Ir al contenido principal

La ruina del instinto / Senderos del análisis: Isidoro Vegh

.
.




.
Con la ironía y el semblante afable que lo caracteriza Isidoro Vegh expone en estos párrafos que recorto, cómo el hecho de ser sujetos del lenguaje nos introduce desde el vamos al campo de la Pulsión y cómo el APREMIO que caracteriza a la Pulsión ("Llego a casa y de pronto abro la heladera y como aún fuera de las reglas sociales, de las reglas de la mesa, aprovechando que nadie me mira, y no puedo parar.  Voy a dar un exámen y de pronto tengo que salir corriendo al baño.") hace que el Sujeto se afanise, perdiendo la brújula de su deseo en pro de un goce que también hace su impronta con la llegada del Significante.

Es decir, cómo la Pulsión y la Demanda (del Otro) se juega en la dinámica que estructura el nexo del Sujeto con sus objetos y sus intenciones. Sabemos que los ejemplos que indican la brecha -el boquete abismal- que nos separa de los animales, son infinitos; pero sólo podríamos pensar -como aclara aquí I.Vegh- en un modelo preciso: la guerra: los Sujetos pueden morir entre ellos y no precisamente por un cacho de alimento.
Y justamente porque no es lo mismo alimentarse que comer, el sujeto puede -en determinados momentos de su vida- ver pero no mirar, oir pero no escuchar, tocar pero no sentir, juntar los labios pero no besar...



..
¿Qué descubrimos nosotros? Que pasan cosas raras, que con la pulsión –cuando decimos la pulsión oral por ejemplo- hay una fuerza, un empuje, en alemán se dice Drang, que no funciona acorde con las reglas de una pura biología, comandada tan sólo por el orden de la vida.  Yo planto trigo, pongo los fertilizantes necesarios, hay sol suficiente y el agua necesaria, el trigo crece, da sus granos.  El ser humano come todos los ingredientes que necesita, una dieta balanceada, sabe que es necesario, termina de comer, ¿y qué hace?: -“¿Tomamos un cafecito?” –“¿Por qué, si ya comiste?” –“¿Y una copita de cognac?” –“¿Querés un cigarro?” –“¿Lemoncello?” –“Bueno, es el día de la madre, brindemos, champagne.” –“Yo traje una tortita.”  Entre una cosa y la otra, ya son las cinco de la tarde. –“¿Alguien trajo factura para el mate?”.  ¿Qué pasa con ese empuje que, a pesar de lograr su satisfacción, persiste? ¿Por qué persiste?


Vamos a otra. Se dice que la pulsión apunta a un objeto… Podemos hacer perfectamente una dieta balanceada.  O si quieren tomemos otra pulsión para no aburrirlos con la misma.  Por ejemplo, ingenuidad de pequeños burgueses, intelectuales honestos.  Yo voy a votar a X –no digo el nombre para no ofender a nadie- porque X me da la garantía que siendo millonario ¿para qué va a robar?  Se ríen… se ve que X les rompió bien el culo.  ¿Y por qué va a robar X si ya tiene tanta plata?  ¿Se puede comer con dos tenedores?  Pongamos que querés ir todos los días, como acostumbraba Ives Montand, a Maxims. Sale caro, pero hay mucha gente que puede. Esos, ¿dejan de preocuparse por ganar más dinero? No, al contrario. ¿Para qué? ¿Para conseguir, como la duquesa de Alba, un tipo más joven? Con mucha menos fortuna lo conseguís.  No hace falta tanta para eso. Yo tengo un amigo que me decía: “Y, yo junto unos mangos Isidoro, ¿sabés para qué? Cuando sea viejito, ¿cómo hago para estar con una piba joven?” Pero no hace falta tanta guita para eso. Hay bastante competencia.  Aparte, ¿con cuántas puede estar por semana? Vamos, que diga la verdad. Por más que le dé al Viagra. ¿Por qué no se calma su codicia?




(…)

El genio de Freud nos dice que la pulsión, por ejemplo, oral, uno diría que se satisface con la panza llena; no, dice, se satisface con el borde de los labios, en el enclave de los dientes, no tiene nada que ver con el estómago, el esófago, la faringe, el intestino grueso, el delgado. Con la pulsión anal, lo mismo, ¿dónde está el disfrute? Cuando uno hace sus necesidades cada mañana, uno ni se entera lo que se está procesando en el estómago, en el intestino delgado, en el duodeno, el intestino grueso, en el momento de satisfacción cuando uno no quiere que lo interrumpan, cuando se concentra como si fuera un concierto, es el momento en que participa el borde anal.  

