cuanto involucran por lo usual la vida entera del analizante.  En efecto, ésta es conducida por el mencionado fantasma de fustigamiento; el cual, llamativamente, no había sido objeto del análisis en la/s cura/s previa/s, determinando de tal modo goces masoquísticos bajo forma de padecer, por ejemplo, recurrente fracasos, sonadas expulsiones, dolidas rupturas, inversomíles estafas, sometedores pegoteos, etc. Como se evidencia, las secuelas derivadas de dicha omisión son mayúsculas y gravosas. Considerar o no el fantasma no es una opción. Antes bien, su análisis es un imperativo ético insoslayable de la cura psicoanalítica.

Roberto Harari
La significación del falo. Claves Introductorias.
Capítulo I. Falo y Castración.
Lumen, Tercer Milenio. Buenos Aires, 2007.


Arte: Lisandro Demarchi
www.lisandrodemarchi.com.ar


.

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

la pèrdida en el horizonte

- - - - ¿Se acuerda de aquel libro de Vinicius de Moraes, Para vivir un gran amor? ¿Qué necesita uno para vivir un gran amor?
.
—Lo primero es animarse a correr el riesgo. Lo que yo observo en el consultorio, como una de las grandes barreras para el amor, es el temor de la mayoría de los humanos a correr el riesgo de la pérdida. Toda relación de amor presupone que alguno de los dos va a perder al otro. El otro puede morir o dejar de querernos. No hay ningún amor que no tenga en el horizonte la pérdida. Y hay que animarse a tolerar esa posibilidad. Mucha gente, porque no se anima a perder, vive perdiendo. Quiero decir: dan por perdido el amor antes de haberlo vivido. Eso es mucho más relevante, numéricamente, de lo que se supone. Inclusive, hay mucha gente a la que usted ve en pareja, casados o no, y sabe que ya no se aman. Uno los escucha hablar y se da cuenta de que no se animan a disolver su pareja y a armar otra nueva porque ya han dado por perdido el amor. Y han dado por perdido el amor…

Seguidores