Freud nos dice que el ejemplo extremo de la satisfacción –solo un genio como Freud puede decir eso- es un labio besando a otro labio.  Piensen un poco con los términos de nuestros profesores de Harvard, ¿para qué sirve un beso? Sólo para intercambiar gérmenes, lo dijimos muchas veces; sin embargo, ¿quién de nosotros renunciaría a un beso bien dado con alguien que ama, que desea?  Somos vivientes raros, no sé si lo advierten. Porque uno ve en National Geographic con esos lentes poderosos de aumento insectos con cuerpos inesperados y dice “¡Qué bichos raros!”.  Es que lo mira con su mirada.  Pero si ese bicho viera las cosas que hacemos diría: “Esta gente si que es rara, se enfrentaron, se mataron múltiples de veces, franceses con alemanes, está en riesgo su propuesta conjunta, y siguen postergando ponerse de acuerdo, lo más absurdo que cabe imaginar”.  Sólo el ser humano hace estas cosas. ¿Por qué? La irrupción del lenguaje encarnado en el Otro arruinó el instinto.  El lenguaje es la ruina del instinto.


ISIDORO VEGH

Senderos del análisis: progresiones y regresiones.
Clase 5 del 21 de octubre del 2011.
Escuela Freudiana de Buenos Aires.
Arte:
Beto Martínez / Buenos Aires
Sumergidos 2012 (1) / Pajaros negros / Ìcaro -Aguafuertes-

Entradas populares de este blog

Amar: dar lo que no se tiene a quien no es.

“Amar es dar lo que no se tiene, a quien no es”-Apotegma añejado por Jacques Lacan que a veces no se entiende. Si bien lo hemos dicho muchas veces en esta Blog (siempre que hablamos de Narcisismo, por ejemplo) merece ser abordado una vez más, ya que de esto se trata todo el secreto donde radica “la solución, doctor?” de todo conflicto entre dos sujetos que hablan.
Suena categórico y hasta paradigmático: es que lo es. Si creemos que la letra con sangre no entra (a diferencia de muchos -incluso políticos del Primer Mundo del Capitalismo- que piensan que al fuego hay que responderle con fuego) y si creemos que –aunque suene romanticón o naif- el amor es la única cura posible para la neurosis (que no tiene cura); entonces es claro que suene un apotegma riguroso.
El adagio de esa singular frase se debe descomponer así:
1)Amar es dar.  Es decir: entregar, ceder.  ¿Qué cosa? 2)Lo que no se tiene. Es decir: la falta. Es decir: lo que Lacan bautizó como el objeto-a: un objeto que no existe porque…

Sartre / El Salto del Sujeto.

Nietzsche sabía que la esperanza es la mayor causa de la infelicidad. El Buda –a diferencia de la máxima Cristiana: “Espera el mañana, allí vivirás un mundo mejor”-  también promulgó el mismo apotegma Nietzschiano: “Abandona la esperanza, abandona el deseo, y entonces vivirás el aquí y ahora.”  Jacques Lacan identificó a la esperanza como “las mañanas que cantan” y dijo haber tenido noticia de cómo en su nombre muchos sujetos se dirigían al suicidio. La cuestión es que la esperanza –y su padre: el deseo- es un problema del sujeto inmerso en el lenguaje. El problema es del lenguaje. Gracias al lenguaje amamos, deseamos, tenemos esperanza; pero sólo por el lenguaje –y a diferencia del animal- somos esclavos de ello mismo. Es decir: no tenemos un deseo; el deseo nos tiene. Hay un deseo al que se le supone un Sujeto. El Sujeto está atrapado –dominado- por el deseo que lo constituyó como tal.
En estos tiempos donde nos venden buzones de todos los colores -buzones que hemos comprado desde la…

Biopolítica, Necropolítica y Psicoanálisis.

Sabemos que desde Freud, el cuerpo no es solamente ese espacio biológico, fisiológico, natural. Para Freud el cuerpo es ya una superficie psíquica puesto que está libidinizado. En toda su clínica de la histeria Freud fue advirtiendo que el organismo como tal sufría de representaciones, por ello, ahí donde se pensaba una lesión, un daño en lo real del cuerpo no se hallaba dato de ello, sino una investidura. Al respecto expone Freud: “…La lesión de las parálisis histéricas debe ser por completo independiente de la anatomía del sistema nervioso, puesto que la histeria se comporta en sus parálisis y otras manifestaciones como si la anatomía no existiera, o como si no tuviera noticia alguna de ella”. “La lesión sería entonces la abolición de la accesibilidad asociativa de la concepción del brazo. Este se comporta como si no existiera para el juego de las asociaciones. (…) Estará paralizado en proporción a la persistencia de este valor afectivo o a su disminución por medios psíquicos apropi…

Seguidores